La adidas Adizero Prime X nació como un modelo para testar los límites de lo posible, olvidándose de las regulaciones o limitaciones de la World Athletics e intentando ofrecer lo máximo al corredor popular.

Particularmente nos encantan estos ejercicios radicales que no solo ayudan a las marcas a saber qué son capaces de hacer sino que benefician a los atletas en su búsqueda de máximo rendimiento. En este caso, exclusivamente al corredor popular, que es el que va a poder competir con esta Prime X 2 Strung.

La Prime X se ha convertido en una zapatilla sorprendentemente muy demandada por los corredores y la buena noticia es que no lo es por ser ilegal o más rápida que una Adios Pro 3, por ejemplo, sino porque mucha gente que la ha probado ha acabado muy contento con la experiencia y no para de recomendarla. Y ese boca a boca está viendo un aumento en la demanda de una zapatilla que a priori -y principalmente por su precio y radicalidad-, no creíamos iba a tener tanto éxito.

Pero, como veréis en las próximas líneas, esta adopción por parte de muchos corredores está muy bien fundamentada. Es, posiblemente, la zapatilla que aúna las tecnologías más avanzadas del mercado ahora mismo y cuenta en su interior con una gran sorpresa de la que nadie está hablando y que os vamos a desvelar en el siguiente apartado.

Chasis y mediasuela de la adidas Adizero Prime X 2 Strung

Hablando de una adidas Adizero Prime X 2 Strung lo primero que hay que tratar es, sin duda, sus perfiles exagerados e «ilegales» de 50 mm en talón y 43.5 mm en antepié con un drop de 6.5 mm, ligeramente más bajo que en la versión anterior y que imagino responde a la nueva configuración con doble placa, donde no necesita forzar al pie para mover una placa y, de esta manera, puede aumentar el perfil en la parte delantera.

adidas Adizero Prime X 2 Strung

Lo que sí ha aumentado es la base de la zapatilla, nos vamos a 121 mm en antepié y 85 mm en talón, que son entre 7 mm y 8 mm más que en la versión anterior y aquí hay que explicar que la Prime X original era bastante exigente con los ligamentos y músculos estabilizadores del tobillo: no era una zapatilla para corredores de tobillos delicados ya que generaba mucha demanda al corredor por esa inestabilidad derivada de la gran altura.

En esta segunda Prime Strung tenemos un aumento de base considerable algo que, unido a las dos placas de carbono, compensa en buena medida el posible aumento de inestabilidad al usar compuestos, sobre todo espumas, más blandas, pero el principal motivo no es otro que hacerla más utilizable para la mayoría de corredores, quizá la ganancia más importante de un modelo a otro, porque ya os digo que la versión anterior era muy exigente y esta Strung 2, aunque también lo es, está a un nivel que muchos corredores van a poder tolerar (cuidado si eres de tobillo laxo o pronas).

Los componentes de la mediasuela de esta Prime X 2 Strung son nada más y nada menos que seis diferentes piezas/compuestos que vamos a describir lo mejor posible para que entendáis la complejidad y la función de cada uno de ellos:

En la parte superior del chasis, justo por debajo de la plantilla y el strobel board de fibras bajo esta, tenemos una capa de LightStrike Pro, una espuma de poliéster ya muy conocida por su éxito en la serie Adios Pro o Boston.

Este LightStrike Pro superior representa un pequeño filtro en el talón ya que la mitad de su perfil en esa zona está enfocado a contener lateralmente la zona baja del pie y la plantilla, acunándolo levemente, el resto se encarga de filtrar el tacto de la placa de carbono que hay justo debajo. Al tener poco perfil real de esta espuma a esa altura (estamos en la parte superior de la mediasuela) se evita que el pie flanee ya que la placa de carbono está muy cerca y estabiliza.

En la parte delantera es otra película totalmente diferente: en esta zona tiene mucho más perfil y lo que nos ofrece es amortiguación y rebote ya que el pie llega mucho más estable y encarrilado.

