Vamos a ver la Puma Faas 350 S, la última incorporación a la familia Faas de Puma, esas zapatillas con una apariencia mitad retro mitad moderna que, aunque ya lleva con nosotros casi dos años, todavía sigue causando cierto recelo en algunos que no terminan de creerse que son zapatillas para correr en serio como ya vimos al analizar, por ejemplo, las Faas 300 y las Faas 500.

Actualmente son nueve los miembros de la familia Faas que se clasifican en la escala en función de su cantidad de amortiguación, respuesta y demás, comenzando en las Faas 200 (las más cañeras) y terminando en las Faas 900.

Las Faas 350 S (la “S” es de Stability = Estabilidad) están más o menos en la mitad de la escala y serían las últimas de las “rápidas”, por lo que podríamos asimilarlas a unas zapatillas mixtas (la marca las denomina “Stability Racer” pero, bueno, prefiero dejarlas en el cajón de las mixtas). Aparte de esa estética un tanto particular, toda la familia comparte ciertas filosofías y tecnologías que ya introdujimos en las pruebas a fondo de las Faas 300 y las Faas 500 por lo que, si queréis verlas en detalle, os recomiendo que le echéis un vistazo a esas pruebas.

No obstante, por hacer un pequeño resumen, podríamos destacar que se construyen pensando en el “menos es más” y alrededor del concepto BioRide, que engloba tres tecnologías o componentes: Rocker (aterrizaje suave y una transición talón-punta que no requiere apenas esfuerzo), Flex ( “rodar reactivo” gracias a las ranuras de flexión en zonas clave para permitir un movimiento natural y favorecer una buena respuesta) y Groove (rodar estable gracias a una suela con multitud de pequeños tacos que hacen que como si tuviera multitud de ranuras que permiten que flexen en todas las direcciones que haga falta para adaptarse a las necesidades el corredor y del terreno).

Se ha perdido un poco el toque cachondote con el que nos presentaban estas cosas (antes salía, para cada una de estas cosas, un jamaicano haciendo chorradillas) pero se sigue manteniendo el toque original y diferente como vemos en la foto de la escala Faas, en las expresiones y textos de la web o en detalles como el de la “caja” en la que vienen las zapatillas. Entrecomillo lo de “caja” porque en realidad vienen en una “media caja” dentro de una bolsa que, por cierto, amén de la originalidad, viene genial para los viajes.

Bien, una vez hecha esta introducción, ¿qué os parece si nos ponemos al lío para analizarlas a fondo?

Mediasuela y Suela

Tremendamente simples y efectivas… ésas son las palabras que vinieron a la cabeza tras el primer uso y, a medida que las he ido utilizando, han ido quedando más asentadas para intentar resumir estas dos zonas.

La mediasuela está construida con una única pieza de un único tipo de EVA (Faas Foam) y con eso se las apañan para hacerlo todo: amortiguación, respuesta, soporte, etc. Al tacto de la mano se percibe un compuesto más bien blando pero al correr con ellas, como no tiene mucho recorrido y es bastante finita, más bien tiende a firme (algo que cuadra con dónde está ubicada dentro de la “escala Faas”).

No obstante, la verdad es que me cuesta decantarme claramente para clasificarla como blandita o firme porque tiene justo ese punto en el que, tras el impacto la notas relativamente agradable pero también cómo enseguida deja de ceder y pasa a devolverte la fuerza que estás imprimiéndole, algo que apreciarán mucho los que tengan una pisada eficiente y los que busquen algo con lo que rodar a ritmos alegres.

La mediasuela no sólo es sencilla por tener únicamente un compuesto sino también porque su diseño no parece especialmente complejo pero, ¿alguien dijo que lo sencillo no pudiera ser eficaz? Vemos que la altura de la parte interior es significativamente má gruesa que la del exterior, sobre todo en el talón, para darle un buen toque de soporte que, lejos de ser tosco o intrusivo como pasa en muchas zapatillas para pronadores, hace su trabajo de una forma muy progresiva y homogénea.

Además, en la parte exterior, vemos que en el tercio inferior hay una especie de hendidura que facilita aún más que ceda por esa parte de manera que, al final, lo que tenemos es una zapatilla que es capaz de dar servicio no sólo a pronadores sino también a neutros y, tanto a unos como a otros les ofrece una entrada y fase inicial del apoyo muy progresivas.

