El TomTom Runner 3 lleva ya en el mercado unos meses y, durante este tiempo se ha afianzando como una de las mejores alternativas para quienes quieren un reloj + pulsómetro + GPS completo, con un precio contenido y que sea capaz de hacer de todo sin ser excesivamente complejo.

¿Esta tercera versión es continuista o supone un salto importante? Pues la verdad es que son las dos cosas a la vez porque mantiene todo lo que ya tenía su predecesor (TomTom Runner 2 Cardio) y se le añade la posibilidad de realizar seguimiento de rutas y brújula magnética.

A algunos no le aportarán nada estas dos cosas pero, ahora mismo, no hay ningún otro reloj en el rango de precio del TomTom Runner 3 que ofrezca esa posibilidad.

Y, ojo, porque aunque parezca que no incluye ninguna novedad salvo esas dos cosas (algunos lo describen como “un TomTom Runner 2 Cardio con seguimiento de rutas y brújula“), cuidado, porque muchas de las que ya tenía han mejorado significativamente.

Y no hablo de cualquier funcionalidad sino que estamos hablando del posicionamiento y de la medición del pulso que ahora realiza de manera más que buena, poniéndose a la altura de dispositivos de gamas teóricamente superiores y mucho más caras.

TomTom Runner 3

Soy seguidor de los dispositivos deportivos de TomTom desde la primera versión y el TomTom MultiSport que analizamos aquí a fondo lo estuve utilizando durante mucho tiempo como reloj principal (hasta que murió en un mal lance).

También he podido cacharrear con el TomTom Runner 2 Cardio que, quizá, me decepcionó un poco porque no terminé de sentirme cómodo con la gran novedad del pulso en la muñeca porque tenía algunos fallitos, así que he podido vivir en primera persona la evolución de esta familia de relojes y creo que puedo valorarlos con bastante criterio.

Me parece que esta tercera generación es la que los asienta definitivamente en el mercado y que confirma la clara apuesta de TomTom por esta familia de dispositivos que, con las diferentes versiones del TomTom Runner 3, puja con mucha fuerza por el cetro de mejor dispositivo deportivo de gama media – básica.

TomTom Runner 3

Es un dispositivo para quien quiere tenerlo todo (se entiende que funcionando correctamente) y que quiere primar la practicidad y la sencillez de uso frente a la posibilidad de tener un millón de posibilidades de personalización o disponer de miles de datos y estadísticas.

La forma en la que lo describió Salva cuando me lo dio me parece tremendamente acertada: “es el iPhone /iPod de los pulsómetros“. De veras, es sencillísimo de manejar (me recuerda mucho al iPod vídeo con ese circulillo que permitía manejarlo todo con muchísima agilidad y facilidad), intuitivo, rápido… Pero, sobre todo, es uno de los pocos relojes con esta cantidad de funcionalidades que realmente es plug & play. Es decir,  lo sacas de la caja y puedes empezar a usarlo desde el primer instante, sin tener que dedicarle tiempo a configurarlo, instalar cosas en ordenador o teléfono, sincronizarlo, etc.

Este análisis lo hemos hecho con el Runner 3 Cardo + Music pero, todo lo que veáis en él, lo podéis extrapolar a cualquier otro TomTom Runner 3 e incluso a los TomTom Spark 3, pues son versiones análogas, cambiando únicamente algunos detalles de la correa.

La verdad es que no sé cuál es el objetivo de mantener las denominaciones Runner 3 y Spark 3 en lugar de ofrecer un único producto con diferentes opciones a la hora de elegir la correa porque, al final, el lío que tiene el usuario es morrocotudo.

Hablando de gamas, en la siguiente imagen tenéis las cuatro opciones que hay disponibles y los precios que aparecen en la web de TomTom en abril de 2017.

