Las Altra Lone Peak 3.0 son una gran evolución de uno de los modelos estrella de Altra, la marca de zapatillas del “zero drop amortiguado“, precepto que siguen a rajatabla en todos sus modelos, junto con el FootShape, que hace que tengan todas esa horma tan peculiar y que tanto llama la atención.

Diría que las Lone Peak son el modelo preferido de esta casa americana, no sólo porque sea uno de los que mejor venden sino porque creo que fueron sus primeras zapatillas de trail running. Ese favoritismo queda patente en detalles como el de que las Lone Peak 2.0 NeoShell fueran las elegidas como primeras zapatillas en incorporar esa membrana hidrófoba e impermeable de Polartec.

Aunque veáis un “3.0”, en realidad son la quinta generación de la familia porque ha habido Lone Peak 1.0, 1.5, 2.0 y 2.5, con cambios pequeños en los saltos a las versiones “X.5” y cambios de mayor relevancia en los saltos a las “X.0”, como en estas 3.0.

Altra Lone Peak 3.0

Las Lone Peak 3.0 siguen fieles a la filosofía de Altra (zero drop con amortiguación, horma anatómica) y a su esencia de ser unas zapatillas todoterreno, polivalentes, capaces de meterse casi por cualquier terreno, aptas para ser unas zapatillas únicas y autosuficientes en nuestro armario zapateril pero han evolucionado mucho en el upper (ahora está más reforzado, tiene mejor ajuste), en la mediasuela (nuevos compuestos, nueva configuración del RockGuard) y en la suela (nuevo diseño que es a la vez más polivalente y técnico). ¡Todo ha mejorado!

Pocas son las voces que he oído en su contra, diría que ninguna entre los usuarios habituales de la familia Lone Peak así que, vamos a destriparlas, a ver qué es lo que tienen para ganarse tan bien al personal.

Mediasuela

La mediasuela de las Altra Lone Peak 3.0 es una de sus características diferenciales, al menos, respecto a zapatillas que no sean de esta marca americana.

Altra Lone Peak 3.0

El motivo es su zero drop pues, como todas las zapatillas de Altra, tiene la misma altura en talón y antepié  y que podríamos matizar como que es un “zero drop amortiguado”, pues hablamos de 19 milímetros de altura (20 milímetros según mediciones de la marca).

A esto habría que sumar cinco milímetros de la plantilla. Si lo pensáis, bien, en el fondo no es tan alta como parece y, de hecho, si tomamos como referencia esos 19-20 milímetros, todo lo que aparece en azul en la zona del arco sería sólo reborde exterior, es decir, que el pie está relativamente bajito, al menos, respecto a las alturas que suelen tener las zapatillas de entrenamiento.

Si encima le sumamos que la mediasuela es blandita, el pie baja aún más en carrera así que, aunque aíslen mucho del terreno y no transmitan muchas sensaciones, distan mucho de ser maximalistas y no vais a sentiros como una Drag Queen, tranquilos.

De hecho, según las escalas que maneja Altra, estarían en el nivel intermedio, ‘moderate’ según lo denominan ellos.

Altra Lone Peak 3.0

En la mediasuela han utilizado EVA y A-Bound, un polímero propietario de Altra hecho a partir de materiales reciclados (no tengo dato de su composición detallada como es lógico) y que es algo más firme que la EVA para dar un mayor impulso.

No obstante, no es excesivamente dura así que, con la gran presencia de la EVA que es bastante blandita (la dureza rondará los 45 grados), el tacto final que queda es francamente acolchado y con mucho recorrido, lo que condiciona mucho el uso que se le puede dar a las Altra Lone Peak 3.0.

Altra Lone Peak 3.0

Son ideales para ir “de tranqui”, para quien guste de amortiguaciones blandas y con mucho recorrido. Si estáis en ese grupo, vais a alucinar con ellas pero, si les pisáis el acelerador, aunque el A-Bound ofrezca su rebote, como se ha gastado mucha energía en la parte amortiguadora, cuesta ir rápido con ellas.