Tanto si entramos de talón como si entramos de mediopié, con el pie inclinado hacia fuera (supinado), vamos a poder ir apoyándolo poco a poco y, si en algún momento se nos va hacia dentro haciendo el gesto de la pronación, la zapatilla nos va a ofrecer cierto soporte que nos limitará ese movimiento, pero todo ello sin que haya caído la zapatilla a bloque o sin que notemos un muro duro que se podría convertir en molesto para los que no lo necesiten por tener una pisada neutra o muy levemente pronadora.

Es decir, digamos que la zapatilla ofrece el soporte para que lo utilicemos sólo si nos hace falta, pero sin entrometerse en ningún momento y esto es algo que se aprecia mucho también cuando el gesto de la pronación aparece únicamente por cansancio, no porque se tenga una pisada pronadora.

En la zona del mediopié no hay rastro de ninguna pieza de TPU así que, como os podéis imaginar, es muy flexible y no ofrece mucha resistencia a la torsión lateral pero como tiene mucha base y hay mucho contacto con el suelo hasta el punto de que en la zona más estrecha del arco mide casi siete centímetros (casi lo que miden de ancho algunos talones de voladoras), se notan muy estables, con lo que volvemos a encontrarnos con la misma filosofía anterior: la zapa nos ofrece estabilidad pero no nos restringe los movimientos que queramos hacer.

Si continuamos hacia delante, vemos que, sin llegar a marcar ranuras de flexión profundas, está todo taqueado en multitud de taquitos cuadrados colocados en grupos de dos filas dejando una zona de mayor separación entre cada pareja, lo que al final acaba dando lugar a las ranuras de flexión que denominan Flex Grooves y que es uno de los principios en los que se basa la serie Faas.

La flexibilidad de esta zapatilla es impresionante porque a esto que acabamos de mencionar hay que sumar que el upper tiene muy poca estructura (de esto hablaremos más adelante) así que se pueden llegar prácticamente a enrollar sin ningún tipo de esfuerzo. Pero ojo, que no es una flexión incontrolada, los de Puma han conseguido controlarlo muy bien para que vaya flexando progresivamente y que sólo ceda con mayor facilidad en la parte delantera.

Otro de los detalles que pueden pasar desapercibidos es que no sólo tiene las ranuras de flexión en la parte inferior sino que también observamos ciertos cortes en la parte superior de la mediasuela (la que queda en contacto con el upper), puntos en los que cede con mayor facilidad al flexarla.

Si a todo esto le sumamos que son muy bajitas, que tienen un drop de tan sólo seis milímetros y que no llegan a los 250 gramos pues, como os podéis imaginar, estamos ante unas zapatillas que invitan a darles candela (también dan para ir a ritmos todo lo tranquilos que queramos pero la primera sensación es la de pisarle el acelerador a todo lo que podamos).

En cuanto a la suela, todo lo que vemos en rojo es la EVA expuesta y las piezas negras que vemos son de dos compuestos de caucho más resistentes: en el talón, EverTrack, que se centra sobre todo en ofrecer una mayor resistencia a la abrasión y en la parte delantera, EverRide, más centrado en dar un buen agarre.

Podría parecer que tiene poca protección y que nos vamos a ventilar la suela en un periquete pero según la vas usando, a poco eficiente que seas corriendo, te das cuenta de que esas piezas están ubicadas perfectamente: en el talón, cubriendo la zona central y el exterior (las dos zonas en las que impactamos la mayoría casi siempre) y, en la parte delantera, en todo el centro y en la zona del primer metatarso (las dos zonas desde las que impulsamos, tanto cuando vamos tranquilos como cuando vamos ligeros).

Quizá se le podría haber añadido alguna zona más en la parte exterior al final de la zona central y cerca del quinto metatarso (como han hecho en las Saucony Kinvara 3) pero, bueno, tampoco es crítico. Los tacos son de un grosor considerable así que le auguro un gran aguante de kilómetros.

En cuanto al agarre, en asfalto, acera y similares es tremendo pero si las sacas a otras superficies como la tierra compacta o está el firme mojado, flojean salvo que hablemos de meternos en un arenal (tipo playa) donde ya no entra en juego el agarre sino el hecho de que flexen bien y entonces vemos que se desenvuelven mejor que muchas otras de entrenamiento.

