Hace un par de meses twitteaba que la Altra VIA Olympus era la zapatilla de 2022 que más ganas tenía de probar por este sencillo razonamiento: me encanta el tacto de Altra, el concepto ‘Balanced Cushioning’ con su drop 0 mm y el ‘Footshape’ o ergonomía del antepié de la marca y, especialmente, porque la Altra Olympus de trail es una de mis zapatillas favoritas para utilizar fuera del asfalto.

Así que cuando Altra anunció que iba a sacar a la venta la VIA Olympus, una versión de carretera con máxima amortiguación y con el Original Footshape en la caja de los dedos, me dije: «esta tiene que pasar por mis pies porque es todo lo que busco en una Altra».

Pero lo cierto es que todas las expectativas que me había creado eran, quizá, muy elevadas, de modo que la experiencia no ha sido lo que esperaba y no es porque la zapatilla sea mala o tenga defectos, simplemente parece que Altra y yo no estamos en sintonía en cuanto a cómo debería ser la VIA Olympus y, aunque ha sido una decepción personal, entiendo perfectamente lo que Altra ha querido hacer y es posible que, para sus fieles más adeptos, esta Altra VIA Olympus tenga más sentido y funcione mejor de lo que lo ha hecho para mí.

Chasis y mediasuela

Como buena Altra, tenemos una zapatilla de drop 0 y 35 mm de perfil en nuestras mediciones. Según Altra, la altura oficial son 33 mm, un dato que sorprende mucho porque por apariencia y por sensaciones una vez puesta, la zapatilla parece más alta y más maximalista de lo que los 33 mm de perfil puedan dar a entender.

Altra VIA Olympus

Altra quería entrar en el segmento de las maximalistas dominado por la HOKA ONE ONE Bondi 8 y la New Balance Fresh Foam X More v4 con esta Via Olympus y, además, quería una zapatilla que fuese estable, algo que, por ejemplo, la Bondi, que es la creadora de este segmento, no siempre ha logrado ser.

La Altra Via Olympus tiene una base con una amplitud generosa de 118 mm en antepié y 99 mm en talón. No es ninguna locura pero sí está claramente por encima de la media del mercado.

La mediasuela de la Altra VIA Olympus es avanzada en varios conceptos. Para empezar, el material que ocupa toda la mediasuela es EGO MAX, que ya nos gustó en la Altra Mont Blanc o en la Altra Paradigm 6, y que es realmente un paso hacia adelante respecto a la EVA, que era el material principal de la pasada generación de zapatillas.

El EGO MAX es un copolímero termoplástico del que desconocemos la composición concreta, pero en general estos materiales son cauchos o gomas infladas y mezcladas con materiales termoplásticos para darles resiliencia, durabilidad y resistencia a diferentes esfuerzos.

Quizá el punto más interesante que le hemos visto al chasis de la VIA Olympus es que cuenta con unas geometrías bastante subestimadas. La obsesión por lograr estabilidad en esta zapatilla roza la enfermedad mental y es que no les ha sido suficiente con una amplia base, con un EGO MAX bastante denso y firme o con un upper con algo de contundencia a la hora de dar soporte, sino que además han querido dotar a la mediasuela de un trabajo de geometrías específico para contener el pie del corredor totalmente.

Altra VIA Olympus

Para empezar, el pie va embutido dentro de la mediasuela, tanto que de las paredes externas de EGO MAX que se ven en el talón, casi la mitad son paredes laterales. Llegamos a ver hasta 60 mm de altura del EGO MAX, pero la altura real del pie al suelo es de 32 mm, por lo que tenemos 28 mm de topes laterales para contener el pie, casi como si de una zapatilla de estabilidad de otra marca se tratase.

Además, estos topes laterales son asimétricos, estando más retrasados (cerca del talón) en la zona interna que en la zona externa, donde se sitúan más cerca del mediopié y, para terminar, la elevación trasera del EGO MAX en el talón está escorada hacia el lado interno.

Por otro lado vemos como el EGO MAX se reparte como en dos capas y esa sensación la da el dibujo que le han aplicado a la mediasuela. Parece que la capa superior es más amable incluso al tacto, de hecho, las mediciones en esas zonas son de 54ºHC, mientras que en las zonas más robustas del talón es de 65ºHC, que es un dato muy elevado.