Además, la Prime X 2 Strung es una zapatilla con doble placa de fibra de carbono, sí, habéis leído bien, doble placa de carbono, algo específicamente prohibido por la World Athletics junto con el límite de 40 mm de perfil.

adidas ha decidido que, total, si vamos a estar baneados, al menos estarlo a lo grande, y le ha plantado una especie de catapulta o ballesta amortiguadora a la zapatilla, con dos placas unidas en los extremos y con un hueco intermedio que rellena con Energy Core.

La placa superior (podríamos etiquetarla como una placa de carbono longitud «cuchara») es, sin duda, la más importante de las dos porque es la que tiene longitud completa, va desde el talón hasta el antepié y, aunque no tiene mucha curvatura, es la que rigidiza el pie para hacerle gastar menos energía en el impulso. Es, además, la placa que se carga de energía que luego retorna al correr y, al ser menos curvada, el pie no percibe esas ondulaciones que en otras zapatillas pueden incidir y convertirse en molestias en la zona del arco o poner a los dedos en posturas algo radicales, algo que un corredor popular agradece mucho.

Entre esa «ballesta» de amortiguación que forman las dos placas de fibra de carbono, vemos un material que en aspecto se parece al LightStrike Pro pero que juraríamos es diferente y vamos a explicar por qué a continuación (aunque la información oficial que presta adidas es que también se trata de LightStrike Pro).

En los primeros prototipos se intuía que este material era diferente, con coloraciones en rojo y menos longitud. Después, en el producto final, que es el que hemos testado, hemos visto que se ha quitado ese color y la longitud de la espuma llega hasta el vértice delantero donde se unen las placas. ¿Motivos de estos cambios? Quizá de durabilidad, posibles roturas… Lo cierto es que no lo sabemos, pero pensamos que esta espuma Energy Core es diferente al LightStrike Pro superior e inferior de la zapatilla.

Para empezar, tiene 35ºHc y es uno de los compuestos más blandos que hemos testado, se nota más elasticidad y al tacto parece más un Pebax supercrítico moldeado (o material similar) que un TPEE. Para meter una espuma diferente en este punto, entre ambas placas, no puede ser otra cosa que un material con más rebote y que le dé juego y movimiento a la ballesta para sacarle el máximo efecto mecánico a esa estructura de fibra de carbono.

Además, tenemos la placa inferior, más corta, que no abarca el talón, comienza en mediopié y se extiende hasta la puntera. La misión de esta placa es la de una placa estructural de carbono.

Si habéis leído mi comparativa de placas de carbono, en ella explico que existen dos tipos de placa de carbono y que dan ventaja de manera diferente. Por un lado, las de tipo cuchara son las que se cargan de energía y más ventaja nos dan al correr, mientras que las estructurales mantienen la forma curvada del chasis y garantizan la buena dinámica de un chasis curvado.

Pues bien, esta placa entraría en esta última categoría, aunque también es algo diferente a las típicas placas estructurales porque la curvatura marcada de las placas de cuchara que hay en mediopié, bajando mucho, la hace esta placa, pero a parte de ese efecto, su función es garantizar la dinámica de la zapatilla aprovechando el chasis muy curvado en la parte delantera y, lógicamente, formar esa ballesta o catapulta con la otra placa.

Después, tenemos la capa inferior LightStrike Pro. Esta pieza, a la inversa que la pieza superior del mismo material, tiene 40ºHc de dureza y sus geometrías la llevan a ser bastante presente en talón y muy fina en antepie.

Para el que no sepa que es el LightStrike Pro, se trata de un TPEE, un elastómero de poliester termoplástico con gran retorno de energía (rondando el 80%) pero con más estabilidad y durabilidad que un Pebax, por ejemplo, lo que ayuda a tener una zapatilla más estable en talón, algo importante en un modelo de tanta altura y enfocado a corredores no élite.