Es difícil explicar la sensación que transmite esta amortiguación porque, a pesar de ser blanda, no es dormilona pero tampoco es fácil sacarle ritmos rápidos. Eso sí, a ritmos medios, con una buena frecuencia y una transición de la pisada ágil sí que se va bien con ellas y ahí es donde creo que más jugo se les saca. Quien tenga una buena dinámica de la pisada, las puede exprimir muy bien en competiciones a ritmos medios.

Al principio es posible que te cueste un poco pillarles el punto, sobre todo si no estás acostumbrado a los drops bajos, en cuyo caso, casi te puede llegar a parecer que tienen drop negativo, pero date un poco de tiempo y verás cómo cada vez vas más a gusto con ellas.

Si fuera para asfalto, el drop zero es muy exigente pero en trail running se deja llevar algo mejor y, de hecho, parece que la tendencia es a bajar los drops para aumentar la estabilidad.

Altra Lone Peak 3.0

Como más partido se le saca es corriendo de mediopié, no sólo por ese drop nulo sino porque tienen una amplia base que no es tanto por sus medidas como por su forma.

Si tiráis de medición, os salen unos 80 milímetros en talón y 110 en antepié, medidas más o menos habituales o incluso algo pequeñas si hablamos del talón, que muchas veces se va a los 85 milímetros pero hete aquí que, si las mides en la zona media, salen 70 milímetros, lo que explica esa sensación de gran base.

Gracias a esto, compensan la posible falta de estabilidad que generaría tanto recorrido de la amortiguación y en terrenos no excesivamente complicados o rotos, son una delicia, pudiendo disfrutar de ritmos sostenidos que hacen que los kilómetros caigan como si nada.

Otra cosa es si se complica el terreno y hay que hacer apoyos fuertes o cantear porque ahí quizá flanean algo más de la cuenta, pero es que no se puede tener todo, está claro.

Además de esa gran cantidad de mediasuela y amortiguación, lleva una placa antirrocas que denominan StoneGuard, ubicada entre la capa de EVA y el A-Bound que añade un plus de protección y que, como efecto secundario, le limita algo la flexibilidad pero también le genera cierto efecto catapulta.

De hecho, tienen una forma de flexar curiosa porque se arquean hasta que se llega más o menos al primer metatarsiano y, a partir de ahí doblan algo bruscas pero luego recuperan la forma lanzando un poco el pie hacia delante. En marcha es algo raro y creo que le viene muy bien para darle un poco de impulso cuando vas rapidillo porque, si no, al tirar de antepié te quedarías también clavado como pasa con el talón.

En las versiones 2.0 y 2.5, asomaba la placa por los laterales en la zona media pero ahora no así que me imagino que por dentro han cambiado el diseño, quizá, dándole algo más de protagonismo como mecanismo de impulso que como mecanismo de control de la torsión.

Sea por la placa o por la suma de ésta más la mediasuela y suela, la protección que ofrecen las Lone Peak 3.0 es muy grande y creo que sólo nos pincharíamos si saltáramos encima de cuchillas porque ni pisando el canto de las piedras sientes molestias.

Como dije al principio de este apartado, creo que la mediasuela es la zona que más determina el carácter de las Altra Lone Peak 3.0 no sólo por lo del zero drop, sino por su diseño y su comportamiento.

La mediasuela es, junto con el FootShape del que hablaremos más adelante, lo que puede hacer que estas zapatillas de gusten mucho o que las odies, no hay punto intermedio.

Suela

La suela de las Altra Lone Peak 3.0 (la denominan TrailClaw) me ha gustado bastante por su buen rendimiento pero hay que manejarla con un poco de cuidado porque, si nos metemos en terrenos muy agresivos, nos las podemos cepillar bastante rápido. Eterno dilema sin solución el de rendimiento vs durabilidad.

