He de reconocer que soy un fanático incondicional de las Adidas de la gama Adizero, la línea de competición que hace ya algunos años la marca alemana lanzó al mercado. No en vano, en los últimos años, varias Tempo, Boston, Adios y las ya discontinuadas Aegis, me han acompañado durante cientos de kilómetros.

Pero ojo, no por ello las Adizero Boston Boost 6 AKTIV Against Cancer me van a parecer directamente las mejores zapatillas del mundo, sino que tendrán que demostrarlo, circunstancia muy difícil habida cuenta de lo altísimo que han dejado el listón sus predecesoras, de las que tengo varios pares.

En este caso, las Adidas Adizero Boston Boost 6 a analizar, forman parte de una de las colecciones con las que Adidas colabora con ‘AKTIV Against Cancer’, una organización que preconiza la actividad física como una parte del tratamiento contra el cáncer, no solo indirectamente difundiendo la organización y sus actividades mediante la inclusión de su denominación y de su logo en algunos de sus productos, sino también directamente aportando parte de los ingresos generados por la venta de los productos de estas colecciones.

Pero vayamos a ver si la nueva versión es capaz de superar a la anterior, que dicho sea de paso, ha tenido muchos y fervientes seguidores entre los corredores populares.

Mediasuela

Poca diferencia, por no decir ninguna, tiene la mediasuela de la Adidas Adizero Boston 6 respecto a la de la Boston 5. Sigue manteniendo a lo largo de casi toda su longitud una capa de Boost sobre la que se asienta un borde de EVA a lo largo del perímetro de la zapatilla.

El primero de los materiales proporciona, como ya sabrán los que han usado algún modelo con Boost, una notable y agradable amortiguación, mientras que el segundo asume la función dar estabilidad al conjunto.

La única peculiaridad es que, en la parte delantera de la mediasuela, la capa de Boost desaparece totalmente, dejando todo el protagonismo a la EVA, en busca de una mayor estabilidad y, sobre todo, respuesta.

Adidas Adizero Boston 6

El perfil del boost de la mediasuela disminuye progresivamente desde el talón a la puntera de una manera bastante homogénea. Pese a sus medidas (según la propia Adidas, 29 mm en talón y 19 mm en antepié, lo que da lugar a un drop de 10 mm), se sienten bastante pegadas al suelo.

Es una mediasuela sencilla en composición, pero la distribución del material aporta a la zapatilla una buena amortiguación en la zona del talón (donde la cantidad de Boost, el compuesto mayoritario, es generosa) y una notable respuesta en la zona del antepié (donde la EVA es la principal protagonista). Eso permite a las Boston cierta versatilidad de ritmos, eso sí, dentro de los ritmos alegres para los que está configurada.

Adidas Adizero Boston 6

Aunque en Foroatletismo no hemos tenido la oportunidad de realizar el análisis en detalle de la Boston Boost 5, os diré que, en esa versión, la combinación del Boost y de la EVA daba lugar a un equilibrio entre amortiguación y respuesta más que sobresaliente, por lo que no es de extrañar que la marca haya preferido no modificarla ni una pizca en la nueva versión, ni en los materiales ni en su distribución. La mayoría de las marcas, en su lugar, seguramente tampoco lo hubiesen hecho.

Suela

Aunque a simple vista pudiera no parecerlo y pese a mantener a los dos principales actores, Adiwear en el talón y en la puntera y el ya famoso Continental en el resto, sí se han incluido algunas modificaciones en la suela.

En el antepié, la distribución sigue siendo mediante tacos cuadrados planos divididos cada uno de ellos mediante líneas en otros cuatro cuadraditos, pero en esta versión son de unas dimensiones mayores, aportando más superficie de apoyo y, por tanto, más estabilidad.

El agarre en asfalto no se ve mermado pese a que el taqueado sea mayor.

(Boston Boost 6 arriba – Boston Boost 5 abajo)

En la zona del talón, con forma de herradura, se ha incluido una línea trasversal de flexión que favorece, junto con el ya habitual biselado de la zona interior, que la entrada sea más suave cuando ésta se hace se hace de talón.