Llegamos a la espuma secreta de la que no hay información oficial pero que podéis ver en el despiece: es una pieza que se sitúa en el talón y casi cuadrada que va situada justo debajo de la parte trasera de la placa de fibra de carbono superior. Esta espuma va embutida dentro de la capa inferior de LightStrike Pro y lo que más nos ha sorprendido es que, al tacto, diríamos que es exactamente la misma espuma que lleva la Adizero Evo Pro 1: sí, la zapatilla de 500€ de adidas.

Tuve la oportunidad de tocar esta pieza de la Prime X 2 Strung y de la Evo Pro 1 y diría que es el mismo material y, si no lo es, tiene el mismo tipo de proceso. Lo que me pareció curioso es que esta «espuma secreta» es de 41ºHc de dureza y no de 35ºHc como en la Evo Pro 1, lo que me lleva a descartar que se usasen restos de la Evo Pro para formar estas piezas de la Prime X 2 Strung.

Sea como sea, quizá venga de restos de prototipos de la Evo Pro 1. Lo que queda claro es que es una espuma de muy baja densidad, de alto rebote y cuyo proceso de inflado (que ya expliqué en el artículo de la Evo Pro 1) es carísimo, así que es otra razón más para justificar el alto precio de la Prime X 2 Strung y para denominarla como la zapatilla más tecnológica del mercado sin duda.

La ubicación de esta espuma no es casualidad: se coloca justo bajo el talón de la placa más larga, la placa que «se carga» de energía cuando aterrizamos, y se beneficia del rebote que la espuma le retorna. Además, al ser una espuma consistente a pesar de su baja densidad, evitamos sobreestiramientos de Aquiles repentinos, matando dos pájaros de un tiro.

Ahora bien, mi gran pregunta es por qué adidas no publicita que la Strung 2 lleva semejante espuma, al fin y al cabo es una de las espumas más en boga en este momento, es de las más avanzadas y representa un avance claro en rebote y ligereza.

Suela

Todo en la adidas Adizero Prime X 2 Strung es lo mejor de lo mejor, lo más avanzado del mercado. Un ejemplo muy claro es la nueva suela que incorpora esta edición, alejándose un poco de la maravillosa suela que tenía la versión anterior, similar a lo que hemos visto en Boston 12 por ejemplo (era una suela con buena tracción y adherencia).

¿Entonces, por qué cambiar? No es mala pregunta, pero lo que tenemos en esta nueva Prime X 2 Strung es lo mejor de lo mejor, la carne de Kobe, el vega Sicilia de las suelas que buscan rendimiento en carrera. Y lo es porque adidas, como multinacional, ha sabido conjugar todos sus recursos para montar una suela digna de una zapatilla de este calibre.

Tenemos tres compuestos en la suela, a cada cual más peculiar e impresionante: Continental, caucho Stealth y una goma textil cristalizada o comunmente denominada crystal rubber.

Ya conocemos las bondades del caucho Continental, su excelente agarre y durabilidad, especialmente en terrenos mojados.

En la adidas Adizero Prime X 2 Strung se coloca en la puntera para dar agarre en el despegue. Teniendo en cuenta que en un maratón podemos pasar por zonas mojadas como los avituallamientos (o, simplemente, correr con lluvia), es importante no perder adherencia que podría derivar en resbalones con consecuencias nefastas para el que busca una marca o incluso acabar.

Este caucho se identifica fácilmente por el color azul y su posicionamiento justo en la puntera interior.

Por otra parte, tenemos el caucho Stealth. En 2011, adidas compró por 25 millones de euros una empresa de calzado de escalada, 5.10 Five Ten, empresa creada por un antiguo dirtbag del mundillo de la escalada en Yosemite que desarrolló un compuesto que revolucionó los pies de gato y que denominó Stealth.

adidas compró 5.10 y ha aprovechado esto para utilizar uno de sus compuestos Stealth en la adidas Adizero Prime X 2 Strung. No declaran qué compuesto es, por dureza (60ºHa) podría ser el Mi6, compuesto blando con mucha adherencia que, por ejemplo, usó Tom Cruise en alguna de sus películas de Misión Imposible.

