Las New Balance Fresh Foam Hierro v3 se han reinventado a sí mismas, algo que también hicieron las New Balance Fresh Foam Hierro v2 respecto a sus predecesoras con lo que, aunque estemos hablando de tres versiones de un mismo modelo de zapatillas, han cambiado tanto entre ellas en cada salto de versión, que bien podrían haber sido modelos diferentes.

New Balance arriesgó mucho con las New Balance Fresh Foam Hierro v2, no sólo en su diseño, sino también porque fueron las encargadas de suceder a las New Balance Fresh Foam Hierro (a las que se les acusaba de ser poco menos que “unas New Balance Fresh Foam Boracay con suela de trail running facilón”) y de sustituir a las idolatradas por aquel entonces New Balance Leadville v3.

La apuesta les salió bien y, aunque en los inicios tuvieron una acogida un tanto tímida, con el paso del tiempo se ha ido ganando al personal a base de demostrar que todo lo que prometían era cierto y que eran unas zapatillas muy polivalentes y válidas prácticamente para cualquier situación en la que necesitáramos meternos.

Pues bien, New Balance ha vuelto a arriesgar y no se ha limitado a introducir pequeñas mejoras en las New Balance Fresh Foam Hierro v3 para afianzar lo obtenido y dejar los cambios grandes para la siguiente versión (que es lo que habríamos esperado la mayoría). sino que, además de evolucionarlas significativamente, las han desarrollado con un upper innovador de esos que se aman o se odian pero que no deja indiferente a nadie. El upper tipo botín con collar y caña estilo calcetín o el HypoSkin tienen gran parte de la culpa.

New Balance Fresh Foam Hierro v3

A continuación vamos a darles un repaso general pero, a pesar de tantos cambios, lo que no han modificado ha sido su filosofía, pues las New Balance Fresh Foam Hierro v3 siguen siendo unas zapatillas de trail running tremendamente versátiles y polivalentes, neutras pero tan estables como para dar servicio a muchos corredores pronadores. Tan válidas para corredores ligeros como para los de pesos medios o altos, rodadoras confortables e incansables pero para nada trotonas o lentorras y con un agarre excelente en casi todas las superficies, incluso en mojado. Es decir, una de esas “zapatillas para todos los públicos“.

Las New Balance Fresh Foam Hierro v3 al detalle

Empezamos fuerte con un cambio radical en la mediasuela, no porque hayan modificado el diseño del Fresh Foam, que también, sino porque han aumentado la altura del talón 4 milímetros manteniendo el antepié, con lo que han pasado a un drop de 8 milímetros montado sobre unas alturas de 30 milímetros en talón y 22 milímetros en antepié.

Si sus predecesoras ya os parecían confortables, imaginaos cómo pueden sentirse ahora las New Balance Fresh Foam hierro v3. Además, ahora tienen mayor protección y una mejor recepción para quienes corren impactando en primera instancia con el talón y para cuando picamos de espuela en las bajadas.

Lo bueno es que los que corran de mediopié o antepié no se van a ver importunados porque, como pasa en las New Balance 1080 v8, ese drop en estático de 8 milímetros, en dinámico parece menor. De hecho, apostaría a que ese aumento del drop es para compensar, en parte, el recorrido que permite el Fresh Foam en la zona trasera, mucho mayor que el que vemos en otros modelos de la familia como por ejemplo las New Balance Fresh Foam Gobi v2.

New Balance Fresh Foam Hierro v3

Las figuras geométricas se han diseñado de una forma más elaborada, aprovechando todo lo que van avanzando en el sistema Data to Design. En la cara exterior, para primar la amortiguación, sobre todo en los canteos o cuando entramos apoyando de canto, con el pie supinado, todos los hexágonos han pasado a ser cóncavos, mientras que los de la cara interior son ahora convexos todos.

Merece la pena dedicarle un poquito de tiempo a observarlos para apreciar cómo han ido variando el tamaño, forma y orientación en función de si se desea más amortiguación, soporte o respuesta.

A pesar de ser tan amortiguadas, la sensación que transmiten es de mucha estabilidad y esto es debido a la gran base de apoyo que tienen y a detalles como el acunamiento que le hacen al pie, que se ve claramente en la zona media del talón con unos bordes que suben mucho y que hacen que parezcan aún más altas de lo que son.

En la suela de las New Balance Fresh Foam Hierro v3 han ido a lo seguro con el compuesto y han vuelto a confiar en los italianos de Vibram solo que, en lugar de utilizar el mismo polímero para toda la suela, podemos ver tanto Vibram “clásico” como Vibram Megagrip para poder tener lo mejor que puede ofrecer cada uno de estos compuestos respecto al agarre, durabilidad, ligereza, etc.

