Salomon ha tenido que virar un poco la gran máquina de hacer zapatillas de trail para amoldarse a las demandas del gran público en los últimos dos años.

El mercado se ha visto copado por zapatillas de grandes perfiles y amortiguaciones blandas en todos los ámbitos, desde el trail running, pasando por el entrenamiento en carretera y hasta incluso en competiciones a ritmos vertiginosos donde las placas de carbono se han adueñado del panorama.

Salomon no ha dejado de lado su manera de hacer las cosas pero sí ha ampliado miras y su catálogo para acoger a la mayor cantidad de corredores con gustos diferentes, para ello sacó la Salomon Ultra Glide para trail, zapatilla a la que la gente adoró nada más salir al mercado y empezó a pedir a los de Annecy una zapatilla similar, pero para asfalto.

Salomon decidió escuchar la petición del público y ha sacado la Glide max, un modelo que en nada se parece a cualquiera de las anteriores zapatillas de asfalto que ha puesto a la venta la marca a lo largo de su historia y que cuenta con muchas de las características que piden los corredores actuales para sus entrenamientos del día a día.

Personalmente me está gustando muchísimo por diversos motivos, entre ellos que las geometrías y el tipo de zapatilla me recuerda enormemente a la ya mítica HOKA Clifton 1, con algunas diferencias que iremos viendo pero, para que os hagáis una idea, estamos ante una zapatilla muy amortiguada, de tacto muy agradable, geometrías muy curvadas y un confort excelente.

Chasis y mediasuela

Según Salomon los perfiles de la Salomon Glide Max están en 37 mm y 27 mm con un drop de 10 mm. En nuestras mediciones hemos obtenido 36.5 mm y 26.5 mm con el mismo drop, que es muy inusual en una zapatilla con chasis curvado y que luego vamos a ver cómo afecta a la dinámica de la zapatilla: en esta Glide Max, el drop de 10 mm es un dato mucho más relevante que en cualquier otro modelo.

Por otra parte, tenemos una zapatilla con una base amplia, 122 mm en antepié y 98 mm en talón. Es una zapatilla generosa para ganar estabilidad ya que su tacto es relativamente blando y su upper no está muy recargado así que Salomon ha optado por la mejor solución teniendo en cuenta que el material de mediasuela, el Energy Surge, es una espuma que no pesa demasiado y, con todo esto, logra una estabilidad más que buena para sus características.

El compuesto de mediasuela es un único material, una espuma denominada OBC (Olefin Block Copolymer): elastómeros de poliolefinas que alternan bloques duros y bloques blandos para dar elasticidad sin perder resiliencia.

Teniendo en cuenta el tipo de material que es y cómo se comporta, me atrevería a decir que probablemente sea un derivado del compuesto Infuse de la compañía americana Dow Dupont ya que es la más avanzada en la combinación de EVA con poliolefinas gracias a su tecnología INFUSE y, sobre todo, porque al correr con ella me han recordado muchísimo al tacto que tenían algunas zapatillas como las Under Armour Monza o Fortis de hace unos años: tacto que era increíblemente bueno, muy silencioso y del que muchos nos enamoramos.

Salomon Glide Max

Así que, sea o no el mismo material, es una gran noticia que Salomon nos presente una variante de esa espuma que, como digo, es complicado que no te guste bajo el pie.

Dejando a un lado la espuma sobre la que luego hablaremos en el apartado de la amortiguación, el punto más importante a tener en cuenta de esta Salomon Glide Max es, sin duda, su geometría ciertamente inusual, y voy a tratar de explicarme.

Salomon Glide Max

Muchos habréis podido correr con alguna Hoka Clifton, Skechers GOrun o zapatillas similares, con drops de entre 4 y 6 mm y que tenían una pequeña protuberancia o protagonismo extra en la zona media, o muchos corredores seguramente lo hayáis experimentado en las Invincible de Nike: el primer día que las usas parece que bajo el arco de tu pie tienes una manguera de jardín.

Pues estas geometrías con arco marcado en la zona media no siempre son bienvenidas por la gente porque muchos corredores encuentran molesta esa sensación de un arco prominente y otros, dada su técnica de carrera, lo encuentran poco dinámico, especialmente gente muy talonadora.

Salomon ha decidió retrasar ese «bulto» un poco hacia atrás, a la zona del talón, lo que ha hecho que en una zapatilla con mucha curvatura de chasis, el drop pase de 5 mm a 10 mm porque la transición de la zapatilla ahora se va a percibir diferente.

