Profesor: “¡Buenos días, niños! En la clase de hoy vamos a hablar de una nueva marca de deporte que se incorpora al mundo de las zapatillas de running y que se llama Under Armour”.

Alumno “listillo”: “Profe, profe, ¿cómo que es nueva Under Armour? Pero si hace millones de años que tengo un montón de cosas suyas: ropa de todo tipo, prendas compresivas, … pero si hasta tengo unas zapatillas de correr. ¡Usted no se entera de la misa la media, a ver si se actualiza y se pone al día!”.

Profesor: “Muchas gracias por tu aportación. Veo que conoces muy bien a esta gran marca americana así que, si crees que te sabes la lección de hoy, perfecto, te doy la hora de clase libre para que puedas ir al patio a correr con tus antiguas UA de running pero, ojo, te advierto que lo que vamos a ver hoy en clase no tiene nada que ver con lo que tú tienes así que, si te pica un poquito la curiosidad por ver qué sorpresas puede traer esa marca que tanto parece gustarte, te invito a quedarte y escuchar con atención a la clase de hoy que seguramente te sorprenderá mucho más de lo que te esperas”.

Perdonad por la chorrada que acabo de poner como introducción pero era una forma diferente de presentar una idea muy clara: las zapatillas de running de Under Armour que van a ir llegando no tienen nada que ver con lo que presentó la marca americana en sus primeras colecciones (Spectre, Revenant, Illusion, …).

Under Armour ha reenfocado completamente su línea de zapas de running con nuevos compuestos (ojito al Micro G porque promete dar mucha caña), materiales, diseños, reducción de peso, … para darle un gran empujón y tratar de ubicarla donde se le supondría a una línea de productos de una marca innovadora y puntera en la mayoría de los segmentos en los que está presente.

Las primeras que están a nuestro alcance son las Under Armour Micro G Split que, sin más dilación, pasamos a destripar a fondo.

Empezamos a jugar con ellas…

Nada más abrir la caja, lo primero que nos viene a la cabeza es que “esto tiene muy buena pinta”, algo que corroboramos en cuanto las cogemos en la mano y vemos la manufactura general que tiene, todos los acabados, lo ligeritas que son, etc.
Para empezar por lo más fácil de medir y justificar, el peso así que las ponemos en la báscula y, taca, que no pasa de los 265 gr. para el 8.5 USA que utiliza el que escribe estas líneas.

¡Ey!, cuidado, que nos metemos en terreno de mixtas y ahí la pelea se pone muy dura porque no vale ser buenas sino que además hay que correr. Pero, ojo, que estas Micro G Split, una vez calzadas, con este peso y combinado con el upper que tienen y siendo muy bajitas del tobillo y talón, te dan la sensación de ir con unas zapatillas aún más racing de lo que son y animan a darle candela casi como unas mixtas (en cuanto se pone el terreno favorable o te da el subidón, empiezan a “ir solas” :-D).

¿Qué decir del upper? Pues que el acabado es excelente y a la altura de una marca con tanta experiencia en textil de altísima gama como Under Armour. La tela es de una rejilla (mesh) bastante tupida pero extremadamente transpirable (el indicador de HeatGear que lleva en la parte anterior ya nos avisaba de que iba a ser fresquita) y, aunque en algunos sitios se ha comentado algún tipo de problema por su resistencia, un servidor le ha metido unos guantos raspones majos y siguen perfectas, sin un solo enganchón.

Aunque es básicamente tela, se juega con la orientación de los hilos para dotarlas de cuerpo así que ajustan bien y, como no podía ser de otro modo, se refuerzan en aquéllas zonas donde es necesario: empeine, puntera, talón, etc. El interior no sólo está a la altura del exterior sino que, si gustamos de ir sin calcetines, por ejemplo para hacer trabajo de velocidad, se dejan y no son propensas a las rozaduras. Ah, y ojo al detalle de las plantillas que traen, que son nada menos que de Ortholite, ahí es ná.