A este buen agarre contribuye no sólo las propiedades de estos compuestos, sino también el propio diseño de la suela, con mucha base (de hecho, mirando desde arriba, vemos que “rebosa” un poco por los laterales), con mucho contacto con el suelo (aunque veamos tantos tacos, al final hay mucha superficie de contacto) y la gran flexibilidad de la zapatilla).

En definitiva y como puse al empezar este apartado, la mediasuela y la suela son sencillas pero cumplen su cometido con creces y son, posiblemente, la mejor parte de la zapatilla, algo que también pasaba en otras de la serie como en las Faas 500.

Upper y Horma

En general, en las Faas se juega en el upper con apariencia de tintes retro y éstas no son una excepción y, a primera vista, podría incluso hacer pensar que son unas zapatillas de paseo en vez de unas de correr. Algo que, reconozcámoslo, tiene su encanto cuando alguien que no sabe de qué va la vaina te ve ponerte a correr con ellas y piensa que eres un globerete de tres al cuarto… hasta que revienta como una chicharra porque no puede seguir el ritmo de “ese que tenía pinta de panoli y que iba a correr con unas bambas” ;-D

El upper está basado en una doble rejilla: la exterior tiene una doble estructura de rombos, con unos chiquininos que, de nueve en nueve, quedan agrupados en rombos mayores y, la interior, con una tela muy suave y sin costuras, con un pequeño acolchado entre ambas capas. La capa exterior es de una sola pieza, es suave al tacto, se amolda al pie perfectamente y ya que puede moldearse a su contorno es resistente tanto de cara a aguantar posibles rozaduras como para que no ceda demasiado ante las presiones a la que podamos someterla.

Esto último es importante porque salvo la propia rejilla y la tira de ante gris que recorre los laterales, no hay más tiras o refuerzos así que la mayor responsabilidad de cara a darle la estructura al upper recae sobre la tela de las rejillas. La tira gris hace la función de los refuerzos que se suelen encontrar en las zapatillas: sale desde los dos primeros ojales del exterior tanto hacia delante como hacia atrás, haciendo una de esas estructuras triangulares típicas que ayudan al ajuste; recorre la puntera dejando libre el exterior pero reforzándose en el interior y sobre el dedo gordo; en el interior sale desde los ojales tercero y cuarto para dar un mejor ajuste en el empeine y en ambos lados lanza una tira hacia atrás.

El tacto de esta tira es muy retro pero funciona bien, flexa muy bien, es ligerilla… así que cumple con su cometido.

No existe ojetera sino que los ojales están hechos directamente sobre la tela y están rematados con una puntada circular para hacer el propio ojal (salvo en los que caen sobre la tira de ante) y no son lineales sino que van curvándose ligeramente, quedando más en el centro los de mitad del empeine.

El cordón (enorme y ligeramente elástico) es una de las partes más pobres porque, aunque cumplen su cometido, son un tanto normaluchos y eso quizá le hace perder algún punto de cara a quien las está viendo (lo que son es malísimos si se saca la zapa off road porque se quedan enganchadas las típicas bolas de pinchos con una facilidad pasmosa).

La lengüeta es del mismo estilo que el resto del upper solo que un poco más mullida y con una capa interior algo más resistente y de tamaño es enorme, tanto de alto como de ancho.

En cuanto al collar, está ligeramente acolchado, recubierto por el interior con el mismo interior que tiene la lengüeta y no es demasiado alta, ni en tobillo ni en aquiles. Aunque no se ve una forma de “U” muy marcada, envuelve muy bien el tobillo y en la zona del aquiles es muy ancha así que no debería dar problemas por rozaduras ni por excesiva presión en el tendón.

En la zona del talón puede llamar la atención el contrafuerte, que realmente no existe y en su lugar hay una pieza sintética plateada que hace una especie de esqueleto que ayuda a darle un poco de forma y estructura a la zona pero que no llega a ser rígida en ninguna de sus dimensiones.

Para los que gusten de un ajuste marcado, pueden notar esta zona un poco más libre de lo deseado pero la verdad es que ajustan muy bien y no se nota ningún exceso de libertad, incluso con tobillos no excesivamente gruesos. Sólo se me ocurre que puedan dar algún quebradero de cabeza a los que tengan plantillas muy gruesas por la cosa de que les levante demasiado el pie.

El upper es bastante fresco (menos de lo que esperaba) y creo que sólo le puedo poner alguna pega en cuanto a la plantilla que, aun siendo de Ortholite, la noto más calurosa de la cuenta (no sé si es por la plantilla o por la zona en la que asienta pero la he probado con varios calcetines y siempre acabo notando que se recalienta la planta del pie un poco más de lo deseable).