Si en una Clifton o Invincible tenemos un aterrizaje, un bulto y un despegue, en la Salomon tenemos una especie de rampa alta en talón y que luego baja muy pronunciadamente. Es una sensación mucho más dinámica y agradable para la mayoría de corredores independientemente de su técnica de carrera, pero también tiene unos pequeños inconvenientes ya que la sensación de drop es quizá más alta que en una zapatilla de otras geometrías con mismo drop. No obstante, es solo una sensación: la dinámica y la transición son muy fluidas.

El peso de la Salomon Glide Max es de 275 gramos en talla 9 US (285 gramos en la 10 US que hemos probado), lo que la sitúa a la cabeza junto a la Saucony Triumph 20, aunque la Triumph 20 en talla 10 US es ya diez gramos más pesada que esta Glide Max, por lo que tenemos una zapatilla más ligera y barata para plantar cara a las reinas de la categoría.

Suela de la Salomon Glide Max

La suela es otro de los puntos fuertes de la Glide Max, suela Road Contagrip completa con grandes paneles planos divididos en dos segmentos, la cara interna o media y la cara lateral o externa.

El Contagrip ya es un viejo conocido de casi todos los corredores, sobre todo si has corrido por montaña: es un compuesto con buena durabilidad, buen agarre y que, además, no es demasiado pesado y funciona bien en casi todas las situaciones.

En la Salomon Glide Max no tenemos relieves marcados o tacos expuestos sino paneles principalmente planos, con mini tacos redondos para darle un poco de dibujo y que van a trabajar por adherencia, algo que desde luego no le falta porque en asfalto agarra bastante bien.

Salomon Glide Max

En mojado, al ser tacos planos, pueden tener un primer momento algo inseguro al apoyar debido a la película de agua que se forma y puede resbalar, pero cuando no hay mucho agua o la superficie es más porosa el Contagrip se defiende bien. Ten en cuenta que en agua tiende a resbalar si corres por zonas tipo carril bici, loseta, etc.

En tierra funciona bien, sin problemas, no cuenta con una gran tracción pero a los ritmos para los que esta zapatilla está diseñada no vamos a tener ninguna pega corriendo por parques de tierra en buen estado.

La durabilidad va a ser buena, la suela es de 5 mm de perfil, que es bastante Contagrip para garantizarnos una buena vida útil.

Este Contagrip tiene una dureza de 62ºHa. No es muy firme, algo que se nota al correr: es una zapatilla muy silenciosa ya no solo por el Energy Surge sino por la suela, relativamente blanda y con paneles continuados.

Sí vamos a ver cierto desgaste al principio, más que nada porque los mini tacos redondos van a tender a desaparecer en los primeros 150 kilómetros. Pero esa alarma inicial no es más que algo estético: el Contagrip tiene una buena durabilidad y, aun siendo blando, creo que con 75 kg sería raro no llegar a los 750 km como mínimo.

En la suela tenemos un gran surco longitudinal que parte casi por la mitad a la zapatilla. Esta línea ayuda a distribuir las presiones y también da cierto grado de permisividad a sendos bloques para que se muevan, separándose y acercándose cuando la zapatilla entra en carga o descarga.

Curiosamente, en el talón Salomon ha colocado una especie de «puente» entre los bloques y además ha colocado otro más pequeño en la zona de aterrizaje.

No les veo un sentido práctico a estos puentes de caucho, entiendo que quieren limitar la separación de los bloques entre sí en el aterrizaje para fomentar una dinámica de carrera (transición) más rápida y que el pie no se pare unas milésimas de segundo por el comportamiento de dichos bloques, pero realmente creo que en la práctica no valen para nada.

Upper

Salomon ha optado por un upper sencillo, lo que no quiere decir que no sea cómodo porque si algo le sobra a la zapatilla es confort.

Da una sensación muy acogedora y agradable ya que tienes la percepción de que el upper se mueve con tu pie sin poner impedimento alguno.

Ahora bien, también es evidente que una zapatilla que puede plantar cara a las mejores zapatillas de amortiguación del mercado pero que vale 40 € menos, esa diferencia tiene que salir de algún sitio y Salomon ha decidido hacer un upper sencillo pero, como digo, muy funcional.

La Salomon Glide Max tiene una malla clásica de doble capa, con la externa dotada de múltiples agujeros y otra interna cerrada para dar confort. Cuenta con refuerzos termosellados en los laterales de la puntera y un reflectante.

Salomon Glide Max

En la zona media vemos en sistema SensiFit ya mítico de Salomon, varias tiras termoselladas en zigzag que unen chasis y cordonera para darle algo de consistencia a la zona media.