La lengüeta mantiene el mismo tipo de tela y es finita pero, diría que es un pelín estrecha para lo abierta que es la zona de los cordones que, por cierto, son muy generosos, algo que es muy de agradecer para poder atárselas utilizando el último ojal.

Con la zona del collar, tengo sentimientos encontrados porque, aunque me parece que está genial, quizá tiene alguna cosilla que a lo mejor no gusta a todos los públicos.

El material utilizado está a la altura de lo comentado para el upper y además, está bien mullidita por dentro y la zona de unión entre las telas interior y exterior alrededor del collar está rematada perfectamente pero es bastante bajita de tobillo y talón y deja mucha amplitud en toda esta zona.

La ventaja es que la zapatilla te deja muchísima libertad y que puedes “girarla” para todos lados y amoldarte al terreno pero la desventaja es que tienes que tener una pisada decente o unos tobillos que no se vayan fácilmente y, bueno, pensando en los plantilleros, un pelín de cuidado porque si la plantilla es muy gorda, puede quedar el pie un poco más salido de lo que gusta.

Para el talón, quizá es menos conflictivo lo de que sea muy alto o muy bajo (ni lo veo como determinante para el tema del aquiles como dicen algunos) pero creo que está equilibrado con la altura del tobillo así que, aunque sea bajito, es coherente con la configuración de la zona del collar.

El contrafuerte, cumple y va en la línea de dejar bastante libertad ya que es en dos piezas en vez de en una sola. Así, es más agradecido porque con la tela del centro, el talón y el aquiles van perfectos y sólo lo echarán en falta los que necesiten un contrafuerte contundente.

En cuanto a la horma, en retropié da sensación de amplitud por lo que hemos visto de que son bajitas y no agobia prácticamente nada en la zona del mediopié aunque la horma en global no es muy amplia. En el mediopié, con la zona de los cordones tan abierta no debería presentar muchos problemas salvo para quien tenga empeines muy altos. Donde sí que puede dar algún sustillo es en el primer ojal porque es algo bajita aunque yendo ya a la zona de los dedos, desaparece completamente ese riesgo ya que la tela cede bien. En cualquier caso, al tener un upper basado en tela, acaba cediendo un poquillo y se gana algo en amplitud.

…y ahora nos las llevamos de fiesta…

Si vamos a hablar de cómo se mueven, aunque destacan por su fliexibilidad, creo que debo empezar hablando por el compuesto responsable de la amortiguación y que está siendo uno de los grandes caballos de batalla en muchas de las zapatillas de Urder Armour, el Micro G.

No soy experto, ni técnico zapateril ni nada que se le parezca, pero reconozco que el tacto que ofrece el Micro G en la amortiguación, es genial, me ha encantado y me parece que da mucho juego. Cuando lo presionas con la mano apunta a que va a ser blandito pero al ponerlo en marcha no lo es tanto. Es uno de esos típicos tactos que al inicio del impacto ceden con relativa facilidad pero que luego no tienen mucho recorrido y, de hecho, diría que una parte de lo que cede no es tanto por la amortiguación en sí misma sino por el comportamiento general de la zapa (p. ej. al flexar tanto).

Este tacto es muy bueno para zapatillas de entrenamiento ligero o mixtas no radicales porque a gente de poco peso y que rueda ligerito nos da mucho juego y permite llevar unas zapas que te dan la amortiguación necesaria para rodar hasta el infinito y más allá pero cuando te pones con ganas de fiesta, la zapatilla responde bien y no diluye toda la fuerza que das en las zancadas. ¿Y, cuando el corredor tiene más peso? Pues se sigue comportando adecuadamente porque al no ser blanduja, no cede demasiado y resiste bien el paso de los kilómetros.

Hecha la introducción del Micro G toca decir que son muuuuy flexibles: al doblarlas por la mitad, al torsionarlas haciendo el sacacorchos y al doblarlas a lo largo de la ranura de flexión “longitudinal” que recorre toda la suela.