Altra VIA Olympus

En la parte baja de esas «dos capas» es donde la zapatilla gana volumen, se ensancha y cuenta con más surcos de distintos tiempos para darle un comportamiento u otro a la amortiguación. Vemos, por ejemplo, un corte en la zona de aterrizaje en el talón o unos pequeños cortes longitudinales bajo el primer metatarso para darle un poquito de recorrido a esa zona; son múltiples detalles que dejan claro que hay un esfuerzo grande en el diseño de esta zapatilla.

La zapatilla tiene un rocker más marcado del que parece, aunque corriendo lo cierto es que apenas se nota ya que la zona media es muy alargada.

En cuanto al peso, Altra ofrece un dato oficial en talla 9 US de 312 gramos que pensamos es erróneo ya que la VIA Olympus que hemos probado es talla 10 US y pesa 310 gramos, así que creemos que en talla estándar puede pesar alrededor de los 300 gramos.

Suela

La suela sigue la misma pauta que casi todas las Altra: un diseño replicando el pie humano con cinco grandes bloques que simulan los metatarsos, una zona media plana para responder a un aterrizaje eficiente y una zona protegida en el talón por si no tenemos aún la biomecánica muy avanzada y aterrizamos con esta parte.

Altra VIA Olympus

Lo cierto es que en general me ha gustado, especialmente la durabilidad. Tras probar la Altra Vanish Carbon y usar muchísimo Altra Rivera2 y Altra Escalante 3, sabemos que la durabilidad en asfalto no es el fuerte de Altra a día de hoy, pero esta VIA Olympus me está sorprendiendo gratamente y creo que la voy a poder estirar hasta los 800 km con mis 77 kg de peso (algo que, si me lo dicen hace dos días, no me habría creído).

Es cierto que en los primeros 150 km vamos a empezar a ver que la zona media, desprotegida y con 34,5º HA (54ºHC), va a ser la primera parte en mostrar un desgaste que podrá parecer acentuado ya que se va a pelar pronto.

Lo cierto es que esa parte, aún con desgaste, no va a afectar a las zonas clave de la suela, que son las que van protegidas con caucho y que van a evitar, llegado un punto, que el desgaste de la zona media tenga un deterioro rápido de manera continuada ya que, aunque al principio esa zona se pelará rápido, luego se va a equilibrar y vamos a ver una durabilidad general aceptable (buena si tenemos en cuenta que es una Altra).

El caucho de color negro se reparte por todo el perímetro y su presencia aumenta en talón y puntera. Tiene 65-69ºHA de dureza, que es una dureza elevada y lógicamente es el material encargado de cubrir las zonas de principal desgaste de la zapatilla.

El blown rubber naranja de la suela tiene 52ºHA de dureza y podemos decir que cubre la zona central dentro de ese perímetro que marca el caucho negro. Es, posiblemente, uno de los responsables de cómo percibimos la amortiguación en la zona central del antepié, algo que luego, en el apartado de amortiguación, relataré más extensamente.

En general la zapatilla, sin ser muy duradera, sí la colocaría dentro de la media del mercado, rondando los 750 km, que no se puede decir que sea malo y, como he dicho, siendo Altra es buena noticia.

Respecto a los terrenos, donde mejor funciona es claramente en asfalto seco: agarra bien y se comporta bien. En asfalto mojado no he tenido muchos problemas, especialmente cuando aterrizaba con mediopié la zapatilla ha funcionado bien (cuando me daba mayores sensaciones de inseguridad era al aterrizar con el talón).

En tierra, luces y sombras, es una bestia para correr por terrenos de parque, funciona y agarra muy bien, pero es cierto que, al acabar cada entrenamiento (incluso alguna vez en mitad del entrenamiento), siempre hay que quitar varias piedras pequeñas de la suela ya que se quedan atoradas en los múltiples surcos que hay.

Upper

Quizá la parte que más me ha gustado de la Altra VIA Olympus sea el upper, básicamente porque es el típico que uno se espera de la marca americana, porque es muy coherente con el concepto maximalista del modelo y es, de algún modo, el que esperas que tenga este tipo de zapatillas.

Tenemos un engineered mesh de doble capa, con la externa más abierta, especialmente sobre la caja de dedos y microperforada en los laterales. Es una capa donde los agujeros van de más a menos según nos acercamos al chasis para así evitar roturas en la zona de unión del chasis y, también, mejorar un poco la ventilación según subimos hacia la parte superior.