TomTom Runner 3

Groso modo, para que ubiquéis cada una de las versiones:

  • TomTom Runner 3: La versión básica. Todo lo que comentemos en este análisis a fondo salvo lo relativo al sensor de pulso integrado y a la música.
  • TomTom Runner 3 Music: Lo del básico más la posibilidad de reproducir música y unos auriculares incluidos.
  • TomTom Runner 3 Cardio: Como el básico pero con sensor de pulso integrado.
  • TomTom Runner 3 Cardio + Music: El full equipe, con todo lo anterior, es decir, sensor de pulso y música.

Si os fijáis, se puede resumir en que, si se quiere sensor de pulso integrado, hay que pagar unos 70€ de más y unos 50€ de más por tener la opción de la música.

Personalmente, pagaría los 70€ de más sin dudarlo pero lo de los 50€ quizá me lo pensaría. Aunque, contando con las ofertas de reembolso actuales quizá es el momento de tirar la casa por la ventana e ir a por el full equipe, eso ya depende de cada uno.

Nota: para no saturaros con información y repetir cosas que ya se dijeron en los análisis a fondo del TomTom MultiSport y del TomTom 2 Cardio, voy a intentar hablar sobre todo de las novedades y mejoras del TomTom Runner 3 respecto a las versiones previas.

Aspectos Generales del TomTom Runner 3

El TomTom Runner 3 no es sólo un reloj deportivo sino que es perfectamente válido como reloj de diario, tanto por diseño, como por peso y dimensiones. La apariencia es claramente deportiva pero podría pasar casi por un reloj normal si no fuera por la antena y botón que queda en la parte más cercana al cuerpo.

Se compone de dos piezas, el reloj en sí y la correa, que podemos elegir en dos tamaños. Para elegir la talla, en la caja hay una marca que nos sirve para tomar la referencia en función del ancho de nuestra muñeca.

Yo la tengo muy finita y me habría ido mejor la pequeña que, posiblemente, sea la más socorrida para la mayoría porque, al tener el sensor de pulso integrado, hay que llevarlo ajustadete. No obstante, por si tenéis que decidir sin probarlo, las medidas indicadas en la caja son de entre 44 y 62 milímetros y 52 y 72 milímetros paras las correas pequeña y grande respectivamente. En caso de duda, posiblemente elegiría la pequeña.

TomTom Runner 3

La unidad pesa unos 34’2 gramos y sus dimensiones son de un ancho de 35, alto de 43 y grosor de 13’5 milímetros que es, a su vez, el grosor máximo del TomTom Runner 3 porque una vez puesto en la correa, sobresale ligeramente (quizá le vendría bien sacrificar un par de milímetros y que el cristal estuviera protegido como en el TomTom Adventurer).

TomTom Runner 3

Una vez montado, el peso total que llevamos es de tan sólo 48’2 gramos (algo menos si la correa es la pequeña), mucho menos que lo que marcan otros relojes con sensor de pulso integrado y las dimensiones quedan en 37 x 61 x 13’5 milímetros.

No obstante, independiente de lo que digan las mediciones, como veis en las fotos, queda bien incluso en una muñeca fina como la mía.

TomTom Runner 3

La correa es “plasticosa”, pero muy cómoda y, aunque lo he usado poco tiempo, apostaría a que aguanta de sobra un uso intensivo. Es más, como se comporte como la del primer TomTom Runner, es genial porque no empapa sudor, no se le queda porquería pegada y se limpia fácil.

Para colocar la unidad, se engancha primero la parte superior con dos parejas de enganches y luego se coloca el resto haciendo un pelín de presión. Queda perfectamente fijado y el mecanismo es sencillísimo pero casi siempre acabas pulsando el botón, algo que también te pasa al quitarlo de la correa, maniobra que casi seguro tienes que hacer para cargarlo.

Digo “casi” porque, yendo con un poco de cuidado, puedes hacer que asome sólo el borde del conector y ahí enganchar el cable pero eso te pasará las menos veces y, por practicidad y, para no forzar la correa mientras se carga, casi mejor sacarlo completamente.