En definitiva, un upper diferente a lo habitual o que al menos choca cuando lo miras por ese toque medio moderno medio vintage, con muy poca estructura aparente pero que abraza muy bien al pie.

En cuanto a la horma, son más bien anchas y bastante planas así que permiten meterle plantillas sin problemas (salvo lo comentado antes de que es mejor probarlas por si nos sacan demasiado el pie hacia arriba). No obstante, donde sí son algo particulares es en la zona de los dedos porque, aunque son bastante anchas, son muy bajitas y el primer ojal queda muy retrasado así que la gente con pies muy voluminosos o que empiezan a levantar muy rápido, a lo mejor no se encuentran del todo cómodos.

Dinámica

Cuando toca evaluar la dinámica, no sé si es mejor que la zapatilla sea muy específica y que sirva para poquitas cosas o todo lo contrario, que sea muy versátil y dé para muchos usos diferentes.

Lo digo porque, en el primer caso, simplemente hay que analizar si cumple lo que promete o no y, como mucho, buscar un uso alternativo en el caso de que no lo cumpla para el típico “…pues no va muy bien para tal uso, pero para tal otro sí…” mientras que, en el segundo caso, hay que llevar mucho cuidado para intentar describir sus posibles usos y cómo se comporta, cuáles son los principales y cuáles los secundarios, etc.

Comento esto a modo de introducción porque las Faas 350 S son unas de esas zapatillas que me cuesta clasificar o que directamente meto en el cajón de las de competi-entrenamientos, que es como decir que valen (casi) para todo dependiendo de quién las calce.

Está claro que son unas zapatillas que dan para ir muy rápido y que tienen mucha respuesta (se puede rodar con ellas a 3’30’’/km sin que se amilanen por más kilómetros que vayan cayéndole encima) pero el caso es que si eres de los que pisan de mediopié o antepié y con una pisada mínimamente eficiente, te permiten meterles tiradas largas sin que te machaquen vilmente con lo que, al final, lo que tienes es una especie de navaja suiza que te vale un poco para todo.

Obviamente, esto hay que puntualizarlo porque si el resto de características de la zapatilla no se amoldan a lo que necesitas o a lo que te va bien, no sirve nada de esto ya que, por ejemplo, son muy flexibles y no tienen pieza rígida en el mediopié, algo que a unos les encantará pero, a los que prefieran unas con placas rígidas, no les gustará.

La transición de la pisada es muy fluida, sin ningún tipo de ayuda que nos empuje el pie hacia delante (piezas de TPU en mediopié, punteras levantadas, grandes diferencias talón-punta, etc.) pero tampoco tenemos ni un solo “impedimento” que haya que “vencer” para hacerlas funcionar o para que nos ofrezcan ese comportamiento que dan algunas cuando nos lanzan el pie (flexan muy bien, finitas, etc.). Esto tiene el inconveniente de que nos puede falta ese punch extra, pero tienela ventaja de que, si vamos cascadotes, la zapatilla no se vuelve tan exigente como otras.

Aguanta muy bien el paso de los kilómetros y se nota un tacto homogéneo desde el primero al último kilómetro de la tirada que estemos haciendo. Es tremendamente flexible (tanto en la flexión como en la torsión), la flexión se acentúa mucho en la parte delantera, es muy planita, tanto por lo cerca que vas del suelo como por el poco drop que tiene (seis milímetros), tiene un upper poco estructurado, son muy ligeritas, …

Es decir, los ingredientes básicos para los que gustan de zapatillas sin apenas parafernalia, competir con voladoras tipo bailarina, etc., ya que la única característica de ésas que no cumplen es la de ser más bien estrechitas en la suela. Sin embargo, este tema de la anchura de la suela no le resta ni un ápice de dinamismo y se defienden bien incluso cuando uno se pone a hacer giros bruscos porque sujetan bastante bien el pie, agarran muy bien y se deforman y retuercen según le exijamos.

Posiblemente gusten más a los que corran de mediopié o antepié aunque tampoco se van a convertir en un suplicio para los que tiendan a talonear ya que tienen empaque y amortiguación suficiente en esa zona para aguantar unos buenos golpetazos. En este segundo caso (taloneadores), quizá la clave estará en cómo hagan ellos la transición de la pisada por sí mismos ya que, al no tener mucho drop ni tampoco una pieza de TPU o similares en el mediopié, la zapatilla no les va a lanzar por sí sola el pie hacia delante con lo que, si no tienen una buena dinámica, lo mismo echan en falta esa pequeña ayuda que dan algunas zapatillas. Por supuesto, si aun entrando de talón son de las que hacen la transición rápida, les funcionarán perfectamente.