Es un upper que se nota bastante acolchado en general y la lengüeta ayuda mucho a esa percepción. La malla se mueve de manera natural y la horma tan amplia ayudan a que el pie se sienta a gusto.

El collar sigue siendo de estilo Altra pero lo cierto es que, como el pie va tan embutido en el chasis, las geometrías del collar importan menos de lo normal.

Altra VIA Olympus

Es un collar con algo de acolchado, formas muy lineales clásicas en la marca y con un recubrimiento interno agradable, propio de una zapatilla de un precio tan elevado como la Altra VIA Olympus.

Cuando hablamos de Altra siempre hay que hablar del sistema de cordones ya que, con un collar tan peculiar, los cordones pueden evitar un problema o no, en función de cómo se diseñen.

En este caso, la Via Olympus es de las Altra mejor diseñadas. No solo cuenta con un agujero superior auxiliar para dar más contención al tobillo si así se necesita, sino que en la zona media de los cordones cuenta con una especie de «placa» termosellada que añade dos agujeros paralelos a los agujeros centrales del sistema de cordones que posibilitan una lazada más amplia en caso de que un corredor necesite un mayor abrazo de los cordones.

No hay que olvidar que la horma de la Altra Via Olympus en la parte delantera es la más ancha de la marca y, claro, para sujetar el pie en la zona media, toda la ayuda se agradece y es un buen detalle que se ofrezca esta posibilidad.

En cuanto a los detalles del upper, tenemos los logos de la marca termosellados en los laterales del mediopié y está diseñado casi en dos piezas ya que se aprovecha la presencia de la placa de los cordones para cubrir la zona trasera de la zapatilla y la parte superior de los cordones con un textil totalmente cerrado al que le añaden refuerzos alrededor del collar que, además, son reflectantes. Y, para terminar, un contrafuerte rígido con un acabado en forma de «fuelle» muy curioso en la parte trasera.

Altra VIA Olympus

Más o menos esperaba un upper así, ni más ni menos, y me ha funcionado sin problemas. No tengo nada más que una pega que ponerle y es que, aunque la lengüeta me ha gustado, es acolchada y de buena longitud, a 170 € de PVP, esta zapatilla necesita una lengüeta unida al chasis.

Horma

Como he dicho, la horma es la más ancha que tiene Altra en su catálogo, la Original Footshape, y en general vais a percibir la VIA Olympus como un modelo de espacio delantero generoso, ideal para pies normales o anchos.

Altra ha logrado que, aún contando con el Original Footshape y, por tanto, teniendo una horma amplia en la parte delantera, la zapatilla sea muy equilibrada en el resto de zonas en cuanto a ajuste: un pie normal puede encontrarse a gusto y lograr una buena contención en mediopié y talón sin inconvenientes.

En general parece pensada para corredores de alto peso, no solo por su amortiguación, durabilidad o confort, sino que su horma es, probablemente, una de las más adecuadas para corredores (y gente que camine) con un pie voluminoso y necesidades de estabilidad altas.

La plantilla es de mucha calidad: Ortholite X40, con 40ºHC de dureza, 4 mm de perfil y 23 gramos de peso en talla 10 US.

Los plantilleros podrán usar la Altra VIA Olympus sin problemas, siempre que su plantilla se adapte a la horma peculiar de la zapatilla ya que la plantilla de serie, como es habitual en Altra, tiene forma ergonómica. Y, en una zapatilla con Original Footshape, esas formas son más marcadas respecto a una plantilla normal, así que probaría mi plantilla personalizada en la tienda a ver qué tal funciona con la altra VIA Olympus.

El footbed, donde reposa la plantilla, es un poco particular ya que es una espuma a través de las que se notan mucho las formas de la mediasuela. Se pueden percibir los cortes internos que separan los metatarsos además de las formas donde empieza el arco, etc. No es nada que nos vaya a suponer problemas sino que más bien fomentará el funcionamiento o percepción más directa del terreno (si es que con 35 mm de perfil eso llega a existir).

Amortiguación

La decepción que he tenido con la Altra VIA Olympus se debe a cómo se ha enfocado su amortiguación.

Mientras que Altra piensa que la estabilidad es la premisa fundamental, dotando a la VIA Olympus de una estabilidad excelente a base de crear un EGO MAX firme, mi punto de vista es que se han pasado mucho con la dureza del material.