TomTom Runner 3

El cable sale de una toma USB estándar y en su final es análoga a la del TomTom Cardio 2 así que, el que lo tenga, ya tiene cargador de repuesto.

Se puede enchufar a cualquier toma y mi recomendación es que, cuando queráis actualizar o sincronizar, lo hagáis con el ordenador con TomTom Sports Connect instalado (si no lo sincronizáis con la App de TomTom Sports del teléfono) y que terminéis la carga con un cargador enchufado a la red. Más adelante hablaré de las dos aplicaciones (ordenador y teléfono).

El tacto de la correa es bueno, es blandita y se ajusta bien pero el sistema de cierre no me gusta nada. Lo critiqué mucho en la versión anterior y no entiendo cómo siguen usando un sistema similar en el TomTom Runner 3, menos aún, viendo que en el TomTom Adventurer han recurrido a un sistema mejor. Ojo, se ha mejorado respecto al del Runner 2 Cardio, pero sigue adoleciendo del mismo problema y se puede soltar con cierta facilidad (por ejemplo, quitarse una chaqueta o manguitos es un peligro y un riesgo de soltarlo bastante alto).

Tiene tres puntos de sujeción, dos opuestos en la hebilla y otro que sujeta el final de la correa, pero el problema es que no hay segundo mecanismo de sujeción y, ante un tironcete o enganchón, rápidamente se acaba soltando, con el hándicap de que salta y se va al garete.

TomTom Runner 3

El primer enganche de la hebilla se puede soltar al manipularlo o pulsar botones pero el crítico es el del final de la correa ya que, si se suelta ése, queda suelta y, ante un tironcillo, se suelta el segundo de la hebilla y podemos perderlo. A pesar de ponérmelo con cuidado y de asegurarme de que siempre llevo los tres bien cerrados, más de una vez me he descubierto con alguno de ellos flojo.

Aparte de eso, como decía, muy cómoda la correa y sustituible por otras, eso sí, comprándolas a TomTom porque es una única pieza propietaria. Por cierto, la unidad es compatible con la del TomTon Adventurer así que, caso de cambiarla, tengo claro cuál adquiriría.

Sensor de pulso

Antes de meternos en faena con el funcionamiento, vamos a darle un repaso a una de las cosas que más valora la gente: la medición del ritmo cardíaco que, en el TomTom Runner 3, es sorprendentemente buena.

El sensor está integrado y es un LifeQ con dos LEDs y, aunque es el mismo que incorporaba la versión anterior del dispositivo, las modificaciones que han hecho en la parte trasera de la unidad, correa y me imagino que en los algoritmos, han hecho que se alcance una medición que no tiene nada que envidiar a los sensores de referencia del mercado.

Tomtom Runner 3

Por supuesto, le afectan todas las limitaciones inherentes a este tipo de sensores integrados, como las malas mediciones en bicicleta de montaña, que tarda un poco más en responder que una banda de pecho, que las mediciones con mucho frío pueden ser irregulares, que hay que llevarlo bien posicionado… Pero, fuera de eso, sinceramente, chapeau por TomTom porque han conseguido dejarlo muy bien.

Si te pones el reloj adecuadamente, en su sitio y suficientemente apretado, las mediciones son buenas y es comodísimo el hecho de saber que no hay que andar poniéndose la banda pectoral. Eso sí, bien apretadito que, si no, no mide bien.

Como se le puede acoplar un sensor externo (se le pueden acoplar sensores de pulso, potencia o cadencia Bluetooth Smart, pero no footpod), no hay problemas para los casos de la bicicleta de montaña o ejercicios con mucho movimiento o variaciones rápidas de pulsaciones. Lo que no hace es propagar la medición a otros dispositivos así que no podemos usarlo para leer el pulso desde una App del móvil.

Para la actividad diaria, cada diez minutos realiza una medición (que podemos consultar desde la App del teléfono) así que tranquilos si lo veis encendido sin estar haciendo nada porque seguramente sea eso. Eso sí, llevad cuidado si no os lo dejáis puesto por la noche porque os montará una discoteca en la habitación.