He extrañado bastante las ranuras de flexión longitudinales (tanto la del talón como la de la parte delantera) sobre todo, contando con que la mayoría de las zapatillas tienen la suela como un “bloque sin cortar en longitudinal” (aunque es una tendencia que está cambiando y muchas marcas meten un buen “corte” a lo largo de toda la suela o, al menos, en la parte del antepié). Al entrar con el pie muy supinado, notaba como si hiciera “algo diferente a lo habitual” según iba apoyándola y lo extrañaba más al ir despacio o al andar con ellas pero, pasadas esas extrañezas iniciales, le he ido cogiendo el gustillo y la verdad es que le da una comportamiento interesante.

El talón está segmentado en cuatro grandes bloques y las ranuras están ubicadas de manera que el impacto se produce de manera muy progresiva. También contribuye a que la entrada de la pisada paulatina, que vaya acomodándose y que vaya guiándose un poco como debería.

Toda esta flexibilidad se agradece mucho en una zapatilla de las de rodar ligero pero creo que no le vendría mal un mayor refuerzo en la zona del mediopié ya que llegan a flexar “hacia arriba”. Es decir, si en vez de arquearlas como se doblan cuando corremos las doblamos al revés (tirando a la vez de puntera y talón hacia abajo), la zapatilla cede algo por el mediopié. En voladoras (en la mayoría) es normal y también en zapas muy flexibles pero en una de entrenamiento, no me gusta demasiado esto y echo en falta una pieza rígida de TPU que refuerce algo más la zona central.

Las Micro G Split son unas zapatillas que incitan a ir rápido desde el primer instante en que las calzas. La dinámica, con esas ranuras de flexión y sin piezas de TPU realmente rígida en el mediopié, no te la da la zapatilla, sino que se la tienes que dar tú mismo pero, igual que ella no te lanza, tampoco se te opone a lo que le pides con lo que la dinámica es muy buena y continuamente te va pidiendo más y más fiesta.

Rodando ligerito, como deja mucha libertad, van muy bien y puedes hacer lo que quieras con ellas pero quizá se va más cómodo cuando apenas se apoya el talón y se tira más de mediopié y antepié.

En cuanto al control o corrección, son 99’99% neutras y, sin llegar a ser inestables, creo que dejan muchísima libertad y que no se “entrometen” para corregirte o guiarte la pisada nada más que lo estrictamente necesario.

En terrenos duros (asfalto, tierra compacta, …) o inestables blandos (césped, arena tipo playa, …) van muy bien porque vas a donde quieres ir y dominas a las zapas pero si vas por zona con irregularidades “duras” (p. ej. piedras, roderas secas, …), quizá a algunas personas con tobillos laxos o poca estabilidad en la pisada les puede faltar un poquito de control o de soporte (no tanto a nivel de la suela con una doble densidad sino a nivel del propio chasis de la zapatilla).

Y, bueno, de postre final, la suela, que agarra como si le fuera la vida en ello. El agarre en superficie tipo asfalto, acera, etc. es bestial, ¿tendrá algo que ver la gran experiencia de Under Armour en zapas de baloncesto? 😀

Usuario Tipo

Creo que son geniales como zapatillas para los típicos días “variados”: calentamiento, cambios de ritmo, un poco de técnica, … porque son muy ágiles y se desenvuelven bien en todos esos usos.

Como zapa para meter muchos km, creo que iría mejor para gente tirando a ligera (menos de 70 kgs) o gente que guste de zapas muy ligeras.

Como zapatilla de entrenamiento ligero o incluso como zapa para competir, creo que vale para cualquiera y podría ser una buena zapatilla para medias maratones o maratones para gente de ritmos medios.

Por supuesto, el “corredor urbanita ocasional” (el que sale por la ciudad o carril bici, un par de días a la semana y va otro par de días al gimnasio) va a flipar con ellas porque son la bomba tanto para los entrenamientos de running como para los del gimnasio y hasta para ir con ellas andando por la calle: comodísimas y súper versátiles.

Para un usuario de running intensivo (5-6 días a la semana) y digamos que de 50-60 kms semanales para arriba, no la veo como zapa de uso diario (salvo que esté por debajo de los 70 kgs) pero sí es interesante como zapatilla de complemento como ponía en el primer punto (días ligeritos, días variados, para ir a la pista, etc.).