Esta dureza se nota especialmente en el talón, lo que crea una especie de desequilibrio entre la experiencia que tenemos de la amortiguación delantera que, sin ser blanda, es agradable, con respecto a la amortiguación trasera, que es firme, sin vida (sin elasticidad) y con una geometría algo cuadrada y tosca.

Puede ser que Altra haya pensado que esta distribución crea una zapatilla estable e ideal para gente con muy buena técnica ya que ellos solo utilizaran principalmente la zona media y delantera, así que haciendo un talón firme se evitaría el sobreestiramiento del Aquiles.

Pero, aún intentando razonarlo de esa manera, hay soluciones mucho más lógicas y que harían a la zapatilla más polivalente para muchos usuarios antes de ponerle un talón tan firme.

Altra debería fijarse muy mucho en lo que New Balance ha hecho con la Fresh Foam More ya que, aun siendo de 4 mm de drop, tiene un concepto más exitoso a la hora de ofrecer comodidad. Altra podría haber hecho algo similar con la VIA Olympus y, sin irme a otra marca, podría haber aplicado una extrapolación de la Olympus de trail a la carretera, dándole un tacto más blando, que hubiese sido perfecto y, en consecuencia, estaríamos ante una de las zapatillas más apreciadas del año.

Pero, como digo, ese talón firme rompe mucho la dinámica de la zapatilla. Incluso con buena técnica, lo único que hace es añadir peso y, aunque el antepié compensa un poco en comodidad y ciertamente la he disfrutado corriendo con buena técnica, al final del día, es una zapatilla maximalista, de recuperación, y con un tacto tan brusco y firme en talón, conseguimos lo contrario.

Conclusión

A pesar del desengaño, el potencial de esta zapatilla es enorme. Lo tiene todo para ser una maravilla y casi un must en toda rotación, ocupando el puesto de zapatilla para rodajes tranquilos y recuperar. Y, además, con su drop 0 permite adaptarnos sin forzar a drops más bajos pero, como digo, la amortiguación trasera arruina gran parte de ese potencial (por no decir que casi todo).

Ahora mismo la veo como un modelo muy de nicho para corredores con buena técnica y peso elevado (más de 75 y, preferiblemente, 80 kg) que busquen algo neutro pero muy muy estable.

La gente que camine también puede encontrarle sentido a la zapatilla, pues es relativamente cómoda y el drop 0 mm les va a afectar mucho menos ya que, en movimiento, se hunde más en antepié, creando un drop dinámico mayor de 0 mm.

Una de mis grandes esperanzas de 2022 se torna en un modelo con muy alto potencial pero aún poca realidad. Aun así, tengo muchas ganas de ver cómo reacciona Altra en 2023 con esta zapatilla, porque creo que el error que evita que sea excelente es evidente y supongo que la cambiarán para hacerla más cómoda en el futuro.

Usuario tipo de la Altra VIA Olympus

  • Corredores neutros, supinadores o plantilleros de más de 75 kg con buena técnica y que busquen un modelo estable y protegido para entrenamientos lentos o regenerativos para todo tipo de terrenos.

Altra VIA Olympus

Altra VIA Olympus
8.66

Chasis y estabilidad

9/10

    Amortiguación

    7/10

      Ajuste y horma

      9/10

        Upper

        9/10

          Suela

          9/10

            Lo mejor

            • El concepto y las bases son muy buenas
            • Muy confortable
            • Estabilidad insuperable
            • Suela duradera para ser Altra

            A mejorar

            • La lengüeta debería ir unida al chasis
            • La firmeza de la amortiguación arruina lo buena que podría llegar a ser
            • Precio algo elevado

            6 Comentarios

            1. Hola, según algunos estudios, en las zapas bien amortiguadas la diferencia talón-metatarsos (drop) no cambia nada. En este trabajo se comparan drop 0, drop 6 drop 10, en una zapa bien amortiguada.,.. https://www.clinicalkey.es/service/content/pdf/watermarked/1-s2.0-S1440244017303286.pdf?locale=es_ES&searchIndex=
              el pdf está abierto online.
              Y es normal! a partir de una amortiguación determinada… el drop no juega papel adaptativo. Es más, ¿hasta dónde de grosor en media suela podría un drop 0 justificarse? Pensemos que vamos por grosor de 4mm si se pone drop 0 empieza a comprometerse la dorsiflexión y no ser efectiva. son plataformas!
              Más mitos que caen en esto del correr…
              Saludos
              XOTK