New Balance Fresh Foam Hierro v3

Aunque haya dos compuestos, la suela es una única pieza con lo que no hay posibilidad de que se arranquen los tacos. Cubre toda la superficie de apoyo y, aunque no son unas zapatillas especialmente flexibles, la suela es capaz de adaptarse a prácticamente cualquier irregularidad del terreno, así que siempre vamos a tener un agarre seguro, tanto para retener como para traccionar.

Obviamente, en los apoyos bruscos, el recorrido de la amortiguación se va a notar, a veces en forma de ligero flaneo pero no se puede tener todo y si se quiere amortiguación y confort hay que dejar que la amortiguación tenga algo de recorrido.

El diseño de las figuras geométricas también ha cambiado y, aunque pueda parecer una suela poco técnica, os animo a que intentéis buscarle el límite, os aseguro que os va a costar. Ojo, no cuenta el meterse en barro chocolatero porque, para agarrar ahí hacen falta unos tacos muchísimo más prominentes que, si se los pusierais, les restaría toda la polivalencia que tienen las New Balance Fresh Foam Hierro v3 en superficies lisas e incluso en asfalto donde, por cierto, se desenvuelven tan bien como unas zapatillas de entrenamiento asfalteras.

Destacar el detalle de cómo sube ligeramente la suela por el inicio del borde de la mediasuela, lo que ayuda a protegerla y también a tener un mejor agarre en los canteos comprometidos.

Pero amigos, lo que más llama la atención es, sin duda, el upper, zona que puede hacer que nuestra relación con las New Balance Fresh Foam Hierro v3 sea un éxito o un fracaso.

Es un upper tipo botín, pero no porque hayan unido la lengüeta en sus laterales, sino porque realmente son como un calcetín que envuelve al pie con un tejido suave y elástico que sube ligeramente en el collar y la caña para cerrarse encima del tobillo como si fuera un calcetín.

Al principio puede parecer un poco extraña la sensación pero rápidamente te acostumbras. Eso sí, olvídate de la entrada de arena o piedrecillas porque por ahí no pasan como sí lo hacen por el resto de zapatillas.

New Balance Fresh Foam Hierro v3

El otro punto clave del upper es el HypoSkin que vemos como capa exterior, un material termoplástico muy elástico y adaptable que, con la ayuda de esa especie de tirantes que vemos que llegan hasta los ojales, crea una estructura con un ajuste bastante bueno. No es tan férreo como el de unas tanquetas o como el de las New Balance 910 v4 pero es más que suficiente, incluso para terrenos de dificultad media – alta.

También se han mejorado las protecciones, algo que salta a la vista en la puntera, que prolonga el Toe Protect hasta la zona de los metas con lo que, al igual que la suela, vemos claramente la idea de New Balance de hacer estas New Balance Fresh Foam Hierro v3 un poco más técnicas.

No obstante, tranquilos, porque no han perdido nada de lo que las hacía tan buenas rodadoras e ideales para tiradas largas, tanto en entrenamiento como en competición, donde realmente se han ganado el favor del público ya que, a mi juicio, no deberían faltar nunca en la lista de candidatas a la hora de buscar qué poner en nuestros pies para una ultra de media o larga distancia.

New Balance Fresh Foam Hierro v3

He dejado para el final el dato del peso porque no lo tengo claro y no he podido hacer aún mediciones (en cuanto las tenga, pongo la información propia), pero New Balance le declara 337 gramos, lo que supondría un aumento de peso considerable respecto a sus predecesoras.

No obstante, antes de desilusionarse, como algunas veces New Balance da el peso referido al 9.5 USA, quiero pensar que ha pasado eso y que el peso real de las New Balance Fresh Foam Hierro v3 para el 9 USA de referencia estaría relativamente cercano a la barrera psicológica de los 300 gramos. No obstante, mucho me temo que sí que han engordado un poquito.

New Balance Fresh Foam Hierro v3

(Primeras impresiones)
New Balance Fresh Foam Hierro v3
8.8

Chasis y estabilidad

9/10

    Amortiguación

    9/10

      Ajuste y horma

      9/10

        Upper

        9/10

          Suela

          9/10

            Lo mejor

            • Muy estables sin ser correctoras.
            • Agarre de la suela muy bueno.
            • Amortiguación muy confortable.
            • Ajuste y adaptabilidad del upper.
            • Polivalencia y versatilidad.