Adidas Adizero Boston 6

El Adiwear, que es un compuesto de caucho con una dureza mayor al Continental, se ha dispuesto precisamente en el talón y en la puntera para dar más de durabilidad en esas zonas, sobre todo en la del talón, que es la que más sufre la decaída de la técnica cuando ya vamos cansados.

Del Continental distribuido por el resto de la suela no vamos a descubrir nada nuevo si
decimos que, además de una buenísima durabilidad, proporciona en asfalto un agarre difícilmente mejorable, incluso en superficies húmedas o mojadas, siendo un seguro de vida para las competiciones, en las que la lluvia puede hacer acto de aparición.

En la zona media no podía faltar el Torsion System, el sistema estabilizador de Adidas, el cual, además de proporcionar estabilidad, valga la redundancia, hace de elemento catapultador cuando se quieren apretar los ritmos.

Adidas Adizero Boston 6

Este Torsion, al no prolongarse hacia la parte delantera, resulta menos exigente que el de otros modelos de Adidas, manteniéndose prácticamente en la zona central, salvo una pequeña ramificación que se desplaza hacia la zona interior del talón, precisamente par proporcionar estabilidad en el aterrizaje y favorecer la transición.

Upper

Es la parte que se presenta más cambiada respecto a la versión anterior, puesto que ha sufrido importantes modificaciones, principalmente en el antepié y en el talón.

La tradicional malla de doble capa que cubría el antepié ha sido sustituida por un mesh similar al que ya hemos visto en otros modelos de la marca (Energy o Supernova Glide) y el refuerzo exterior de tirrenina de la puntera ha desaparecido (me encantaba, herencia de versiones anteriores), aunque se mantiene un pequeño refuerzo interior.

(Boston Boost 5 Izquierda – Boston Boost 6 Derecha)

Estas modificaciones hacen mucho más maleable y permisivo el antepié y, por ello, se abre el abanico de posibles usuarios, sobre todo para su uso en media maratón y maratón, puesto que el anterior era más restrictivo y podía echar para atrás a algunos usuarios a la hora de elegirlo como modelo con el que enfrentarse a largas distancias.

Pero no han sido esos los únicos cambios. Mientras que la parte intermedia mantiene el característico -a la vez que efectivo- ajuste de las Adizero mediante la simple unión del refuerzo con el logo de las tres bandas de la marca con el refuerzo de la ojetera, el talón
sufre una gran modificación al reducirse el collar en la zona del aquiles, disminuyendo el
ajuste en esta zona que, aunque era impresionante, resultaba algo agresivo para muchos.

(Boston Boost 5 Izquierda – Boston Boost 6 Derecha)

Esta modificación se basa en la reducción de la altura del collar en su parte trasera y en el cambio de la forma de su parte superior por otra más agradable y permisiva que antes. El
anterior collar, aunque era maleable en su parte superior, se pegaba a la zona del aquiles como una lapa y en algunos usuarios la sensación llegaba a ser incluso molesta.

Aunque ahora algunos corredores podrán notar algo bajo el collar, el ajuste sigue siendo bastante eficaz y facilita el calzarse las zapatillas, que antes resultaba un poco más complicado.

También se amplía en algunos milímetros la anchura del collar, lo que colabora a que el ajuste en el talón sea bastante más relajado que en la versión anterior, quizás demasiado.

(Boston Boost 5 Izquierda – Boston Boost 6 Derecha)

La ojetera sigue siendo fiel a las de la gama adizero, es decir, de siete agujeros más el adicional. Es una característica que se ha mantenido a lo largo de las versiones y la verdad es que proporciona un ajuste en la zona del empeine quizás algo exagerado, pero inigualable, sobre todo si se hace uso del ojal adicional.

Este tipo de ajuste no las hace muy aptas para triatletas, pero ahora es algo más permisivo debido a la separación entre los lados de la ojetera.

El primero de los ojales, el más adelantado, es independiente del resto y carece de
refuerzo, todo ello en busca de una mayor flexibilidad en esa zona. Si eres de los que gustan un ajuste extremo y también haces uso del último ojal, tranquilo, la zapatilla no se va a separar nada del pie.