              • Esos estudios no tienen en cuenta multiples variables importantes, hacer un estudio de estos que fuese «aceptable» sería muy costoso y complejo ya que no puedes limitarte a valorar solo el drop de la zapatilla, hay zapatillas de drop 6 con chasis con poco rocker y otras con mucho rocker, hay drops 0 con poco repunte delantero y otras con drop 8 con mucho repunte delantero, las hay con arco marcado y sin arco marcado, con diferentes durezas de materiales….las variables son tantas que hacer un estudio de estos mínimamente aceptable es inverosimil y ya solo valorando las variables de las zapas, no de los corredores (diferentes entrenos, diferentes niveles de adaptacion….) como para sacar 1 conclusión general.

                la dorsiflexión se puede comprometer por muchas cosas, y el drop no es de las más importantes, más bien el rocker delantero combinado con la dureza de la amortiguación en esa zona y su contraste con la dureza trasera y la altura del arco….etc etc

            2. Bueno, entiendo lo que dices. Pero en ese sentido, no hay estudios para casi nada de lo que se cuenta sobre zapas. Solo las indicaciones que dan las casas comerciales, que con frecuencia son humo por falta de rigor. Y un poco fiarnos de vuestra experiencia, que si bien es extensa, no alcanza precisión científica. Hay bulos que se originan y permanecen a raíz de los datos que van dando las marcas de zapas para vender… es cierto que las desarrollan ingenieros, y posiblemente especialistas en biomecánica. Pero de ahí, a que cada cambio, todas las palabras esas que usas… rocker etc (inventadas por las marcas) suponga lo que dicen que supone… va la ciencia.
              En este caso, también te digo que hay que entender los estudios científicos, suelen acotar variables para extraer resultados fiables. No solo en zapas, en cáncer, en fisiología, en metabolismo. Pero bueno, imagino que es necesario no prestar atención a las cosas que con el tiempo tendréis que asumir (los datos científicos) y mantenerse en lo que dicen las marcas y mitos del correr.
              Salud

              PD: si el drop, como dices no es de los más importante, recomiendo dejar de remarcarlo en cada estudio /prueba de nuevo modelo. Las nuevas palabras rocker etc aparecen para eso… para mantener la novedad y exclusividad de las marcas sin posibilidad de estudios reales.
              Véase la fiabilidad de Nike cuando lanzó infinity y dijo que era antilesiones… validez del estudio 0, pero todos los probadores y reseñas que leí en diferentes webs (incluida esta) ponían de relieve esa afirmación. Sin base ninguna.

              • La base de la infinity es simple, es un chasis neutro q reduce el rango de movimiento de pronacion, si esa reducción en algunos casos es suficiente para mantener la pronacion en un rango tolerable por tu cuerpo, reduce las lesiones, vamos 2+2…y aquí se explicó así, es antilesiones? Claro, como muchas zapas de estabilidad q hacen lo mismo lo q pasa es q la Nike además es de chasis neutro y eso aumenta la cantidad de gente a la q le beneficiará.

                Que el drop no sea de lo más importante, no significa que haya q obviarlo, como muchas otras medidas se nombran.

                El rocker no es un invento, sino una tendencia geométrica a la hora de hacer los chasis, basado en un estudio de hace unos años que si no recuerdo mal se hizo a raíz de las zapas MBT

            Escribir respuesta

            Please enter your comment!
            Please enter your name here

            Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.

            Te informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados por Depormedia Network, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es para gestionar los comentarios.

            Legitimación: consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano SLU (proveedor de hosting de Depormedia Network, S.L.), dentro de la UE.

            Si marcas la casilla de "notificarme los nuevos comentarios por email", los datos se seguirán guardando en los servidores de OVH Hispano. En cada notificación habrá un enlace para darte de baja por si en cualquier momento quieres dejar de recibir estas notificaciones.

            Si marcas la casilla de "suscribirme al newsletter semanal de foroatletismo.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Depormedia Network, S.L.) fuera de la UE, en EEUU. Pero Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. También habrá en cada email que recibas un enlace para darte de baja.

            Además, podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en [email protected], así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.

            Y dicho esto, si te ha molestado, discúlpanos por el ladrillo que nos hacen poner.