Peso de la Zapatilla: 265 gr.
Precio: 110 €

Más en Foroatletismo | Mejor sorpresa del año 2011.

13 Comentarios

  1. Como decía la niña de aquella peli: ya están aquíiiiiiiiii 😀

    Cuidadín, que Under Armour vuelve a la carga con las zapas de running y viene con argumentos de sobra para liarla parda 😀

  2. El pero que las veo para adquirirlas como zapa rapidilla es que no son de las que te lanzan, tipo Adidas Adizero. Parece ma´s lo´gico que unas mixtas o vladoras faciliten esa tarea de lanzarte o proyectarte, que el que tengas que hacerlo tu´. Se gasta ma´s, en teor´´ia. Ahora, para el que le guste el estilo natural cercano al minimalismo, mejor asi´.

  3. Ummmm… sí y no a esa teoría de las “zapas rapidillas” porque no todas las voladoras tienen grandes refuerzos en la zona del mediopié o tienen grandes transiciones de la pisada a nivel de la zapa.

    Las Adios que mencionas, sí que hacen ese “efecto catapulta” (ojito que también se nota mucho en las nuevas Feather), también lo tienes p. ej. en las Air Streak 3, … pero también tienes muchísimas zapatillas hiper-mega voladoras que no solo no tienen esas placas “fuertes” en el mediopié sino que son de las que se pueden hacer un gurruño y son hiper-mega flexibles como pasa p. ej. con las Piranha 3, Type A4, …

    Además, esa sensación no viene sólo de esas placas sino que puede venir también por la diferencia talón-punta, por una punta muy levantada, etc.

    Con el comentario que hacía en la prueba de la dinámica me refería sobre todo a ese efecto catapulta que da una placa del mediopié muy rígida, no a que la zapa sea lentorra porque te aseguro que no necesita que le apuremos mucho para que se lance a toda mecha y que le gusta ir bien rápido a la joía ;-D

    En cualquier caso, ojo, que hablamos de unas zapas de competi-ntrenamiento o, caso de meterlas con las mixtas, de unas mixtas no radicales. Vamos, que aunque se hable de mixtas, no es lo mismo analizar la respuesta de unas Aegis o de unas 890… aunque ambas sean mixtas y el caso de las Micro G Split, caso de meterlas en las mixtas, creo que encajan más en el de las mixtas “tranquilas”… con las ventajas que tiene eso de cara a alargarlas para entrenamientos ;-D

  4. Digamos que cada una tiene su funcion o su punto fuerte. Y desde luego cada uno tiene sus preferencias. En mi caso, prefiero esa sensacion de las zapatillas que “te proyectan”, cosa que he visto en las Aegis (probe´ brevemente unas de un amigo) en las Mana´ y en general en las Adidas de la gama Adizero. En otras marcas no se´: quiza´ Mizuno siga un poco esa linea, al menos las Precision.

  5. A mí también me tiene a gustar mucho esa sensación, venga del mecanismo que venga aunque reconozco que de cara a echar rodajes “medianamente largos” a ritmos “medianamente ligeros”, unas zapatillas con un comportamiento algo más dócil tampoco vienen mal.

    En cualquier caso… si te mola ese tipo de sensación de catapulta, estate atento a la prueba de las Adizero Feather que va a caer dentro de unas semanas porque en ese sentido son una auténtica pasada.
    Aún estoy haciéndole sólo las primeras caricias pero, caray, cómo les va la fiesta y qué pedazo latigazo pegan ;-D

  6. Le echare un vistazo a la prueba, pues. De todos modos creo que es un demasiado rapida para mis ritmos normales de competicion. Aunque no se hasta que punto eso de los ritmos es mas bien marketing de las marcas para hacer una linea diversificada.

  7. hola, por que?”Como zapa para meter muchos km, creo que iría mejor para gente tirando a ligera (menos de 70 kgs) o gente que guste de zapas muy ligeras”??
    yo que peso unos 84 kg no me irian bien? cual es la explicacion , es que uno es casi un novato en estos temas y no lo acabo de comprender, yo pensaba que cuanto mas ligeras unas zapatillas, mejor.