Podemos hacer lecturas del pulso cuando queramos, es un dato que aparece por defecto en todas las actividades si así lo deseamos (se puede apagar y se desactiva en la natación ya que no hay medición del pulso nadando).

Posicionamiento y rutas: GPS y brújula

El posicionamiento GPS no es una nueva funcionalidad en el TomTom Runner 3 pero creo que ha mejorado bastante. Sigue siendo de los que mantienen el registro bastante estable, sin grandes oscilaciones pero creo que los datos indicados ahora son mucho más reales, sobre todo, si no hay cambios bruscos de dirección.

No sé si es sólo por el cambio del chipset o si la brújula que incorpora influye en algo pero, en las pruebas que he estado realizando, me ha gustado cómo ha funcionado, tanto en el durante, como al hacer los análisis a posteriori en los que he obtenido mejores mediciones que con relojes de gamas teóricamente superiores.

TomTom-Runner-3-GPS-Ejemplo-Precision

Para conseguirlo, hay que tener los satélites actualizados, algo que se hace automáticamente en cada sincronización y esperando a que el reloj nos indique mediante el icono de la pantalla que ha cogido señal de los satélites. Si esto lo hacemos parados (tarda apenas unos segundos) y, además, esperamos un minutillo, lo clava con bastante exactitud.

Tomtom Runner 3

Hablando del posicionamiento, sale a colación la gran novedad del TomTom Runner 3: la posibilidad de realizar seguimiento de rutas. Esto no lo tiene, al menos que yo sepa, ningún reloj de este rango de precios y lo convierte en un killer.

Es una navegación sencilla y muy básica, mostrando simplemente la ruta en un fondo negro, son un triangulillo que marca nuestra posición. No hay mapas, ni puntos de interés ni cosas por el estilo y tampoco nos avisa si nos desviamos de la ruta pero me parece tremendamente útil y, como el resto de sus funciones: hace un poco de todo y lo que hace, lo hace bien.

Se puede variar el zoom, la brújula nos indica el norte y, además, hacia donde deberíamos ir para volver a la ruta. No es una navegación para los expertos pero, para los que lo utilizamos ocasionalmente o como ayudilla, va genial.

Además, se le pueden cargar rutas y es muy sencillo pues podemos utilizar actividades previas que hayamos registrado o cargar cualquier archivo .gpx que queramos (se hace desde la versión web de TomTom MySports).

Con estos análisis del tema del posicionamiento, no me gusta ser demasiado categórico porque depende de muchos factores, no sólo de la medición del reloj sino también de la plataforma en la que luego se cargan los datos y de cómo trabajan con los satélites (no sólo es cosa del chipset y la antena) pero, insisto, para la mayoría, lo que nos da es más que suficiente. El dato se registra cada segundo y no se puede cambiar la precisión, algo que no sé si tendría sentido de cara a conseguir una mayor duración de la batería.

Para la batería, el dato oficial de TomTom es que dura unas 11 horas con GPS y sin pulso o 9 horas si tiene activadas las dos cosas. Si le ponemos la música, baja a las 5 horas.

He probado todo salvo lo de la música y diría que son mediciones bastante reales, pues me ha salido un pelín menos (un poco más de 10 horas y 8 horas respectivamente) así que, sin ser datos para sobresaliente, creo que son suficientemente buenos para lo que necesitamos la mayoría, sobre todo, teniendo en cuenta lo que tarda en cargarse, que es bastante poco.

Música en el TomTom Runner 3

El tema de la música es otro de los aspectos claramente diferenciadores del TomTom Runner 3, pues tampoco se suele ver en los dispositivos de estas gamas y casi tampoco en los de gamas superiores.

Tiene 3 GB de capacidad para cargar la música que queramos y la podemos escuchar desde cualquier auricular con posibilidad de sincronizar mediante Bluetooth.

