El estadio Kombank Arena de Belgrado ha vivido la gran fiesta del atletismo en los últimos días. Medallas, récords, tropezones y salidas nulas imposibles de resumir con unas pocas palabras: aquí están diez de las imágenes del campeonato.

El doblete de Laura Muir

La atleta escocesa llegaba a Belgrado con la incógnita de saber si podría doblar título en 1.500 y 3.000 metros. Los consiguió en ambas pruebas con sendos récords de los campeonatos en menos de 24 horas.

Récord de Europa de heptathlon

El checo Roman Sebrle es una de las figuras más míticas y respetadas del atletismo continental, y el domingo perdió una de sus plusmarcas más preciadas, que tenía más de una década de antigüedad. El francés Kevin Mayer hacía la combinada perfecta para proclamarse campeón de Europa y batía el récord europeo con 6.479 puntos.

El coletero de Klishina

Rusia sigue siendo persona non grata en las competiciones internacionales y los atletas rusos que pueden competir lo hacen sin bandera y presentados como deportistas independientes. La saltadora de longitud encontró la manera de lucir la bandera de su país: en la goma del pelo.

El dúo de oro

Ruth Beitia se proclamaba subcampeona de Europa por detrás de la imparable Palsyte, y rápidamente se acercaba a la grada para, a falta del habitual abrazo, chocar los cinco con la mitad de sus medallas: Ramón Torralbo.

Pájara en el 400

España tuvo una actuación histórica en los 400 metros, pero también se dio de bruces contra el techo de la élite internacional. El récordman nacional Óscar Husillos se quedaba en semifinales y Samu García y Lucas Búa no entraban en la lucha por las medallas. Los dos necesitaron un buen rato para recuperarse y el joven toledano no pudo ni levantarse del suelo durante la entrevista del canario en TVE.

Vuelve Peleteiro

Competitiva, correosa, ambiciosa y sonriente. En Belgrado, Ana Peleteiro dejó de ser la eterna promesa del triple para ser finalista en un campeonato de Europa. Batió su marca personal y en zona mixta confesó una de las claves de su éxito: “Hago caso a mi entrenador”.

Mechaal y la bandera

Recién proclamado campeón cautelar de 3.000 metros, Adel Mechaal agarraba la bandera y cogía el camino de la redención besando los colores. En zona mixta, entre otras cosas, daba gracias a España “por acoger a mi familia y darnos una oportunidad”. Hace exactamente dos años decía a El Mundo que si ganaba, cogería la bandera “por respeto”.

Cinco veces Kszczot

El apellido es impronunciable – algo así como “shot”, creemos – pero sus resultados son inigualables. El polaco Adam Kszczot se proclamaba campeón de Europa de 800 por quinta vez, contando aire libre y pista cubierta.

El abrazo completo

El domingo Jorge Ureña se colgaba una plata histórica en heptathlon. Después de las ‘pifias’ de Ámsterdam y Pekín, su padre, entrenador (y también combinero) José Antonio Ureña esperaba pacientemente a que los periodistas dejasen escapar a su retoño para endosarle un abrazo que retumbó en zona mixta.

Orlando también falla

Ser uno de los mejores de la historia no es garantía de nada, y Orlando Ortega lo comprobó por la vía dura en Belgrado. Salió algo desorientado en la final y no consiguió estar en la lucha por las medallas. En zona mixta, lección: “No hay excusas”.

Compartir
Alberto Pozas
Periodista que preconiza el decathlon como forma de vida. Tribunales en Cadena SER, actualidad en Foroatletismo. A veces me dejan el micro.

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.