El sistema de cordones cuenta con tiradores textiles sujetos a los termosellados y el agujero superior es metálico, detalles que están bien y le dan un punto de calidad a la Glide Max.

El collar es algo alto aunque no es molesto o, al menos, no me ha dado la sensación y tiene un recubrimiento interno con acolchados no muy gruesos pero muy mullidos y un textil poroso para gestionar la sudoración lo mejor posible.

Como digo, el confort y la sensación de que el upper se mueve con tu pie son muy coherentes con el tacto agradable y la dinámica silenciosa del resto de la zapatilla.

Personalmente me encanta el upper a pesar de no contar con lujos ni tampoco un trabajo de acabados o calidades de mucho nivel.

Pero sin duda en esta parte he encontrado dos de las pocas cosas que cambiaría en la Salomon Glide Max. Para empezar, le falta un agujero auxiliar de los cordones para dar la posibilidad de sujetar mejor el talón, no es que me haya hecho falta, pero dadas las geometrías, es posible que a otros corredores les venga muy bien.

Sin duda el punto que no me ha gustado en absoluto de la Salomon Glide Max es la lengüeta. E muy confortable ya que es tremendamente gruesa, rayando lo exagerado, desde la parte baja hasta la parte superior y, además, no va sujeta a los laterales.

Decepción extra sobre todo porque Salomon es famosa por su sistema Endofit y, aunque quieras ahorrar un poco para colocar a esta zapatilla en un rango de precio inferior al de sus rivales reales, hay lengüetas mucho más simples, baratas y funcionales que la que lleva la Glide Max. Esperemos que para 2024 solucionen esto (En 2023, la sustituta, Salomon Aero Glide, creo que repite la lengüeta).

Salomon Glide Max

En cuanto a la ventilación, es una zapatilla algo calurosa, no exageradamente, pero los grandes acolchados tienden a crear calor en la zona del empeine a pesar de los esfuerzos de Salomon agujereando la plantilla: tener una zapatilla blandita y con mucho acolchado al final puede general algo de calor que no es fácil gestionar.

Horma

Lo cierto es que la Salomon Glide Max me ha resultado un absoluto guante en cuanto a horma, ajuste y sensaciones de confort y amortiguación, así que no me la quito del pie desde que la recibí.

Ahora bien, probablemente recomendaría la mayoría de las veces media talla más. A mí me va bien, pero yo dejo mucho espacio libre siempre delante y en esta Salomon Glide Max no me sobra demasiado, quizá por el chasis en “rampa”.

Salomon Glide Max

En cuanto a anchura, sin ningún problema: muy agradable y un upper permisivo que, como he dicho, se mueve con tu pie. Así que con un pie normal o ligeramente amplio no deberías tener problemas.

El ajuste de talón dependerá de si necesitas el inexistente agujero auxiliar o no (agujero que sí se incluye en la Salomon Aero Glide de 2023).

El ajuste de mediopié es muy agradable, como un guante y con mucho confort debido a los grandes acolchados de la lengüeta.

La plantilla es de 4 mm solamente, muy perforada, ligera (13 gramos) y con una dureza de 42ºHc. Ciertamente es una zapatilla que acepta plantillas, pero no usaría plantillas personalizadas de más de 6 mm debido a la falta de altura ya que la lengüeta oprimiría un poco.

Amortiguación de la Salomon Glide Max

La amortiguación ha sido tuneada para que le pueda gustar a todo el mundo. Es de un tacto blando, de 48ºHc de dureza, muy agradable pero que no se hunde demasiado y con un recorrido medio que hace que la dinámica mejore mucho, sea más rápida y resulte una amortiguación que pueda contentar a todo el mundo.

Personalmente me gustan las zapatillas muy amortiguadas y esta Glide Max tiene una primera parte al aterrizar que ofrece esa misma sensación pero, en vez de hundirse mucho, rápidamente empieza la transición gracias a su rocker con drop de 10 mm, lo que hace que notemos un Energy Surge de recorrido medio.

Salomon Glide Max

Quizá la única pega de la amortiguación es que, al tener una curvatura muy en “rampa”, en algunos tipos de técnica de carrera o postura al correr, muchos corredores podrán poner mucho peso en la parte delantera del pie y eso, unido a que la propia zapatilla te invita a una transición rápida a esa zona, puede hacer que notemos la parte delantera algo firme cuando llevemos 20 kilómetros encima de ella. No le va a pasar a todo el mundo, pero va a ser una sensación que puede darse.