            A mejorar

            • El collar tipo calcetín puede no gustar a todo el mundo (aunque sólo sea por la estética rompedora).
            • Algo pesadas.

            22 Comentarios

            1. Para mi el modelo nuevo es realmente lamentablemente. El upper me duro apenas 60 kilómetros, la gran mayoría de ellos por terrenos no muy técnicos.
              Venía de las v2, encantado con ellas, una maravilla. Y el cambio ha sido a un fracaso. Además creo que la sujeción del modelo nuevo es bastante más inestable, aportando a la zapatilla más inseguridad.

              • Perdona Pablo Cabello, se me había pasado el comentario.
                Raro lo del upper, no es normal y es la primera noticia que tengo de alguien que le haya pasado eso. De hecho, mucha gente está zurrándoles bien, en terrenos muy técnicos y están sorprendiéndose de cómo funcionan porque, teóricamente, para terreno técnico, irían mejor las 910v4 y, sin embargo, las Fresh Foam Hierro v3 están respondiendo francamente bien.
                También me llama la atención lo de la sujeción porque es justo un aspecto en el que algunos pedíamos un poco más a sus predecesoras, sobre todo en el collar, que es justo lo que se ha cambiado en esta tercera versión.
                Una pena que no te hayan gustado porque, a mi juicio, son una mejora importante.

            2. Decepcionante el pésimo ajuste del talón, una pena porque podría haber sido una gran zapatilla. En Trail uno de los puntos principales es un buen ajuste sobre todo por los distintos angulos con los que solemos pisar. Un calcetín con un pequeño almohadillado en la zona del aquiles es del todo ineficiente en terrenos técnicos

              Iba a ser mi elección para la Bandolerita de 83km y 3.200+ por pura montaña técnica en Grazalema pero debido al mal ajuste me decidí por las HOKA Speedgoat 2 y no puedo estar más contento: una auténtica maravilla en todo, ajuste, comodidad y estabilidad.

              Si New Balance mejora ese punto sin duda podrá optar a tener una de las mejores zapas trail del mercado porque tanto el upper, como suela y mediasuela pintaban muy muy bien.

              Un saludo.

              • Vaya, Marauder, una pena que no te hayan ido bien.
                No obstante, en su defensa, diré que no todas las zapatillas tienen por qué tener un ajuste contundente en el collar sino que depende de para qué estén pensadas y las Fresh Foam Hierro v3, si bien se defienden bien en terrenos técnicos, no están pensadas para ser unas zapatillas con las que ir al séptimo infierno; para eso, las 910v4.
                Si a las Fresh Foam Hierro v3 le pones un ajuste más fuerte en la zona trasera perderían una de sus gracias: la libertad de movimiento que permiten, disminuiría su agilidad, …
                A mí me parece que el equilibrio que han conseguido es muy bueno y que son unas zapatillas ultreras muy buenas y muy versátiles, obviamente, hasta terrenos de dificultad y tecnicidad media.

            3. Soy usuario habitual de NB, en estos dos ultimos años he tenido 1 leadville V2, 1 leadville V3 y 3 fresh foam hierro V2.
              Este modelo es mucho mas comodo que los anteriores, pero sinceramente solo me sirve para trail pistero. Le falta mucha suje ion y el hecho de que no haya ojal en el collar provoca que el pie baile mucho en bajadas tecnicas. Parece que las haya diseñado una persona que nunca haya hecho trail.
              Bastante decepcionado y definitivamente no las recomendaria a mis amigos.

              Un saludo

              • Gracias por el aporte Óscar pero, una matización: las zapatillas hay que valorarlas dentro de su segmento objetivo y las Fresh Foam Hierro v3 no están pensadas para trail técnico del de “de verdad”. Son más que pisteras pero no son para meterse por el séptimo infierno, para eso están las 910v4.
                Por eso han relajado un poco el ajuste.

              • Comparto Oscar tú opinión, así como las de Pablo y Marauder. Decepcionante zapatilla, las mías con 90 kms. al trastero, no es cuestión de dejarse el pellejo en la montaña.

                • Gracias por el comentario antonio ortiz alvarez-cienfuegos.
                  Como le he comentado a otros compañeros, una pena que no os haya convencido el enfoque que le han dado a esta tercera versión.

            4. Veo los comentarios y todos apuntan en el mismo defecto de Fresh Fooam HierroV3, yo por mi parte me enomore de las leadville V3, son fantastica pase por dos y tengo una tercera guardadas… por qeu tenia miedo qeu no las vuelva a conseguir.. por otro lado me daba cosa volver a buscar otros modelos..