Altra Lone Peak 3.0

Ojo, no os penséis que es una suela endeble pero el hecho de que el compuesto sea sticky rubber la hace bastante blandita (entre 60 y 70 grados, mucho menos de lo que suelen calzar otras zapatillas) y eso le permite agarrarse muy bien, pero también la hace propensa a sufrir las agresiones de terrenos como el granito o el asfalto(llegado el caso).

Tiene un taqueado de unos cuatro milímetros que sale de una plancha que cubre toda la planta del pie, sin dejar nada al descubierto, y se ha rediseñado para darle un plus de polivalencia sin que pierda nada en terrenos medianamente complejos.

Para la zona central, lo que se ve en azul, se ha elegido el hexágono como forma base que, al ser plano en su cara principal, permite conseguir mucho apoyo y un agarre multidireccional en caso de desplazamiento.

Los que hay en la puntera, en negro, se han biselado rebajando la parte delantera para generar una curvatura que permita una ligera aceleración delante, como si tuvieran un poco de rocker.

En el perímetro y alrededor de la zona de hexágonos, son tacos triangulares o trapezoidales, dependiendo de la zona, con orientación hacia el agarre o la retención y biselándolos también en la parte delantera para facilitar la dinámica de la pisada.

Me han gustado los dos traseros que permiten un muy buen apoyo sin necesidad de tener la lengüetilla trasera que tenían las versiones anteriores y que, personalmente, no me ha gustado en ninguna de las zapatillas que he probado porque, si bien es cierto que en bajadas empinadas puede permitir un primer apoyo relativamente seguro, creo que molesta porque hace más grande el talón.

Prefiero un talón limpito, estrecho, biselado y redondeado. Creo que ofrece una mejor dinámica y que no estorba así que me gusta ver que en las Altra Lone Peak 3.0 lo han quitado.

El agarre es muy bueno en seco, tanto, que llegan a chirriar en determinadas superficies. La seguridad que dan es muy grande, tanto por el grip del sticky rubber como por el hecho de que, al ser blandito, se puede deformar un poco y acaba agarrando siempre.

Pero, cuidado, porque eso también hace que se pueda producir cierto flaneo, que se nota mucho en apoyos de canto, en gran medida porque se suman el desplazamiento de la suela y la mediasuela.

Si el terreno es duro y liso, van genial, y también en tierra compacta pero, a medida que se va ablandando el firme que pisamos, las notamos cada vez más faltas de nervio y respuesta.

Si acabamos metidos en un barrizal seguramente perdamos tracción y se nos forme un zueco de barro pero si las llevamos a zonas arenosas tipo playa, ideales porque con tanta base y tan poca flexibilidad, no se clavan, sino que hacen cierto efecto hovercraft o aerodeslizador (aquí es cuando viene de lujo añadirle una polainas).

Upper

En este apartado del upper de las Altra Lone Peak 3.0 intentaré no hablar mucho del FootShape porque creo que eso pertenece más bien al apartado de la horma y me centraré en lo que corresponde puramente a la parte de arriba de las zapatillas.

La base es una malla Quick Dry, que dicen que es de secado rápido pero que, con tanto acolchado como tiene, más bien es al contrario y tarda bastante en secarse una vez que se han mojado. Cuidado con meteros en charcos si hace frío porque se os quedarán heladitos los pies e iréis con el chof chof todo el rato.

Altra Lone Peak 3.0

La capa interior es suavísima y de Drilex, por lo que es un tejido antimicrobiano que teóricamente evita la proliferación de bacterias y olores.

Las he usado unas cuantas veces sin calcetines (algo que sólo hago en las pruebas y en las competiciones de triatlón) y la verdad es que aguantan bastante bien el olor, contando incluso con esa gran cantidad de líquido que pueden llegar a empapar. Curioso que con calcetines sí que me han manchado un poco los que eran blancos, en la zona baja del talón, no sé si por casualidad o porque realmente destiñe un poco el color.

El upper de las Altra Lone Peak 3.0 es una de las zonas que han trabajado mucho, para mejorar la protección y el ajuste y la verdad es que, si se compara con las versiones previas, se ven claras mejoras.