La otra opción es el C4 (nombre que deriva del camp 4 de Yosemite, que para el que no conozca fue la cuna de la escalada, como bien refleja el genial documental Valley Uprising). Este compuesto es más polivalente y duradero, pero a priori más firme que el usado en la Prime X 2 Strung.

Sea cual sea de los dos compuestos, lo que queda claro es que ha buscado la máxima adherencia posible y creedme que la ha conseguido. Esta zapatilla agarra como pocas: a pesar de no tener dibujo que genere tracción, la adherencia en asfalto y acera es tan grande que no necesitas tracción porque la suela no desaprovecha ni un poquito de la fuerza que imprimes en cada zancada.

Además, hay que decir que no se ha limitado a usar un poquito de caucho Stealth sino que adidas ha cubierto toda la suela de la zapatilla por completo y la mayoría de esta suela se protege con el Stealth debido a la ligereza del compuesto y al gran agarre que posee, incluso en mojado, donde es un seguro de vida.

La goma textil cristalizada, como no podía ser de otra manera, es muy curiosa, mezcla fibras textiles con un caucho cristalizado y tiene una estructura en dos alturas, siendo la parte más fina lógicamente más blanda con 52ºHa y la parte más gruesa de 62ºHa.

Su ubicación es talón y mediopié interno. Es un material más firme que el resto de sus acompañantes en la suela y su resistencia al desgaste es enorme: su función es, básicamente, aportar estabilidad en esa zona interna, garantizando la estructura del talón con el paso de los kilómetros.

El gran elefante en la habitación al tratar de analizar la adidas Adizero Prime X 2 Strung no es otro que el peso, y lo vamos a analizar en este apartado porque, aunque no creemos que la suela usada en la zapatilla añada mucho peso al conjunto, al estar tan cubierta nos sirve de excusa para tratar la gran pega de esta zapatilla.

Estamos ante una zapatilla de 295 gramos en 9 US (325 gramos en 10 US), por lo que no solo es una zapatilla pesada a todos los efectos, tanto como zapatilla de competición como de entrenamiento sino que, además, son 40 gramos más en talla 9 US y 50 gramos más en talla 10 US que la versión 1 de la Adizero Prime X que probamos el año pasado.

Tener una zapatilla de 50 gramos más generalmente te penaliza un 0.5% en eficiencia y, si tenemos en cuenta que una Adios Pro 3 pesa 100 gramos menos, ya nos vamos a 1% menos eficiente y esto son datos importantes. El peso es un inconveniente, si pesase 275 gramos lo entendería, pero a adidas se le ha desbocado un poco este apartado sin duda.

Dentro de este punto negativo aparece uno positivo y es que, al pesar ambas zapatillas (izquierda y derecha), pesan lo mismo, lo cual denota calidad a pesar de ser zapatillas tan complejas.

En cuanto a terrenos, sin duda ha perdido algo de capacidad como zapatilla de entrenamiento puro para meter por tierra, no es que no puedas usarla por un parque de ciudad pero no va a traccionar como la versión anterior. Eso sí, en asfalto o acera es bastante mejor y en competición claramente mejor.

La durabilidad es difícil predecir ya que el Stealth, al ser liso, no muestra muchos signos de desgaste. Particularmente le auguro buena durabilidad, unos 850 km para mis 75 kg de peso, lo cual está en la media del mercado de zapatillas de entrenamiento.

Upper de la adidas Adizero Prime X 2 Strung

Uno de los problemas actualmente en el mercado es la durabilidad de los uppers en las zapatillas. En muchas ocasiones encontramos roturas, rasgaduras o agujeros y casi todas las marcas han sufrido o están sufriendo este tipo de eventos en algunos de sus modelos.