No es que la espuma colapse o se estrese ya que la EVA+OBC aguanta muy bien el castigo, sino que la postura que se adopta con la Salomon Glide Max nos hace pedir más amortiguación delantera de la que estamos acostumbrados a demandar.

Conclusión

La Salomon Glide Max es una de esas zapatillas tapadas (como, por ejemplo, Skechers GOrun 5, Under Armour Fortis, etc.) que, de tanto en cuanto, me acaban enamorando por su confort y tacto silencioso y agradable, modelos que desgraciadamente la mayoría de corredores no llega a conocer pero que, para los que las usan, dejan un regusto dulce que unos años después echas de menos.

Salomon Glide Max

Esta Salomon Glide Max no solo es una zapatilla de ese tipo sino que representa una primera incursión en el segmento de maximalistas neutras de amortiguación de un nivel enorme y que, si Salomon quiere, puede llevar a este modelo (se llame como se llame en el futuro) a un puesto muy pero que muy alto, como le pasó a Hoka cuando sacó la primera Clifton, siendo Salomon una compañía con muchos más recursos y capaz de plantar cara a las más grandes a poco que se esfuerce.

Ahora mismo la Salomon Glide Max es una zapatilla que uso constantemente por su confort y tacto y poque, si tengo que ir a caminar a algún sitio o ir de viaje es mi primera opción.

Es una excelente zapatilla para pasear y tener todo el día en el pie, pero además para correr es muy buena, generalmente a ritmos más lentos de 4:20/km en todo tipo de rodajes.

Los puntos fuertes de la Salomon Glide Max son claramente su tacto, su confort, su peso, su agarre, su dinámica de carrera y su precio contenido para la categoría en la que compite.

Los puntos débiles son claros: necesita una remodelación de la lengüeta (una más fina sujeta a los laterales haría de esta zapatilla algo especial) pero, además, necesita un agujero auxiliar de los cordones que va a llevar en la siguiente versión.

Sin ser puntos débiles pero sí cosas a tener en cuenta, tenemos que es una zapatilla con un drop marcado y a la vez una curvatura marcada también, combinación casi inédita y que puede llevar a algunos corredores a tener sensaciones diferentes que ya hemos relatado.

Usuario tipo de la Salomon Glide Max:

  • Corredores neutros, plantilleros o supinadores de entre 65 kg y 90 kg que busquen una zapatilla para entrenamientos largos o regenerativos en terrenos en buen estado a ritmos más lentos de 4:20/km.

Salomon Glide Max

Salomon Glide Max
9.14

Chasis y estabilidad

9/10

    Amortiguación

    9/10

      Ajuste y horma

      9/10

        Upper

        9/10

          Suela

          9/10

            Lo mejor

            • Gran primera incursión en el maximalismo amortiguado de Salomon
            • Confort general
            • Precio
            • Muy silenciosa, ligera y de tacto agradable
            • Combinación de materiales y geometrías ciertamente única

            A mejorar

            • El drop puede conllevar ciertas demandas de algunos corredores (tallaje, demanda de amortiguación delantera)
            • La lengüeta necesita un cambio
            • Algo calurosa

            2 Comentarios

            1. Una vez más, enhorabuena por la review!! Eres un crack! Me pillé las zapas ya que tenemos los mismos gustos y me encantan las zapas que recomiendas. Las recibí y ayer y flipé con la lengueta, ¡vaya cantidad de material! Hoy primer rodaje y creo que voy a echar en falta el ojal que mencionas porque mi talón va algo suelto y el aquiles se ha quejado un poco. Seguiremos probandola a ver que sensaciones tengo

            Escribir respuesta

            Please enter your comment!
            Please enter your name here

            Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.

            Te informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados por Depormedia Network, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es para gestionar los comentarios.

            Legitimación: consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano SLU (proveedor de hosting de Depormedia Network, S.L.), dentro de la UE.

            Si marcas la casilla de "notificarme los nuevos comentarios por email", los datos se seguirán guardando en los servidores de OVH Hispano. En cada notificación habrá un enlace para darte de baja por si en cualquier momento quieres dejar de recibir estas notificaciones.

            Si marcas la casilla de "suscribirme al newsletter semanal de foroatletismo.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Depormedia Network, S.L.) fuera de la UE, en EEUU. Pero Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. También habrá en cada email que recibas un enlace para darte de baja.

            Además, podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en [email protected], así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.

            Y dicho esto, si te ha molestado, discúlpanos por el ladrillo que nos hacen poner.