Uno de los argumentos más utilizados para empezar a correr es que “el running es muy barato“. Es, de hecho, el más utilizado por muchos para justificar el crecimiento en el número de gente que ha empezado a correr desde que en 2007 estallara la crisis económica.

Lo cierto es que salir a correr puede ser todo lo barato que quieras… o no. Para salir a correr en su forma más primitiva (y legal) sólo harían falta unos pantalones y una camiseta, y no tienen por qué ser prendas técnicas. ¿Y las zapatillas? Puedes correr descalzo… Pero no empecemos yéndonos al extremo.

Lo más recomendable para empezar a correr es invertir alrededor de 100 € en un buen par de zapatillas, ya que solemos arrastrar vicios de estar toda la vida haciendo poco deporte, así que para evitar lesiones tendremos que recurrir al calzado amortiguado.

Para prendas de vestir podemos recurrir a camisetas de algodón o pantalones que ya no vamos a utilizar en el día a día. Estamos hablando de correr tranquilamente durante 30 minutos unos tres días por semana, así que no necesitaríamos textil muy técnico para correr. Llegados a este punto, nos estaríamos gastando unos 100 ó 120 € cada 9-12 meses, asumible para la gran mayoría y mucho más barato que otros deportes.

El problema (económico) viene cuando nos vamos enganchando a esto del correr. Es entonces cuando deja de ser barato. Lo que antes eran 3 días por semana, ahora son 5 ó 6 y mientras que antes eran 30 minutos trotando, ahora son más de 50 kilómetros semanales.

Las zapatillas que antes podían durar hasta un año conservando sus propiedades, ahora terminan su vida útil en menos de 5 meses y las camisetas de algodón podrían servir, pero no evacuan el sudor y acabas peor que cuando empezaste. Los pantalones que antes te servían, ahora te provocan rozaduras cuando llevas más de 45 minutos y los calcetines, levantamientos de piel en la planta. Todo ha cambiado.

Además, te apuntaste a un club y tenías envidia de que todos tus compañeros supiesen los kilómetros que llevaban corridos con ese GPS, que aunque no sabías qué era hace unos meses, ahora “lo necesitooo”. Entrenar sin saber las pulsaciones es cosa del pasado.

Sales a correr casi todos los días, aunque llueva. Para eso necesitas una chaqueta impermeable. O entrenas aunque haga frío. Necesitas un cortavientos y una segunda capa. Y unas mallas largas. Un gorro. Y sin darte cuenta, correr ha dejado de ser barato.

Puedes seguir corriendo tres días por semana, cuando haga buen tiempo, a un ritmo tranquilo, con ese mismo par de zapatillas durante meses o sin tener que recurrir a textil técnico. Pero así son las aficiones o los hobbies, te van atrapando.

¿Es barato salir a correr? Sí, al principio lo es, y esa es precisamente su gran ventaja con respecto a muchos otros deportes, además de que lo puedes hacer en solitario cuando quieras, sin tener que depender de un horario de tener que reservar instalaciones. Y puede seguir siéndolo con el tiempo, pero hay que mantener la cabeza fría. Eso, o admitir que, es una afición, es tu tiempo, y al final lo vale.

De todas formas, es posible equiparse para correr a muy buen precio en cadenas como Sport Zone, con calzado y textil técnico a precios para todos. En calzado, ahora mismo hay marca muy buenas que están sacando modelos de zapatillas con una calidad muy alta. Asics, Adidas, Mizuno, Nike… Todas ellas se encuentran dentro del catálogo de Sport Zone.

1 Comentario

  1. Buenas,

    En líneas generales no es un deporte caro y haciendo las compras de manera “selectiva” se ahorra bastante.

    No obstante, aunque en algunos casos no es tampoco barato,… el habituarse al paquetito de tabaco y las cañitas diarias seguramente sean muchísimo más caro.

    Saludos.

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.