Cuando se diseña una zapatilla, los ingenieros tienden a aplicar modelos predefinidos en ordenador: fuerzas que va a sufrir una zapatilla en todos sus elementos y, generalmente, por donde más flojas son las zapatillas es por las uniones entre elementos. Como dice el dicho popular, la cadena se rompe por el eslabón más débil, ya sea la unión del upper con la mediasuela, la malla con algún termosellado o simplemente por rozadura continua entre elementos o con el pie (de ahí la existencia de los uñeros)

La tecnología Strung no solo es una respuesta funcional a ese problema, sino que abre la puerta al posible futuro del calzado personalizado.

adidas tiene una herramienta que potencialmente podremos ver en el futuro en las tiendas de la marca y, por qué no, en otras: se denomina Run Genie y analiza dónde hace esfuerzos tu pie para calcular donde necesita contención, refuerzo y dónde no necesita nada de eso y, por tanto, puede generar ventilación, ligereza, etc.

Esta herramienta en el futuro será capaz de hacernos uppers personalizados y actualmente lo que utiliza es una serie de macrodatos de centenares de corredores para crear un upper lo más universal posible, que es lo que vemos en esta Prime X 2 Strung.

Según la información de adidas, cuando sacó al mercado esta tecnología, cada color de hilo que vemos en el upper es diferente, unos son más enfocados a dar estructura (lo que parece ser el hilo azul de la zapatilla que hemos probado), otro de color rojo que parece dar contención y uno blanco mas enfocado a la flexibilidad.

En las zonas más necesitadas de confort y durabilidad, adidas «fusiona» los hilos mediante una especie de encolado que tiene patentado para botas de fútbol, en esta Prime X 2 Strung utiliza una versión mucho más moderada de esa solución.

Este tipo de disposición o tecnología permite usar material adecuado y en cantidades ideales sin gastar extra ni desperdiciar de más, lo que no solo ayuda a evitar desperdicios y contaminación sino que también limita el peso de la zapatilla.

Es un upper que se teje sobre el molde de la horma, por tanto va siempre a replicar muy bien la talla. Por eso se parece mucho a la horma de otras adidas y la particularidad de este sistema es que es muy duradero contra roturas, es recio al tacto, pero se amolda sin problemas a lo que el pie demande.

Es un upper bastante bien ventilado, el aire entra fácilmente y transpira correctamente bien a pesar de ser una zapatilla que genera calor de mediasuela, como todas las zapatillas muy blandas.

En cuanto a confort, el Strung es confortable, pero no esperéis que lo sea en el sentido clásico. No es una zapatilla con upper acolchado, ni que mima el pie entre algodones, ciertamente el upper es un poco «arisco» en algunas partes: el collar sin duda es la zona menos refinada, con aristas, poco acolchado y ajuste cercano, muy en la línea de la Adios Pro 3 pero, claro, esta Prime X 2 Strung se va a usar en entrenamiento por muchos corredores y eso suele ir acompañado de una demanda mayor de confort, algo de lo que carece la Strung en el talón.

La lengüeta está integrada en el upper, es ligeramente elástica pero no es para nada un knit, es una malla que por construcción cede un poquito para acomodarse al empeine. Lo cierto es que es bastante agradable y se evitan problemas de dobleces innecesarios que a veces produce el knit.

En la parte superior de los cordones tenemos una pletina que alberga dos agujeros del sistema, no he escuchado quejas de nadie y en mi caso no ha habido ningún problema, pero a veces estas piezas rígidas tan elevadas y cerca del tobillo pueden ser un nido de rozaduras para algunos corredores. Lo bueno es que no parece haberse dado apenas ningún caso, pero siempre es bueno mencionarlo para que, si la probáis en tienda, estéis atentos a esa zona.

Horma

La horma es la típica de las Adizero, modelos que tienen una horma estándar pero tirando a un ajuste que controla el pie. En esta Prime X 2 Strung no es diferente, pero el upper Strung da un poquito más de movilidad que, por ejemplo, una Boston 12, aunque las hormas sean iguales.

El tallaje es bueno y talla correctamente. Podemos notar que el upper es un poco bajito en algunas zonas, como por encima de los dedos, lo bueno es que al ser Strung se amolda fácilmente al pie en vez de incordiar.