              • tomas, ¿defecto? Depende de cómo las utilices. Cada zapatilla es para lo que es y, si la utilizar fuera de su zona de confort, hay que atenerse a las consecuencias.

            5. Por muchos kilómetros que hagas con las new balance v3 los defectos no mejoras, a peor, se acentúan.
              Son zapatillas, una y exclusivamente para rodar en pistas y senderos sin apenas zonas técnicas. Creo y bajo mi opinión que han querido hacer una zapatilla ultrera pero se han olvidado de lo mejor, de aportar sujeción y estabilidad para ese tipo de zapatillas.
              Las mías están en la fábrica de new balance esperando respuesta el porqué del defecto del upper.
              Esperaremos respuesta.

              • Pablo Cabello, hay ultras y ultras. No todas son técnicas y tampoco todas las zapatillas tienen que ser con sujecciones férreas, hiper protegidas, con suelas para canchales y similares, etc.
                No hay más que ver el parque zapateril para ver que ese tipo de zapatillas de trail running no excesivamente técnico tienen mucho mercado y todas las marcas tienen algún modelo que venden mucho.
                Como he comentado antes, New Balance tiene ya las 910v4 como calzado cañero, de hecho, las han reforzado mucho en esta cuarta versión y las Fresh foam Gobi v2 como zapatillas rápidas no excesivamente cañeras así que el desarrollo que le han hecho a las Fresh Foam hierro v3, además de funcionar muy bien (no porque lo diga yo sino porque se están vendiendo como churros y son minoría los que no gustan de ellas) se posicionan perfectamente entre las otras dos.
                De veras, siento que no os estén funcionando a algunos pero negarle lo bueno que tienen me parece injusto.

            6. Pues estaba pensando comprar estás Hierro v3, pero ahora tengo muchas dudas. Tengo actualmente unas 910 v4, pero para mi peso (76-77 kilos) cuando me acerco a los 30k las empiezo a notarlas demasiado firmes y poco confortables. Las Hierro v3 serán más cómodas y confortables, pero no quiero perder demasiado en tema de estabilidad, control, sujección, transpiración (he oído a gente quejarse de que al ser tan plasticidad se les recalienta el pie),… ¿qué alternativas habría en otras marcas y modelos?

                • Ritmos en montaña es complicado. En asfalto la marca más reciente que tengo es de 40′ en un 10k. En junio haré el maratón de Riaza (40k y 2100 d+) y posiblemente en octubre el maratón de La Cabrera (42k y 2400d+). Espero acabar en torno a las 6h-6h30′ horas. Todo tipo de terreno y sería zapatilla única.

                  En su momento barajé como opciones las Dynafit Alpine Pro, que descargué en principio por poca transpirabilidad y desgaste prematuro de la suela, las La Sportiva Akasha, que creo que pecan también de los mismos problemas que las Dynafit, y las Asics Trabuco 6. Otros modelos que también me había planteado son as Nike Wildhorse 4 y algo de Adidas, pero no me aclaro con la gama de este año. Todas con drop entre 6 y 8 mm, que ni soy ligero ni tengo una técnica de carrera buena (entro de mediopie con tendencia a talonear con el paso de km y horas).

                  Daré una oportunidad más a las 910 v4, porque también es cierto que esta semana ha sido la última de carga de este mesociclo y ya se nota el cansancio acumulado. Tampoco he acertado con las Boracay v3, y puede que sean las que me estén realmente machacando y no las 910.

                  Gracias por la ayuda.

                  • Ferro, me pierdo un poco pero, en principio, le daría la oportunidad a las 910v4 porque son una pasada.
                    Mujin 4, Cascadia 12, Wildhorse 4, Kinabalu, Akasha, Wings Pro, Trailmaker, … son opciones que barajaría.

            7. Gracias Rodrigo. Voy a darle una oportunidad más a las 910 v4 cambiando la plantilla (a ver si encuentro unas ortholite gorditas). Y si no mejora la cosa, coincidimos en varias de las alternativas.

            8. Llevo ya casi 3 meses con las fresh foam hierro v3 y para mi son una pasada. Para cualquier tipo de terreno, tanto para pistas como para pura montaña, piedra mojada, barro,…
              Con el calcetín elástico no entra ni una piedrecita y a mi me queda el pie supersujeto, vamos como un guante.
              Yo no entiendo de upper ni nada relativo a las zapatillas solo hablo de mis sensaciones y mi experiencia en estros 3 meses (sobre 300km les he hecho).

            Escribir respuesta

            Please enter your comment!
            Please enter your name here

            Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.