Adidas Adizero Boston 6

De los cordones poco hay que decir, ya que mantiene los largos y planos característicos de las Adidas de la gama Adizero, los cuales una vez que se han conseguido ajustar a gusto del usuario, suelen deslizarse prácticamente lo justo, por no decir nada.

Los acabados interiores del upper son buenos y el tacto del interior es suave, sobre todo en el retropié, aunque mantiene costuras en la parte interior, que no gustará mucho a los triatletas que suelen correr sin calcetines.

La transpiración es excelente, en la línea de la versión anterior e incluso me atrevería a decir que esta versión es algo más ventilada debido al mesh. Se podrán quejar usuarios
por pasar algo de frío en invierno, pero no por recalentamiento de los pies.
Página 8 de 17

Horma

Las Boston evolucionaron en sus primeras versiones desde una horma que, aunque estrecha, era más o menos permisiva, hasta llegar, en la tercera versión, a una horma tan angosta que dio lugar a que muchos corredores dejasen de usar el modelo.

Con la Boston 4, Adidas rectificó un poco y amplió algo la horma, pero no fue hasta la aparición de la Boston Boost 5, todavía estrecha, cuando muchos de sus anteriores usuarios  retornaron a ellas, pero en gran parte por la novedad que suponía el Boost.

(Boston Boost 5 Arriba – Boston Boost 6 Abajo)

En el modelo actual, la permisividad del mesh junto con la mayor amplitud del collar hace que el abanico de usuarios se amplíe pero, no nos engañemos, los corredores con pies anchos preferirán otros modelos puesto que siguen siendo unas zapatillas para corredores con pies normales o más bien estrechos.

Lo que no debemos obviar es que ahora es una zapatilla muchísimo más universal, puesto que aquellos potenciales corredores a los que el anterior upper podría echar para atrás cuando el kilometraje de sus salidas era grande, ahora podrán plantearse su uso en largas distancias, incluido el maratón, puesto que no sentirán las mismas estrecheces con el paso de los kilómetros.

El arco no es muy marcado lo que, unido a la mayor permisividad del upper y del collar, las hace ahora más aptas para plantillas, aunque a los usuarios de éstas les seguiría  recomendando probar las suyas físicamente, no solo para comprobar que entran bien de anchura, sino también para verificar que en la zona del talón disponen de la altura suficiente.

La lengüeta es ahora de material tipo Techfit en lugar de la tradicional malla. De aspecto es muy parecida a la de las Adizero Tempo Boost 7. Además, en lugar de ir solo unida al upper en la parte inferior, como en la anterior versión, ahora está cosida también por los laterales hasta casi la altura del quinto ojal. La distancia entre las dos filas de la ojetera me parece grande, aunque no me atrevería a calificarla como excesiva.

Obviamente, ahora la lengüeta no se mueve, pero si necesitas apretar los cordones más de la distancia a la que se ha realizado la costura al upper, en la lengüeta se producen unas  arrugas que, aunque inicialmente parece que no producen molestias, visualmente afean el  aspecto de la zapatilla en esa zona.

Respecto a la talla y referida al tallaje americano, es preferible utilizar medio número más del usado habitualmente en otras zapatillas, sobre todo si las queremos también para entrenamientos en distancias largas o para competir en medio maratón o maratón.

En marcha

No se puede negar que las Adidas Adizero Boston Boost 6 destilan esencia Adizero por los  cuatro costados. Calzarlas y empezar a rodar con ellas significa adoptar en pocos minutos ritmos dinámicos, independientemente de que estemos compitiendo o entrenando.

La zapatilla queda ajustada, pegada al pie, como si fuera una prolongación del mismo, pero ahora este ajuste no agobia como en la versión anterior.

Los usuarios del anterior modelo notarán que el antepié goza ahora de un mayor respiro y esto gustará, sobre todo, a aquellos que las quieran para competir en media maratón o incluso hasta maratón.

Es curioso cómo unas zapatillas con una configuración aparentemente tan sencilla y con soluciones nada rebuscadas, sean tan equilibradas en lo relativo a amortiguación, ajuste, estabilidad, transición, flexibilidad y respuesta.

No será la zapatilla que más destaque en ninguno de estos aspectos, pero sin duda sobresale en todos ellos.