El arco es normal y cede fácilmente al entrar en presión así que no molesta en carrera, además la placa de fibra de carbono superior es bastante plana y eso ayuda a que sea agradable esa zona, zona complicada algunas veces como hemos visto en modelos rivales como la Alphafly 2 de Nike, que tenía un arco molesto en muchas ocasiones.

adidas Adizero Prime X 2 Strung

En cuanto al ajuste es muy bueno en mediopié, además elástico y se adapta como un guante. En el talón es donde encontramos la mayor sensación de competición de la zapatilla: el collar es alargado, tiene poco acolchado y, aunque sujeta muy bien, no es la parte más confortable del modelo precisamente.

adidas Adizero Prime X 2 Strung

Lleva una plantilla de EVA de 2.5 mm totalmente pegada al strobel board. No la hemos querido despegar para pesarla pero rondará los 13-15 gramos como mucho. Esta plantilla, unida al ajuste y cotas bajas de la zona de los dedos, no la hace muy apta para plantilleros, cosa que, aun con espacio, me plantearía por los 50 mm que ya tiene la zapatilla, altura que si se amplia con una plantilla algo gruesa puede ser peligrosa para el tobillo o generar pronación. Así que, aun con espacio, no la recomendaría con plantillas personalizadas.

Amortiguación

Como os podréis imaginar si habéis leído hasta aquí, con la plétora de materiales blandos que tiene la Prime X 2 Strung, la amortiguación es excelente y excelsa.

La sensación de la zapatilla es similar a una Alphafly, por ejemplo: se nota grande y con mucho protagonismo de antepié, pero en el caso de la adidas, bastante más dinámica y silenciosa.

adidas presenta un modelo con una curvatura marcada en general, tenemos unas alturas de biselado de 33 mm (normal para la categoría) y de 61 mm en el repunte delantero (de los más altos que hemos medido). Esto se une a que el biselado trasero tiene poco ángulo (24º) y el repunte delantero mucho (37º), lo que hace pensar que adidas, aun creando un chasis muy curvado, ha preferido ser moderado en el talón para que la gente popular, aunque con cierto nivel, pueda sacarle el máximo partido ya que muchos serán talonadores, pero en la parte delantera le ha metido un repunte muy grande y que empieza temprano (al 70% de la longitud) para que sea fácil de mover.

adidas Adizero Prime X 2 Strung

En general, cuando le metes un poco de ritmo, por encima de 4:30/km y, sobre todo, alrededor de los 4:00/km, el talón deja de ser medianamente importante, la inestabilidad de esa zona tiende a desaparecer y lo que notamos es el gran rebote, la enorme amortiguación blanda y lo bien que rueda en la fase final una zapatilla tan pesada, así que creo que ese peso, aun siendo casi inaceptable, se ve bastante ayudado por la dinámica de la zapatilla, especialmente en largas tiradas, donde compensa mucho el cansancio muscular.

En cuanto a la ventaja, creo que una adidas Adizero Adios Pro 3 da más, pero la Prime X 2 Strung es más lógica para alguien de, por ejemplo, 3h en maratón. Todo el entramado y complicaciones de mediasuela se pueden notar, sobre todo si tenemos experiencia con diferente calzado: se nota la espuma «secreta» del talón y el efecto de las placas si, como digo, tienes experiencia y a ciertos ritmos o con cierta técnica.

Si has usado la primera Prime X, esta es más estable, es más dinámica y da más ventaja, eso sí, es más pesada.

Conclusión

Tecnológicamente hablando es la zapatilla más compleja y avanzada del mercado en todos sus aspectos: suela, mediasuela y upper.

adidas Adizero Prime X 2 Strung

Es un ejemplo de lo que adidas es capaz de hacer tanto en innovación, como en rendimiento y también en calidad de construcción y materiales.

Es una zapatilla que va a ser ideal para corredores de entre 2h30 y 3h10 en maratón ya que les resultará fácil mantener ritmo una vez estén en control de crucero; y también recomendable para mucha gente que quiera algo dinámico para entrenar que le proteja las articulaciones.