Bueno, cualquiera en teoría porque he tenido algún que otro problemilla con algunos de los que he utilizado. Por ejemplo, perfecto con unos Yurbuds, pero regular con unos JVC. No obstante, lo mejor me imagino que es utilizar los que vende TomTom, desarollados específicamente para el Runner 3.

TomTom-Runner-3-Musica

La música se controla desde los auriculares, con los botones que incorporen los auriculares y la reproducción serán tan buena o mala como lo sea la calidad de la grabación y de los auriculares que usemos.

Lo que es un poco rollete es la forma de cargar la música porque deben ser listas de distribución de Windows Media o iTunes y hay que hacerlo mediante MySports Connect. Es decir, no se puede arrastrar directamente al reloj como si fuera una memoria USB. Fuera de eso, una buena opción para quien la requiera.

TomTom-Runner-3-Connect-Listas-Reproduccion

La pantalla del TomTom Runner 3

Para ver todo esto en el TomTom Runner 3, hay una pantalla de cristal, cuadrada de unos 25 milímetros de lado, que ya no es táctil así que ya no están los problemas que tenían las primeras versiones. Sí que responde en el caso de que se le ponga la mano encima, encendiendo la luz durante unos quince segundos o marcando una vuelta en el caso de que estemos en ese tipo de entrenamiento.

También puede reaccionar cuando se moja, al menos al principio (parece que pasado el primer chapuzón ya no considera el agua como una pulsación de la mano).

Durante las actividades, muestra dos datos abajo en pequeño que se pueden configurar antes de la actividad o durante la misma haciendo una pequeña pausa, y un dato que podemos cambiar en cualquier momento con el botón de arriba o abajo.

Se lee muy bien y, aunque tiene modo noche, creo que no merece la pena activarlo porque repercute bastante en la duración de la batería. También me parece muy acertada la distribución de la información en todas las pantallas, tanto de menús como de actividades.

Modos de deporte y de entrenamiento

Aunque se denomine TomTom Runner 3, es un multideporte en toda regla o, al menos, está preparado para las principales actividades que realizamos la mayoría: carrera a pie (en exterior o en cinta), ciclismo (en exterior o en interior), natación, gimnasio y estilo libre para que nos sirva un poco como comodín.

Las variables que podemos medir incluyen las clásicas de duración, ritmo, pulso, zona cardíaca, calorías… Además de las específicas de algunos de los deportes como las relativas a la natación.

Tomtom Runner 3

Además, podemos definir, en cada una de ellas, varios modos de entrenamiento: ninguno, objetivos, intervalos, vueltas, zonas, competir; con la ventaja de que lo podemos hacer todo desde el propio reloj y de una forma facilísima.

No hay posibilidad de definir entrenamiento hiper complejos pero, como he dicho en apartados anteriores, para lo que realmente nos es útil a la mayoría, creo que es más que suficiente.

Personalmente, me parece una pérdida de tiempo dedicarle 15 minutos a meter en un reloj un entrenamiento de carrera a pie complejo con no sé cuántos minutos de calentamiento, no sé cuántas series de no sé cuántas repeticiones de X minutos de esfuerzo con Y minutos de descanso… Caray, esos 15 minutos es mejor dedicarlos a otra cosa.

Con el TomTom Runner 3 puedes definir objetivos por tiempo, distancia, hacer entrenamientos por intervalos más o menos sencillitos e incluso competir contra un compañero virtual que simula una ruta que hayas hecho previamente. Sinceramente, poco le echo en falta salvo, quizá, poder marcar laps en objetivos que no sean el de las vueltas.

También realiza un seguimiento de la actividad diaria, contabilizando pasos y calorías y también estima el sueño. Remarco lo de la estimación porque es un tanto básica ya que considera los períodos en los que está sin movimiento estando puesto en la muñeca a partir de las 16:00. No mide la calidad del sueño.