En cuanto al control o soporte contra la pronación que ofrece, destacar que no es nada intrusivo ni por el posible impedimento o muro que pudiera representar la parte interior sobredimensionada en la mediasuela ni por restricciones que nos pudiera producir el upper.

Como estamos viendo, la zapatilla nos deja muchísima libertad, flexa mucho, no tiene un upper muy estructurado, es muy ágil… pero, todo eso, no es óbice para que luego se pueda comportar como una zapatilla bastante estable y que encima ofrezca cierto toque de soporte para que no pronemos más de la cuenta. La clave está en el diseño de la mediasuela porque, aunque esté sobredimensionada en la parte interior, no es de un material más denso como suele ser habitual, sino que es de la misma EVA que tiene el resto de la mediasuela y que, como hemos comentado anteriormente, tiene un tacto intermedio entre blando y firme, con una primera recepción en la que cede sin demasiada dificultad pero que luego no presenta demasiado recorrido.

El resultado que acaba dando es que esa parte recibe el posible impacto o presión que hacemos al hacer el gesto de pronar, pero no se opone de manera brusca sino que va decelerando poco a poco nuestro movimiento de pronación con lo que, al final, lo que se consigue es que prácticamente, ni se note y, es más, que incluso los neutros puedan llegar a usarlas sin problemas.

Por supuesto, este trabajo no es sólo cosa de esa cantidad “extra” de EVA sino que también influye el diseño que tiene, cómo rebosa por los laterales, la curvatura que hace, cómo flexa… y no podemos olvidar el punto de estabilidad que da el tener tanto contacto con el suelo y todo el arco tapado del mediopié.

Cuando hablamos de mixtas, no es de recibo esperar grandes dosis de corrección o soporte ya que iría un poco contra la idiosincrasia de la propia zapatilla ya que, por ejemplo, penalizaría el peso, le restaría libertad de movimiento, etc., por lo que creo que el punto de soporte que dan las Faas 350 S es muy interesante ya que es suficiente para llegar a cubrir un especto muy amplio de perfiles y, lo principal, no es nada intrusivo por lo que sirve tanto para el que es pronador per sé como para el que es neutro y acaba tendiendo a pronar por mero cansancio, todo ello manteniendo unas cotas de ligereza y dinamismo bastante altas.

Lo que sí habría que tener en cuenta es que, por lo comentado respecto a la suela, se desenvuelven mucho mejor en terrenos asfalteros (o asimilables) ya que el agarre flojea si las metemos en zonas de tierra.

Usuario Tipo

Más que describir al usuario tipo, voy a tratar de hacer un párrafo que resuma cómo creo que son estas Puma Faas 350 S y así, cada uno puede ver si se amoldan o no a sus necesidades.

Son unas zapatillas que podríamos meter dentro del cajón de las mixtas, muy ligeritas (244 gramos), planitas, con poco drop (seis milímetros), muy flexibles, ofrecen un ligero soporte (para neutros y ligeros pronadores), tacto de amortiguación intermedio (recepción tirando a blandita pero con poco recorrido), tienen muy buena respuesta (ruedan holgadamente por debajo de los 4’/km) pero también permiten hacer largas tiradas. Se va más a gusto con ellas corriendo de mediopié, agarran perfectamente en asfalto y flojean un poco en tierra, tienen una horma relativamente amplia (salvo por lo bajitas que son en la zona del antepié), el upper es muy poco estructurado pero con buen ajuste y es muy agradable al tacto (permiten ir sin calcetines), tienen un toque retro que las hace molonas y que llama bastante la atención.

Dicho esto, aunque cada uno debe decidir si le van bien o no, creo que el usuario tipo es el que busque una zapatilla ligerita, muy flexible y con buena respuesta, que le permita tanto ir a ritmos alegres como para meter ciertos kilómetros a ritmos más modestos y que vaya a utilizarlas principalmente en asfalto. Es decir, son las típicas zapatillas que van de muerte para los entrenamientos de fartleks, cambios de ritmo y similares porque nos permiten apretarnos las tuercas pero también hacer cómodos las partes suaves, calentamiento y vuelta a la calma.