Me ha llamado la atención la puntera, no por lo cuadradota y lo del FootShape sino por cómo la han protegido.

Por un lado, la propia altura de la suela y mediasuela y lo que sube en la parte central. A eso le han añadido una cobertura plástica termopegada y, por encima de ella, una pieza de piel vuelta que han agujereado un poco para que nos sea excesivamente rígida.

Os podéis poner a pegarle patadas a las piedras sin miedo y, aunque no son unas Dr. Martens, vuestros dedos no deberían sufrir malos tratos.

Altra Lone Peak 3.0

Ese enfoque de la piel vuelta se ha mantenido en toda la zona de los faldones (Medial Impact Shield), por todo el mediopié, por el interior y por el exterior hasta recubrir toda la zona del contrafuerte del talón.

Se puede llegar a poner algo feíllo si hay roces pero nada más, protección muy buena cuando recibís los típicos golpes de las piedras en la zona de los metatarsos, juanete o arco interior que, en tiradas largas, pueden llegar a dar mucho por saco, generando rozaduras o incluso ampollas (o una retirada de competición como seguro que conocéis la mayoría).

El collar tiene unas líneas muy cuadradotas, es muy abierto, demasiado a mi juicio y seguramente requiera que utilicéis el ojal adicional para conseguir un mejor ajuste.

Si os gusta el ajuste laxo o tenéis unos tobillos gordotes, sin problemas pero, para todos los demás y para correr rapidillo, tiraría del adicional en la mayoría de los casos. Por cierto, sorpresa que me llevé al ver que no tienen contrafuerte aunque sujetan bien.

En la zona media hay unas cuantas tiras que van hasta la ojetera, todo ello montado sobre tiras de piel vuelta y que queda sobre una lengüeta muy acolchada que es tipo botín hasta el quinto ojal.

Por los laterales se une con una capa de tela no elástica y dispone de presilla intermedia por lo que no se desplaza nada.

Lo que no tiene es bolsillo guardacordones pero, bueno, lo dejaremos en falta leve porque los cordones no son tan enormes como en la versión previa.

La plantilla es de cinco milímetros, agujereada para permitir cierta transpirabilidad y es curioso que en la zona delantera es planita y cuadradota mientras que en la parte del talón se curva bastante, sobre todo por la cara interna. Eso ayuda a acercarlas a esa forma de pie o FootShape como ellos lo denominan.

Es un upper bastante resistente, que aguanta muy bien el tute que le queramos dar pero que falla en temas de transpirabilidad y en lo mencionado del empape de agua. Aunque la versión que hemos probado es la normal, también las tenéis disponible con tejido NeoShell, que las hace impermeables.

Por último, no podemos dejar de mencionar el Gaiter Trap que tiene en la parte central del talón y que no es más que un velcro que permite fijar una polaina entre esa parte y el ganchito que hay en la parte central del primer ojal.

Altra Lone Peak 3.0

Horma

La horma de las Altra Lone Peak 3.0 es amplísima, en todas sus zonas y dimensiones. Sí, vale que ésa es una característica diferencial de Altra que, con su FootShape pretende simular la forma anatómica del pie, pero a lo mejor le venía bien moderarse un poco en algunos aspectos.

Altra Lone Peak 3.0

La puntera cuadradota y casi tan gorda como la de los zapatos de los payasos del circo da muchísima amplitud, permite que el antepié se expanda a sus anchas, que los dedos tengan todo el espacio que quieran… Vale, pero también permiten un excesivo movimiento y desplazamiento del pie cuando hay apoyos forzados o cuando se trata de correr rápido.

Para ir de tranqui genial y, para quien tenga un pie voluminoso, también, pero si te vas a poner a correr por caminos donde vas a necesitar que la zapatilla se mimetice con tu pie y donde no te puedes permitir perder ni un milímetro de apoyo, mal.