Es cierto que el precio es elevado si lo comparamos con el resto del mercado, pero realmente esta zapatilla va más allá en todos los aspectos técnicos por lo que, a pesar del gran desembolso que representa, no creo que sea un modelo de precio injustificado como hay otras en este rango de más de 250€.

Es una gran opción para todo aquel que busque lo mejor de lo mejor, pero que no tenga la capacidad para llevar una Adios Pro 3 o similares: es más estable, más duradera, tiene más amortiguación y mejores materiales.

No soy de los que recomienden entrenar con modelos de placa de carbono o, en este caso, dos placas de carbono, pero si eres consciente de lo que supone hacerlo y pones remedio, la veo una zapatilla excelente para entrenamientos más rápidos de 4:30/km.

Usuario tipo de la adidas Adizero Prime X 2 Strung

  • Corredores neutros de hasta 85 kg que busquen una zapatilla de competición con placas de carbono y que ofrezca una protección extra en largas distancias a ritmos más rápidos de 4:30/km.

adidas Adizero Prime X 2 Strung

adidas Adizero Prime X 2 Strung
9.58

Chasis y estabilidad

10/10

    Amortiguación

    10/10

      Ajuste y horma

      9/10

        Upper

        10/10

          Suela

          10/10

            Lo mejor

            • La crême de la crême en innovación
            • Adherencia de la suela
            • Complejidad y rendimiento de la mediasuela
            • Upper cómodo

            A mejorar

            • Es más estable pero sigue siendo algo exigente para algunos tobillos
            • Pesa más de lo que debería
            • La protección del Aquiles debería ser más agradable

            1 Comentario

            1. Artículo brutal!!! Aún mejor que la zapa, que no es poco decir ;-D

              A mí, lo que no termina de enamorarme es el upper, no por malo, sino por el tipo de upper, y mira que me considero adaptable y modernillo cuando aportan cosas. De hecho, me encantaba el de las Adizero Hagio, que no era del agrado de todos.
              Pero en este caso, creo que lo del Strung, hace que haya que afinar la elección de la talla y el ajuste aún más que lo que ya hace falta con las zapatillas con placa y, si no te queda niquelado, te puede dar por saco.
              Las Adizero Prime X2 Strung no las he probado, pero en la primera versión con Strung, me he encontrado que en una talla me quedan ajustadillas de largo, si subo media talla, ya me van un pelín más de la cuenta con lo que me baila un poquito el pie y me acaba haciendo algo de rozadura en el aquiles y no termina de ceñirse del todo al pie, algo básico para una zapa que a la mínima te parte el tobillo.
              Tengo que volver a probar con un calcetín más gordote para librar al menos lo del aquiles.

              Pero, vamos, por lo demás, viendo cómo te hacen sentir de cangurito las primeras, estas segundas tienen que ser la bomba para poner el «ritmo de resonancia» en una recta interminable y ver cómo caen los kilómetros a ritmos que no pillas con otras zapatillas ;-D

            Escribir respuesta

            Please enter your comment!
            Please enter your name here

            Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.

            Te informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados por Depormedia Network, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es para gestionar los comentarios.

            Legitimación: consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano SLU (proveedor de hosting de Depormedia Network, S.L.), dentro de la UE.

            Si marcas la casilla de "notificarme los nuevos comentarios por email", los datos se seguirán guardando en los servidores de OVH Hispano. En cada notificación habrá un enlace para darte de baja por si en cualquier momento quieres dejar de recibir estas notificaciones.

            Si marcas la casilla de "suscribirme al newsletter semanal de foroatletismo.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Depormedia Network, S.L.) fuera de la UE, en EEUU. Pero Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. También habrá en cada email que recibas un enlace para darte de baja.

            Además, podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en [email protected], así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.

            Y dicho esto, si te ha molestado, discúlpanos por el ladrillo que nos hacen poner.