TomTom-Runner-3-Actividad

También podemos definir objetivos diarios, semanales o mensuales, para tiempo, número de sesiones… Como siempre, de una forma básica pero sencilla y rápida.

Consulta y análisis de la información: MySports (Web y App)

Para consultar y analizar toda la información generada, TomTom ofrece MySports, en versión Web y en App para teléfono.

La App se ha renovado hace unos meses y me ha sorprendido mucho mientras que la versión web creo que necesita un remozado, no tanto pensando en permitir más análisis, sino para hacerla algo más completa. Con acercarla a la versión móvil sería suficiente.

TomTom-Runner-3-My-Sports-Web-Mas-Reciente

La App se maneja muy bien, muy rápida, es muy intuitiva y ofrece más información de la que me pensaba. No llega a ser un software de análisis exhaustivo pero creo que está al nivel de lo que ofrece el TomTom Runner 3 y que ya no se puede criticar a la ligera.

TomTom-Runner-3-MySports-App-Ruta

Se ha mejorado también el tema de la sincronización y el tiempo que tarda en sincronizar y lo bueno es que es compatible con cualquier versión previa de estos dispositivos.

Podemos consultar información de todo tipo, desde un panel general a las actividades realizadas o, por supuesto, ver los detalles de una actividad. En este caso, me ha sorprendido que no es sólo el mapa y el resumen sino que podemos ver el detalle de cada una de las variables que mide.

¡Chapeau! Yo no sé a vosotros, pero a mí me es más que suficiente con ese análisis (de hecho, ya me sobran cosas y todo).

TomTom-Runner-3-MySports-App-Seguimiento

Desde la aplicación también podemos configurar los parámetros del reloj, perfil y demás.

Conclusiones sobre el TomTom Runner 3

Como dije en la introducción, me parece que el TomTom Runner 3 se ha posicionado por méritos propios como una de las mejores opciones dentro de la gama media – baja de dispositivos electrónicos deportivos y esto no lo consigue simplemente por precio sino porque es capaz de ofrecer mucho y muy bueno para lo que cuesta.

Es un reloj + GPS + pulsómetro capaz de hacerlo prácticamente todo y, encima, hacerlo bien (en algunos casos, con muy buena nota), con una simplicidad que llama la atención y de manera muy práctica.

TomTom-Runner-3-Configuracion

Si eres de los que quieren un millón de personalizaciones, medir mil variables, etc., vete a por otro reloj porque este no te lo va a dar (prepara también los euros porque te costará mucho más) pero, si eres alguien práctico, entonces es posible que sí que sea tu reloj.

El salto de calidad que han dado el GPS, el sensor de pulso y la App del móvil me parecen significativos y son los que me hacen volver a apostar por él como uno de los mejores candidatos en su segmento pero creo que la clave es el global y esa sensación de estar manejando algo que no necesita manual de instrucciones y que, hagas lo que hagas, te sirve.

Se le pueden echar en falta algunas cosillas como poder consultar estadísticas algo más completas en el reloj, que se puedan marcar laps en cualquier tipo de entrenamiento, alguna métrica como la cadencia (no sé por qué no se la ponen si tiene acelerómetro)… Pero, insisto, creo que cubren la mayoría de las cosas que son realmente necesarias.

TomTom-Runner-3-My-Sports-Web-Senderos

Lo mejor:

  • Facilidad de uso.
  • Muy completo.
  • Relación calidad / precio.
  • Posibilidad de realizar seguimiento de rutas.
  • Sensor de pulso bastante preciso.
  • Posicionamiento GPS bastante bueno.
  • Reproduce música.
  • Ligero y con diseño que permite usarlo a diario.

A mejorar:

  • El sistema de cierre de la correa no es seguro.
  • Estadísticas de las actividades mostradas por el reloj un poco simples.
  • Versión Web de TomTom MySports muy básica.
  • Eliminar la dualidad TomTom Runner 3 y TomTom Spark 3.