  8. alesma, no hay que coger las cosas al pie de la letra (ritmos, pesos, etc.) porque cada uno somos un mundo pero, en general, para entrenar, viene mejor llevar chicha debajo de los pies, con p. ej. una amortiguación adecuada a lo que necesitamos en función de nuestra forma de correr, peso, uso que le vamos a dar, etc.
    Digo amortiguación pero vale igualmente hablar del chasis por ejemplo.

    Si coges unas zapas ligeritas y con respuesta como las Split, para ir a ritmos ligeritos, seguramente vayas más feliz que un niño con un Chupa Chups pero si les vas a meter grandes kilometradas a ritmos modestos y encima se tiene cierto peso, seguramente no vayas tan a gusto como podrías ir con unas zapatillas de entrenamiento más contundentes.

    Por supuesto, insisto, esa es la regla del pulgar porque habrá gente que vaya perfectamente con zapas como estas o más ligeras para lo que haga falta… y habrá gente que casi no se pueda calgar unas mixtas o unas voladoras ni para hacer series de un km.

  9. Gracias!! Me las voy a comprar y junto con las asics que tengo ( mas , digamos resistentes ) iré combinandolas y probando cual se me adapta mejor a casa situacion

  10. Hola Morath, acabo de estrenar como aquel que dice las Under Armour Micro G Split(llevo unos cuantos entrenamientos de todo tipo) y estoy encantado con ellas, se adaptan a mis gustos de forma espectacular, para mi, muy cómodas, ligeras y excelente amortiguación, con lo que lo dicho, estoy más que encantado, pero ahora me viene la duda:

    Voy a intentar el asalto en media maratón a 1h:20(ritmo previsto 3:50)(peso 65kg)y no hace mucho adquirí a precio de saldo unas asics speedstar 4 con las que estoy compitiendo en carreras de hasta 10k y estoy también encantado con ellas, voy de marca personal en marca personal y me encuantro muy a gusto con las speedstar, pero es que me transmiten tan buenas sensaciones las split que no sé que hacer¿que me recomiendas??
    Muchísimas gracias!

  11. Me alegro mucho de que te estén yendo tan bien las Split!!!

    La duda que me planteas, creo que no te la puedo solucionar yo sino que debes “negociarlo” con tus pinreles y tus patitas porque ambas zapas van genial para ese objetivo.
    Las Split serían una opción un poco más conservadora… las Speedstar 4 algo más cañera pero igualmente válida.

    Si me dijeras que es para maratón, sin duda me decantaría por las Split pero siendo para media, si has hecho bien los 10K con las Speedstar 4 y no has notado “nada más” que lo típico de un 10K a saco… y vas con ganas de darle un bocado al crono en la media… ¿por qué no jugársela con las Asics, que les va más la fiesta y que a 3’45”/km van también muy bien? ;-D

  12. Creo que me has resuelto la duda jeje,muchas gracias 😉
    Por cierto las Split espectaculares, reúne todas las características que me encantan de una zapa ligerita,además que estéticamente para mi son impresionantes.
    Under Armour se ha ganado en mi un fiel seguidor de su línea micro G
    Tengo ganas más adelante de pillarme porque he oido que también están genial las Charge RC, esperaré a vuestro análisis 🙂

  13. A ver si hay suerte y te va bien y, si no, pues ya sabes, la bronca al menda que es el que te condicionó con qué modelo de zapas usar, jejejeje

    Lo de las Micro G de UA, sin duda, uno de los descubrimiento de 2011 y un servidor lleva un buen puñado de kms de todo tipo, terreno, etc. con ellas, contentísimo y la mar de a gusto… cero problemas con ellas como se suele decir.

    Las Charge RC cambian bastante algunas cosas (como es lógico, que para eso es un modelo diferente) pero también son unos bicharracos de cuidado así que atento a lo que se publique por aquí ;-D

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.