Una de las cosas que más aprecio de las Boston, tanto de esta versión como de la anterior, es que cuando estoy corriendo no me acuerdo de ellas ni para bien ni para mal y eso, cuando se hacen bastantes kilómetros, dice muchísimo a su favor.

En carrera se sienten livianas y en la báscula rondan los 230 gramos un 9’5 US, cifra extrañamente muy inferior a la que establece la marca en su web (244 gramos en la talla 9 US). En todo caso, lo cierto es que pesando ambos modelos en la misma báscula, el modelo  nuevo pesa unos 10 gramos menos que su versión anterior, siendo la misma talla.

Está dotada, gracias al Torsion System y a la EVA, de una agilidad y estabilidad notable. Aunque es manifiesta la reducción del ajuste, tanto en antepié como en el collar, mantiene todavía una capacidad de respuesta elevada.

Son aptas para entrar de antepié y mediopié, notándose la firmeza de la EVA. Pero, a su favor hay que añadir que, cuando se aflojan los ritmos y se entra más de retropié, el Boost proporciona un plus de amortiguación en la zona del talón que solo podemos ver en contadas mixtas.

La transición es suave, no precisándose una técnica exquisita para poder sacarles partido y quizás no sean las más aptas para recorridos muy cortos o muy revirados, pero para largos tramos de asfalto son difícilmente superables.

Es conveniente resaltar el magnífico agarre en asfalto que, debido al Continental, tienen tanto en seco como en mojado. Aunque son específicamente asfalteras, tampoco hacen ascos a moverse alegremente y con solvencia en tierra compacta o en buen estado.

En el upper no he detectado puntos flacos en lo que a fragilidad del material se refiere. Tampoco he percibido puntos calientes, la ventilación es excelente, notándose más en el antepié y en la parte media. En invierno incluso puede resultar excesiva.

El desgaste de la suela, pese a llevar ya cerca de unos 300 kilómetros con ellas, es relativamente reducido. Supongo que el Adiwear y el Continental tendrán mucho que ver en ello.

Cualquier corredor con una técnica medio decente va a superar con ellas los 600 km y no debe resultar extraño que algunos alcancen los 800 km.

Rodando alegremente, en torno a los 4’/km, las Adidas Adizero Boston Boost 6 se moverán  muy bien y si les pides más guerra y quieres acercarte a los 3’30”/km, van a responder más  que de sobra, puesto que tienen calidad para mantener ese ritmo y más.

Lo curioso es que, a ritmos menos exigentes, digamos que próximos a los 4’30”/km, siguen resultando relativamente cómodas y agradables, sobre todo si no pesas mucho.

Son unas zapatillas recomendables tanto para la realización de series como para rodajes tempo a velocidades próximas o por debajo de 4’/km. Opción más que óptima para correr un maratón en torno a las 3 horas o media maratón en aproximadamente 1h25’-1h30’ o, en ambos casos, en algunos minutos menos.

Conclusiones

Nos encontramos ante la evolución de una gran zapatilla. En las Adidas Adizero Boston Boost 5, creo que Adidas encontró el modelo con la simbiosis perfecta entre el Boost y la EVA, y eso que esta unión ha sido también empleada en otros importantes modelos de la marca (Glide, principalmente) sin alcanzar los mismos resultados.

Para corredores de pies tirando a estrechos, las Adidas Adizero Boston Boost 5 son unas zapatillas difícilmente mejorables. Sin embargo, la nueva versión, además de cubrir este perfil de corredor de pie estrecho, amplía el espectro de posibles usuarios, dando opción a corredores con pies de anchura algo más normal o a los que, siendo de pies estrechos, prefieren tener más holgura en el antepié cuando las distancias a recorrer se alargan.

Mientras que la Boston Boost 5 era muy próxima a la Adidas Adizero Adios Boost 2, tanto en aspecto como en comportamiento, las Boston Boost 6 dan un paso hacia las Supernova Glide, sobre todo en comportamiento, puesto que pierden algo del carácter relativamente racer y agresivo de su anterior versión.

Su ajuste, amortiguación, estabilidad, agarre, durabilidad y respuesta hacen de las Boston Boost 6 una excelente opción para corredores populares de nivel medio que busquen unas zapatillas complementarias para sus días de calidad y para competir, ya sea en 10k, media maratón o maratón.