En vídeo:

Compartir
Rodrigo Borrego (Morath)
Rodrigo Borrego (Morath) es una de las referencias nacionales cuando se habla de pruebas de material deportivo, nutrición, entrenamiento, fisiología, … Ingeniero Informático y deportista vocacional, lleva toda su vida practicando deportes de resistencia: triatlón, trail running, natación, ...

13 Comentarios

  1. Hola, estoy buscando un pulsómetro-gps con sensor óptico. Estoy mirando garmin forerunner 235, polar m430 y tomtom runner 3 cardio. El garmin y el m430 viendo el resultado del m400, me atraen más que el tomtom pero quiero saber tu opinión y qué características o ventajas tienen unos sobre otros a groso modo para poder decidirme.
    Un saludo

    • Carlos, el TomTom Runner 3 hacer “todo” y lo principal lo hace bien (GPS, pulso, …), es facilísimo de utilizar y tiene un precio súper interesante. Si necesitas música, está claro que ha de ser el de TomTom.
      No he machacado a fondo ninguno de los 4X0 pero el TomTom Runner 3, como digo en el artículo, me parece una apuesta muy interesante y posiblemente optaría por él.

  2. Hola, yo tengo un forerunner 620 y me compré el tomtom cardio music por tener la comodidad de las mediciones en la muñeca y la música que a veces se antoja en las tiradas fáciles. Lo que es una pena es que cada que se marca un lap no da un resumen de los datos

    • Gracias por el feedback Alfredo Leal.
      Efectivamente, las estadísticas que ofrece el TomTom Runner 3 en el reloj son pobrecillas (laps o finales), es algo que llevo criticando desde la primera versión pero, bueno, a cambio de gana en facilidad y rapidez así que una cosa por la otra, me imagino que habrán barajado todas las opciones. Es como la pantalla, simplemente tres datos pero con una facilidad tremenda para cambiarlos. Practicidad ante todo.

    • Carlos, como te dice Alfredo Leal, puedes ponerlo en minutos por kilómetro y en kilómetros por hora. De hecho, es algo que pones para cada deporte y puedes también tener las dos opciones a la vez, como dos variables diferentes de manera que vas rotando y ves las dos (p. ej. yo lo hago en la cinta, que me gusta verlo de las dos maneras).

  3. ¨el iPhone de los pulsometros¨??? será por la facilidad de manejo únicamente. Desde luego el precio es mas que interesante para tener un pulsometro básico con buenas prestaciones.

    • Efectivamente Valdis, eso es lo que he querido decir y lo que trato de puntualizar en el texto porque “iPhone” implica otras cosas como exclusividad, separación del resto, falta de compatibilidad, …
      Lo decía por esa facilidad que me recuerda mucho al iPod vídeo y su ruletilla redonda.
      En el tema del precio sí que no tienen nada que ver con Apple, ahí, a mí juicio, siempre han sido muy buenos en TomTom, al menos, en sus versiones básicas, que son las que creo que más merecen la pena.

  4. Buenas, estoy dudando entre este modelo y el garmin forerunner 225.
    Cual me recomiendas?? supongo que ambos tienes cronometro y cuenta atrás normal para las sesiones de gimnasio.
    Gracias.

    • Jorge, depende de lo que busques, son competidores directos.
      La cuenta atrás, como tal, como la que tienen los relojes clásicos no está, al menos en el TomTom Runner 3 (en el otro no sé).
      Yo ahora mismo posiblemente elegiría el TomTom Runner 3.

  5. Sabes si los auriculares de TomTom te van diciendo el ritmo y la distancia por los auriculares ? Tengo unos inalámbricos de otra marca y solo te avisa que está preparado para Iniciar pero no te marca distancia o ritmo tal y como hacen los teléfonos con aplicaciones como Endomondo

    • Rafa, no lo hacen, pero es que eso no es cosa de los auriculares, sino del aparato o App que se esté usando y el TomTom Runner 3 no lo hace.

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.