Si encima uno es ligerito (pongamos que sub 60 kg) y tiene una pisada medianamente eficiente, podrían incluso ser unas “zapatillas para todo” mientras que si hablamos de subir el peso, empezarían a cobrar mayor relevancia como zapatillas mixtas o de competición.

Por último, muy interesantes como zapatillas “de transición”, bien para el que quiera usarlas como un paso intermedio en su transición al minimalismo, bien para el que quieran quedarse con ese tipo de zapatillas que tan buen resultado dan a muchos.

Y bueno, a modo de añadido y haciendo una especie de homenaje a uno de los usuarios tipo que puse para las Faas 300, creo que éstas también pueden ir muy bien para los “corredores urbanitas” que quieran una zapatilla versátil que les sirva igualmente como zapatilla de running para ciertos usos y además como zapatilla con la que ir a la zona donde vayan a correr (gimnasio, pista, etc.) con algo que no aparente ser una “deportiva”.

Peso de la zapatilla: 244 g.

17 Comentarios

  1. Después de casi dos años desde que se empezaron a ver los primeros modelos de las Faas, todavía sigue notándose cierto recelo en algunos que no terminan de creerse que dentro de esta familia hay zapas de las de “correr en serio”, ya no sólo por el ritmo, sino en cuanto al tipo de tiradas, volúmenes, etc.

    Tengo claro en qué “saco” las meto y lo que pienso de ellas… espero conseguir transmitirlo con pruebas a fondo como ésta y, si no, lo de siempre, no dudéis en preguntar cualquier cosa que os surja.

    Enjoy!!!

  2. Excelente. Más claro no has podido decirlo. Yo soy usuario de las FAAS 500, peso alrededor de 80, neutro y las utilizo para competir sobre los 10K y entrenos de calidad. No las he probado en tiradas largas, no me atrevo mucho por mi peso, pero estoy encantadas con ellas, todo lo que has descrito son las mismas sensaciones que tengo con las 500.

    En cuanto a los cordones si que es cierto que son muy largos y encima elásticos, pero por el diseño que tienen, lo cómodas que son y la respuesta que dan cuando te piden ritmo, merecen la pena.

  3. Gracias por el comentario franjimenez!!!

    La verdad es que, en general, otra de las características que comparten las zapas de la familia Faas es que son de competi-entrenamientos ya que dan tanto para lo uno como para lo otro (obviamente, dentro de unos límites).

    Estas 350 S son un punto más (sin pasarse) que las 500 de cara a la respuesta, firmeza, etc. así que si te han gustado tanto las 500, no dejes de echarles un vistazo porque a lo mejor te gustan.

  4. HOLA MORATH, me encantan estas zapatillas especialmente en azul, ya tengo para jubilar las fantasticas KSWISS kwicky crees que las PUMA serian unas buenas sustitutas. UN SALUDO

  5. Hola PAU17

    Como he puesto en la prueba, me han recordado bastante a las Kwicky Blade-Light por el perfil de uso, flexibilidad, … así que, si te gustaron las de K-Swiss, prueba estas Puma porque te pueden encajar.

  6. Yo tengo las 300 y no les doy mucho uso, fundamentalmente porque son muy estrechas y el pie se me desborda un poco lateralmente. Por lo demás me gusta la flexibilidad, el drop bajo, la transpirabilidad…incluso el tacto no está mal (para gustos). De todos modos no son para pies anchos, aunque quizás estas 350 sean algo más hogadas de horma, no sé.

  7. pufendorf, las Faas 300 calcan la filosofía de las voladoras tipo bailarina… y casi se pasaron un poquito haciendo tan chiquinina la horma porque, efectivamente, es fácil que rebose el pie y si las pillas muy holgadas, pues ya pierden la “gracia” así que es complicadillo dar con el toque justo.

    En éstas Faas 350 S, cambia completamente y, sin ser holgadas, no agobian nada de nada (salvo lo que comento de que tienen un “morro” muy afilado y largo).
    Es más, se nota bastante amplitud a lo ancho en la zona de los dedos.

    Me han gustado mucho por lo que comento de que dan para correr muy “free”, como te dé la gana, ligerito y pisando bien pero a la vez tienen buena chicha.

