El esqueleto está formado por piezas óseas que, perfectamente encajadas a través de  articulaciones con diversos grados de movimiento, forman la estructura de soporte del cuerpo.

Los pies, a modo de dos bóvedas, son la parte encargada de mantenernos y desplazarnos con una suavidad y amortiguación perfectas.

El pie a modo de bóveda
Fig 1.- El estudio de la arquitectura nos ayuda a entender en funcionamiento de nuestro cuerpo.

La planta de los pies está protegida por un tejido graso a modo de neumático para que el hueso no reciba la presión directa del suelo.

Además, tiene terminaciones nerviosas y sensitivas que nos informan de manera constante sobre las características del suelo y del peso soportado.

Terminaciones nerviosas
Fig 2.- Estructuralmente, nuestros pies son bóvedas adaptativas.

Cuando en alguna zona de la planta el peso es mayor al tolerado, la piel nos avisa con dolor o con la aparición de callosidades.

Esta información de carga también es transmitida a los músculos y articulaciones y el musculo aumenta su tensión para reducirla, modificando el apoyo.

Por este motivo, cuando aparecen zonas de callosidad, dolor o rozaduras en la planta, habría que valorar por qué se han formado y ofrecer una solución correcta, que puede ir desde una plantilla hasta un calzado adecuado o unos ejercicios específicos.

Por otra parte, gracias a este sistema de amortiguación elástico y natural, podemos mantenernos en pie en superficies irregulares, saltar enérgicamente y someter a los pies a esfuerzos que en ocasiones pueden suponer hasta diez veces nuestro peso.

Para que el esqueleto sea resistente a la vez que ligero, los huesos tienen en su interior una serie de mallas que les quitan peso y los hacen más resistentes, como ocurre con las columnas huecas o con los tirantes transversales que forman, por ejemplo, las grúas o las torres del tendido eléctrico.

Por tanto, las articulaciones se mantienen estables gracias un complejo sistema de cápsulas y ligamentos, además de la fuerza de los músculos.

Para poder soportar las cargas, las torsiones y los desplazamientos, sus superficies están recubiertas de cartílago, que por su contenido en agua y carencia de terminaciones nerviosas sensitivas, son capaces de hacer las funciones de amortiguación y disminución de la sensación dolorosa.

Con la edad este cartílago va perdiendo agua y se va volviendo cada vez más duro. Además, nuestro cuerpo pierde capacidad de reparación, por lo que muchas veces las alteraciones del equilibrio no resultan dolorosas hasta que, con el tiempo, por fatiga mecánica, el cartílago ha adelgazado demasiado y acaba lesionándose.

Los músculos, en cambio, están formados por tejidos elásticos que actúan sobre las piezas óseas con la tensión suficiente como para producir movimientos. Además, ayudan a mantener el equilibrio. Por esta razón, cuando hay alteraciones en los pies o en los ejes, el cuerpo se desequilibra y el músculo tienda a trabajar más, fatigándose y apareciendo signos de dolor o sobrecargas como las tendinitis.

Tendinitis
Fig 3.- La desalineación de ejes provoca fuerzas axiales que fatigan al musculo y dañan a la articulación.

Normalmente la persona joven tiene suficiente elasticidad y recursos como para cambiar su forma de caminar ante la presencia de una sobrecarga sin darse cuenta de ello, hasta que empieza a notar dolor.

Mediante los sistemas informáticos de análisis de cargas y videográficos que tenemos hoy en día, podemos detectar alteraciones en las presiones o en los ejes de carga antes de que produzcan dolor, es decir, podemos ofrecer una prevención.

Cuando se detecta un desequilibrio se compensa con soportes o plantillas, alzas, cuñas, etc., y con ejercicios adecuados o con cambios en la metodología del entreno (o incluso de deporte), dando tiempo a nuestro sistema para que se regenere y así evitar que la estructura sufra de manera irreversible.

Desalineación marcha
Fig 4.- Los análisis videográficos en alta velocidad nos muestran las desalineaciones entre segmentos de forma dinámica.

Cuando no prevenimos y llegamos tarde a la solución, caemos en la frustración. Peregrinamos en busca de soluciones mágicas, silenciamos el dolor con antiinflamatorios, matando al mensajero.

Buscamos plantillas milagrosas y al final acabamos cargando nuestra propia culpa, incluso difamando, sobre un profesional que, por mucho que quiera ayudarnos, no puede hacer el milagro de volver atrás en el tiempo.

Fig 5.- Con frecuencia, si no se hacen bien las cosas, éste es el resultado

Mi consejo está claro: no esperes a tener dolor, analiza tus sensaciones, cómo gastas el calzado, qué deporte prácticas, con qué intensidad y frecuencia y piensa que tu cuerpo siempre te avisa antes. Hazle caso.

Compartir
Dr. Martín Rueda
Director del Centro de Podología Martín Rueda, clínica dedicada al estudio de las alteraciones de apoyo y análisis de la marcha y del gesto deportivo. Podólogo y Máster en Podología del deporte, responsable de Podología y Biomecánica del F.C. Barcelona y del CAR de Sant Cugat.

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.

Te informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados por Depormedia Network, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es para gestionar los comentarios.

Legitimación: consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano SLU (proveedor de hosting de Depormedia Network, S.L.), dentro de la UE.

Si marcas la casilla de "notificarme los nuevos comentarios por email", los datos se seguirán guardando en los servidores de OVH Hispano. En cada notificación habrá un enlace para darte de baja por si en cualquier momento quieres dejar de recibir estas notificaciones.

Si marcas la casilla de "suscribirme al newsletter semanal de foroatletismo.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Depormedia Network, S.L.) fuera de la UE, en EEUU. Pero Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. También habrá en cada email que recibas un enlace para darte de baja.

Además, podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@foroatletismo.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.

Y dicho esto, si te ha molestado, discúlpanos por el ladrillo que nos hacen poner.