Si en alguna de esas distancias vas a competir en ritmos aproximados a 4’/km y no tienes los pies anchos, podrán ser el complemento ideal a tus zapatillas habituales de entrenamiento (sobre todo, Glide). Su uso en cada una de las distancias debe ser acorde, además de a los ritmos, al peso del corredor.

Son eminentemente asfalteras, pero no se arrugan en caminos de tierra, sobre todo si estos están en buen estado, no echándose en falta la necesidad de una mayor estabilidad ni fallan en lo relativo al agarre.

Aunque no tanto como sus predecesoras, puesto que han perdido algo de “carácter”, las
Adidas Adizero Boston Boost 6 me tienen encantado, no en vano me temo que este año me acompañarán muchos kilómetros en rodajes alegres e incluso en más de una tirada larga.

Usuario tipo de la Adidas Adizero Boston 6 Aktiv Against Cancer:

  • Gran parte de los corredores, independientemente de su peso, las podrán usar para entrenamientos de calidad y para competir a ritmos entre 3’30”/km y 4’30”/km.
  • En función de su técnica, ritmos y preferencias, los más ligeros las podrán usar hasta maratón mientras que los pesados deberán limitar su uso a competiciones de 10k o distancias inferiores.
  • Los pesos medios, en torno a los 75 kg, las podrán usar hasta media maratón, pudiendo
    estirarlas hasta maratón si sus ritmos son alegres y su técnica aceptable.
  • Usuarios neutros y plantilleros de hasta 65 – 70 kg y con buena técnica las podrán usar como zapatillas para todo siempre que se muevan habitualmente a ritmos alegres,
    digamos que en torno a los de 4’30”/km o más rápido, por asfalto y caminos estables.

Adidas Adizero Boston 6

Adidas Adizero Boston 6
8.6

Chasis y estabilidad

9/10

    Amortiguación

    9/10

      Durabilidad

      9/10

        Upper

        9/10

          Suela

          9/10

            Lo mejor

            • Upper muy agradable y transpirable.
            • Suela: Buen agarre y durabilidad.
            • Mucha respuesta y mucha amortiguacíón, ambas cosas a la vez.
            • Horma más amplia que en modelos anteriores.

            A mejorar

            • Un poco bajas del collar.
            • La lengüeta se puede ladear un poco.

            9 Comentarios

            1. Gracias por el analisis !!
              Hace unos dias hice una consulta en foro sobre zapa para entrenos duros/series de 1000 a 6000 en ritmos 3:40 a 4:00 y competir en 10k en 40´y 21k en 01:30.
              Buscaba drop bajo, flexibilidad, livianas , pero ahora leyendo veo que estas también se ajustan a ese abanico de ritmos. Lo único que difiere de las sugeridas
              es el drop de esta Boston. Como la ves para lo expuesto? Es demasiado una Adios no? Hoy uso kinvara 5, use Go run 4, Zante v1 ( aun no me resulta comodo el upper)
              Perdón por tantas preguntas y gracias

            2. Hola que hay. Quiero preguntar varias cosas acerca de esta zapatilla.
              El tallaje, en la energy boost uso un 9 y1/2 UK. Para la Boston seria recomendable un 10 UK???
              Tengo las Boston 3 en un 9 y medio y quizas van justillas.
              Tampoco estoy muy seguro de usarlas para maraton, las suelo usar para series nada mas. En maraton suelo bajar de 3 horas pero temo que estas me hagan daño. No se que opinais de todo esto. Como dato ultimo peso alrededor de 75 kg y tengo pisada neutra. Que tal me irianestas Aktiv??? Gracias y un saludo

            3. Jorge,

              Las boston, pese a lo del drop, cubren esas necesidades mas que de sobra.

              Las adios podrian quedarse cortas,… sobre todo si no eres liviano de peso.

              Tampoco descartaria unas nb 1500.

            4. Chekman,

              En principio iria a media talla mas que energy,.. aunque estas son menos angostas que las boston 3.

              Para sub 3h van bien, no creo que te falte amortiguacion,… pero puedes probarlas en alguna media previa.

            Escribir respuesta

            Please enter your comment!
            Please enter your name here

            Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.