Por cierto, no os toméis como critica lo que comentaba al principio de este párrafo de la estética de la puntera porque eso es un tema baladí y que, aunque es cierto que choca al principio, no debería tener ninguna relevancia a la hora de determinar si es buena o mala puntera (a alguno que le he oído criticarla le he preguntado que si es que elige las zapatilla de correr por la estética).

En la zona media, es algo más normal o estándar y, si bien se mantiene mucha amplitud y un arco bajo que deja mucho espacio, gracias al upper y al grosor de la lengüeta podemos conseguir un ajuste casi universal, aunque sea a costa de apretar mucho los cordones.

Donde no estoy de acuerdo con Altra es en talón porque, si buscan replicar el pie humano, debería ser más estrecho y ceñido. Vale que en la base curvan un poco la plantilla para recoger un poco el calcáneo pero el collar es tan bajito y amplio que es fácil que necesitemos utilizar el ojal adicional para conseguir una sujeción que nos permita correr con garantías en terrenos con un mínimo de complejidad.

Nuevamente, para ir tranquilos, sin problemas y quien quiera un ajuste laxo o las vaya a utilizar para tiradas largas fáciles seguramente lo agradezca.

Lo curioso es que, a pesar de esa gran amplitud, es posible que tengáis que subir media talla respecto a vuestra talla USA de referencia porque son cortitas así que probadlas bien y aseguraos, sobre todo mirando el largo y sin dejaros engañar por la gran amplitud lateral porque, en eso, siempre vais a sentirlas como si os quedaran grandes.

Por favor, no toméis este apartado como una crítica al concepto del FootShape porque me parece muy acertado y que es muy interesante para muchos corredores y usos (por ejemplo, para larga distancia) pero creo que lo moderaría un poco para universalizarlo y acercarlo a más gente.

De hecho, cuando están teniendo que sacar tantas versiones de sus zapatillas con cambios en la horma, quizá deberían plantearse que a lo mejor no están acertando en algunas cosas.

Dinámica de las Altra Lone Peak 3.0

Las Altra Lone Peak 3.0 son unas zapatillas rodadoras, todoterreno, polivalentes y de las que puedes tener como zapatillas para todo (entiéndase que dentro del segmento del trail running).

Altra Lone Peak 3.0

El nivel de confort que ofrecen es impresionante, son una gozada para correr a ritmos medios o tranquilos por terrenos no excesivamente técnicos ni complicados.

En ningún momento vas a notar ninguna agresión, pises lo que pises y, si te descuidas y le pegas una patada a algo, te protegerán, no vas a resbalar en ninguna superficie salvo que te metas en barrizales, etc.

Solo te puedes agobiar un poco si hace mucho calor (el pie se te recalentará) o si llueve o chapoteas mucho en charcos porque irás con los pies calados y un perpetuo chof chof. Pero los kilómetros irán cayendo como si nada, sea entrenando u, ojo al dato, en una competición tipo ultra donde creo que las Lone Peak 3.0 juegan un papel clave. Salvo que no seas capaz de adaptarte a su zero drop, pueden convertirse en tu zapatilla comodín.

Bueno, también las sacas de su zona de confort si quieres correr rápido o si vas a ir por terrenos muy técnicos, donde echarás en falta algo de dinamismo y un ajuste mas ceñido, así como algo más de flexibilidad y un poco menos de amortiguación.

Es curioso que, teniendo los materiales necesarios para hacer mediasuelas tan ligeras, no hagan un upper un poco menos recargado que seguro que le pegaría un buen bocado a la báscula.

Lo digo porque, tal como están ahora, se mueven en algo menos de los 300 gramos (292 gramos en el 9 USA que he probado, mucho más que los 276 que declara Altra, quizá porque las pesa sin plantillas), cifra que seguro que podrían rebajar bastante. Aun así, bastante ligeras me parecen y así se sienten.

Hay un punto intermedio, el de los terrenos agresivos (por ejemplo, granito o salidas con mucho asfalto) donde las Altra Lone Peak 3.0 van a cumplir muy bien a todos los niveles (agarre, respuesta) pero a costa de degradarse mucho en la suela.