  8. HOLA MORATH, acabo de adquirir las Faas 350, tengo las MANA 7 desde verano, me gustaria que me recomendaras el uso para cada una y que me dijeras las diferencias básicas entre ellas. UN SALUDO

  9. PAU17, las Faas 350 S, aunque alegres y ligeritas, son más algo intermedio entre mixtas y de enterenamiento mientras que las Maná 7 son unas voladoras relativamente cañeras así que la asignación es sencilla: lo corto y cañero con Maná 7… lo que sea alegre y un poco más largo con las Faas 350 S.

  10. hola, quería comprar unas Faas 350 online pero no las hay en ninguna tienda física por lo que no las puedo probar… cuánto tallan más o menos? me he probado las nike free run +3 y una 42 me sirve aunque me aprieta a lo ancho, una 42.5 me iba mejor, en la Faas sería la misma?. Decir que al probar la nike me he quedado enamorado del tacto con el suelo, supongo que la Faas será más o menos lo mismo no? Un saludo

  11. kristiankily, tallan normal pero como son bajitas de la zona de los dedos, si andas dudando entre dos tallas, mejor la de medio número de más así que miraría la misma talla USA a la que corresponda ese 42,5 de las que tienes ahora (creo que es un 9 USA).

    En cuanto al tacto, no he machacado las Free Run +3 así que no te sabría decir con exactitud :-S
    Es posible que sean un pelín más firmes (entre otras cosas por el soporte que ofrecen) y, aunque son muy flexibles, quizá algo menos que las Free Run porque ésas flexan para todos los lados casi sólo con mirarlas ;-D

  12. y otra duda, en la página de puma pone que la Faas 350 tiene un drop de 6mm pero sin embargo después dice que la altura del talón es de 25 y la del antepie 12mm. Que es lo que está mal? el drop o alguna de las alturas?
    Volviendo al tema de la nike free run +3,en estático, son más o menos del mismo perfil? de drop y altura digo

  13. Efectivamente, hay información incoherente / inconsistente respecto al drop y, dependiendo de dónde la haya cogido quien escribe, ponen 6mm o 12mm de drop.
    No tengo posibilidad de medirlo con la precisión suficiente como para mojarme en la medida exacta de talón y puntera así que me inclino por las sensaciones que me transmiten que son, sin duda, más bien de 6mm de drop que de 12mm.
    ¿Sobre cuántos mm de talón y de puntera se montan esos 6mm? Ni idea, pero, por decir algo, me parece que podría moverse en cifras de un alrededor del 20mm-15mm para talón-puntera respectivamente (es decir, un antepié con una altura que podría rondar los 15mm).

    ¿Por qué estás tan obsesionado con lo del drop respecto a las Free Run 3?
    Aunque dos zapas tengan el mismo drop, no es lo mismo si no tienen la misma altura y, aun coincidiendo las mismas medidas, depende mucho del resto de factores: flexibilidad, tipo de amortiguación, etc.
    En cualquier caso, teóricamente, las Free Run 3, tienen 23mm-15mm así que son poco más o menos en ese aspecto del drop (esos dos milímetros apenas se notan).

  14. Buenas noches.
    Os cuento. Preparo el maratón de Sevilla, para el que faltan 20 días. Mido 1’83, peso 80-81 kg. Estoy entrenando duro para intentar hacer 3 horas y hoy he recibido mis Puma Faas 350.
    Para entrenar suelo hacerlo con otras más amortiguadas (y pesadas): Vomero 6, Wave Rider 14 o NB 1080, pero para series y para competir utilizo las Adizero Boston 3. Con ellas hice 3:05 en mi anterior maratón. Fui cómodo con ellas, cierto es, pero las Faas 350 son más ligeras (para mi talla los pesos son 299 g las Adidas y 267 las Puma) y, claro, es una diferencia notable.
    Obviamente me muevo en ritmos de 4:10 a 3:40 en series de 1000, de 8:15 a 7:40 en series de 2000 y así sucesivamente. ¿Creéis que me irán bien las Puma para Sevilla? Es por empezar ya a usarlas en los tres/cuatro entrenos de series que me quedan hasta el día 24 o no hacerlo y volver a competir con las Boston 3.
    Muchas gracias

  15. Jupiter

    Sin haberles hecho tiradas largas a las Faas 350 S, no sé si me arriesgaría a usarlas el día de la maratón y, con las fechas en las que estamos, no se si me arriesgaría a hacerles una tirada larga.

    Es decir, mi opción sería correrla con las Adizero Boston 3

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.