Ahí dejo a tu criterio el decidir si te compensa o no porque, si lo que buscas es asegurarte la polivalencia y agarre en una competición importante, a lo mejor sí te merece la pena.

Altra Lone Peak 3.0

Si eres de meterte en terrenos técnicos y eres habilidoso, quizá me plantearía otros modelos porque, en cuanto apoyes canteando, notarás un desplazamiento lateral que te puede generar inseguridad porque retrasa el momento en el que puedes ejercer fuerza para el siguiente impulso.

Ahora, si vas tranquilo, a lo mejor resulta que hasta juegan a tu favor las Lone Peak 3.0, con esa gran amortiguación y protección ocultan tus fallitos. Quizá por eso gustan tanto a gente no especialmente habilidosa (lo que son las cosas, que hacen que algo sea a la vez virtud y defecto).

Altra Lone Peak 3.0

Aunque estemos hablando todo el rato de correr, caminar con ellas es una delicia y, de hecho he salido bastante con ellas usándolas con ese propósito, que estoy seguro que seguirán desempeñando cuando ya no las considere aptas para correr (seguramente, cuando mueran por la suela).

Altra Lone Peak 3.0

Usuario Tipo:

  • El usuario tipo de las Altra Lone Peak 3.0 es un corredor de trail running, neutro, que está adaptado a los drops bajos, que gusta de las amortiguaciones blanditas y con mucho recorrido y que quiere unas zapatillas de entrenamiento ligeras, rodadoras, tranquilas y muy polivalentes, principalmente para terrenos no excesivamente técnicos, preferiblemente compactos.
  • A tener muy en cuenta como zapatillas de competición para larga distancia (ultras).
  • Interesantes para quienes disfrutan del trail running y el natural running a la vez.

Puedes comprar la "Altra Lone Peak 3.0" en Runnics.

Altra Lone Peak 3.0

Altra Lone Peak 3.0
7.8

Chasis y estabilidad

8/10

    Amortiguación

    8/10

      Ajuste y horma

      7/10

        Upper

        8/10

          Suela

          9/10

            Lo mejor

            • Mucho confort a ritmos tranquilos.
            • Mucha protección, tanto en suela y mediasuela como en upper.
            • Bastante ligeras.
            • Buen agarre en seco y terreno compacto o liso.
            • Muy suaves en el interior.

            A mejorar

            • Transpirabilidad reducida y mucho empape de agua.
            • Durabilidad de la suela en terreno agresivo.
            • Les falta agilidad a ritmos latos.
            • Comportamiento regular en terreno técnico.
            • Flaneo lateral en los apoyos.

            3 Comentarios

            1. Hola Rodrigo,
              Soy runner de asfalto, pero en breve empezare a hacer carreras de trail con distancias no mayores a 25k. Mi idea es correr en 2018 42k cerca de Bariloche, Argentina.
              (El terreno es basicamente senderos de montaña). Peso 61kg, entreno en ritmos que van de 3.40 a 4.30, 10K a 4:00, 21k a 4:15. Uso Gorun 4, Zante y Kinvara
              He visto reviews de Altra superior 2.0 y varias Inov 8, ya que busco algo liviano y no mucho drop. Leo en tu nota que el zero drop en trail no es tan complicado
              lo cual aumenta mis ganas de probar esa altura, en asfalto aun falta adaptación. Como ves estas opciones? Algún otro modelo? Por favor, cualquier dato que falte , hazlo saber
              Bienvenidos tus comentarios
              Gracias

              • Kanu, pueden ser una opción, sin duda, sobre todo, si el terreno no es excesivamente complicado.
                Las Trailtalon 275 también podrían gustarte, igual que Peregrine 7 si quieres algo más cañero.
                Y te completo la terna de sugerencias con las Caldera si quieres algo rodador.

            Escribir respuesta

            Please enter your comment!
            Please enter your name here

            Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.