Las Salomon Ultra Pro son unas de las zapatillas de trail running que más me han sorprendido últimamente y, sin tener ningún aspecto concreto para el que hagan exclamar un «¡guau, qué pasada!» y ponerlas las primeras de la clase, la realidad es que, cuanto más las uso, más las aprecio y más valoro su desempeño global y polivalencia: son una especie de navaja suiza que puede valer prácticamente para todo y para todos.

Que no os engañe ese nombre de Salomon Ultra Pro porque no son sólo ultreras (pueden ir bastante rapidillo en tiradas cortas), no son sólo para corredores PROs (prácticamente cualquiera podemos calzarlas, a cualquier ritmo y por cualquier terreno) y tampoco os dejéis llevar sólo por su apariencia porque no son tan exclusivas como parecen desde la distancia.

Al verlas, seguramente os han venido a la mente las Salomon S-Lab Ultra pero, aviso, ni se os ocurra pensar que «las Salomon Ultra Pro son como unas Salomon S-Lab Ultra más baratillas y normalillas» porque no desmerecen en nada y están a la altura de lo más granado del pelotón zapateril.

Es más, en mi opinión, creo que las Salomon Ultra Pro son actualmente unas de las mejores zapatillas ultreras (para larga distancia), al menos, si buscamos que no sean tochotas ni muy tanquetas.

Los de Salomon han vuelto a demostrar que no dan puntada sin hilo y creo que con las Salomon Ultra Pro han conseguido prácticamente la cuadratura del círculo desarrollando unas zapatillas muy confortables y ágiles, amortiguadas pero con respuesta, con una suela con un agarre excepcional a la vez que duradera, protección suficiente pero sin perder totalmente las sensaciones del terreno y buen ajuste pero con una horma relativamente desahogada.

Las Salomon Ultra Pro son una jugada maestra de los de Annecy y, por lo que a mí respecta, pujarían seriamente por ser mis elegidas en el hipotético caso de que me dijeran que sólo puedo tener unas zapatillas de trail running en mi armario.

Mediasuela

La mediasuela de las Salomon Ultra Pro se desmarca un poco de lo que estamos viendo en muchos de los últimos modelos de la casa francesa pues prescinde de la tecnología Vibe que tan presente está, tanto en trail running (por ejemplo, en las Salomon Sense Ride) como en asfalto (Salomon Sonic RA, Salomon S-Lab Sonic 2, Salomon Sonic Pro 2…).

No obstante, conserva en parte su filosofía ya que, al igual que ella, combina una estructura o carcasa de Energy Cell+ con inserciones de Opal en su interior, las zapatillas que hoy nos ocupan tienen la estructura principal de la mediasuela implementada con una EVA de doble densidad y alberga en su interior el bautizado como Energy Save.

Salomon Ultra Pro

La dureza de la mediasuela oscila unos diez grados entre sus zonas más blandas y más duras (por ejemplo, lo más blandito lo he localizado en la parte baja del talón) y el Energy Save quedaría insertado en el interior, hacia la parte media y delantera.

Este material es un derivado del TPU en lugar de la EVA, es significativamente más blandito  y tiene una mayor capacidad de resistencia y resiliencia, siendo también algo más pesado. Vamos, lo que habitualmente nos leéis cuando hablamos de este tipo de materiales derivados del TPU.

Salomon Ultra Pro

El objetivo del Energy Save es doble, buscando dar un plus de amortiguación y rebote (por contradictorio que parezca poder ofrecer ambas cosas a la vez) y también se encarga de proteger un poquito más el antepié ya que las Salomon Ultra Pro carecen de placa antirrocas. No obstante, dudo que la echéis en falta porque la protección es más que suficiente e incluso sorprendente en unas zapatillas que transmiten tanta agilidad y que no se notan para nada toscas o tanquetas.

Las alturas sorprenden cuando te las calzas, pues aparentan ser más altas pero, al medir, los 22 milímetros del talón y 14 milímetros del antepié que obtienes confirman esas sensaciones y te hacen pensar en lo bien que se lo han trabajado en Salomon para conseguir transmitir tanta sensación de confort con tan poco material y sin renunciar en ningún momento a la respuesta.

Por cierto, si no me fallan las matemáticas, sale un drop de 8 milímetros que debería dejar contento a todo el mundo salvo en todo caso a los “psicópatas del drop” que lo vean fuera de su rango objetivo, algo que no tiene ningún sentido porque el drop, mirado de manera aislada, dice poco o nada.

Salomon Ultra Pro

No es una amortiguación con mucho recorrido, ni te sientes con ellas como sobre una nube pero, por alguna extraña razón, te sientes confortable y a gusto con ellas, es como si te susurraran al oído: «tranquilo muchacho, sal a correr tanto como quieras que la amortiguación nunca te faltará».

De hecho, no sólo las sientes confortables desde el primer minuto hasta el último (por más horas que corras con ellas) sino que esa amortiguación la puedes sentir pensando menos de 60 kg y no creo que se le quede corta a alguien de más de 75 kg, al menos, pensando en distancias medias.

A pesar de esa sensación de confort, si te da por pisarles el acelerador, van respondiendo perfectamente hasta ritmos en los que casi empiezas a necesitar un alerón para no despegar del suelo. Pero lo mejor de todo es que, al no tener mucho recorrido, no hay apenas flaneo lateral en los apoyos forzados, lo que te da mucha seguridad para aprovechar esa alegría que tienen y que te anima a correr rápido con ellas e incluso a tirarte a tumba abierta por las bajadas.

Aprovechando el buen funcionamiento de esa combinación de compuestos, han podido prescindir de placas rígidas que controlen la flexión y la torsión. Pensando en ir rápido con ellas, quizá se le podría pedir algo más de flexibilidad pero, tranquilos, porque para eso las han curvado tanto: en el talón para dejar una entrada limpia y en el antepié para acelerar la salida de la pisada.

Salomon Ultra Pro

Suela

Bajo todo este conjunto que acabo de describir, las Salomon Ultra Pro cubren toda su suela (salvo el triangulillo blanco donde leemos Energy Save) con una capa de un milímetro de Premium Wet Traction Contagrip de la que sobresale una amalgama de tacos de cuatro milímetros con formas de rombos y trapecios muy made in Salomon (suelas fácilmente reconocibles cuando ves las marcas que dejan en el suelo).

Salomon Ultra Pro

El resultado, pues en la línea de lo que uno se espera cuando coge una suela con estas características: excelente no, lo siguiente. El agarre es brutal en todo tipo de superficies y condiciones (salvo si te metes en barro chocolatero donde se desenvuelven mejor zapatillas como las Salomon Speedcross 4) y la durabilidad es impresionante, es como si no se gastaran ni queriendo.

Un gran avance, quizá no tanto por el compuesto en sí sino por cómo combina con la mediasuela, es que se notan mucho menos ruidosas que otras zapatillas de la marca y que no afecta tanto a la sensación global de amortiguación que se percibes (no las endurecen), cosa que sí pasa, por ejemplo, con las Salomon Sense Ride y que se notan sobre todo al tocar asfalto o roca. Con las Salomon Ultra Pro puedes incluso correr por asfalto y podrían llegar a pasar por unas zapatillas asfalteras su fuera necesario.

La dureza es más o menos uniforme en toda la suela, varía poquito, por lo que el trabajo principal para conseguir los objetivos de apoyo, agarre y demás ha sido mediante el diseño y disposición de los tacos.

Salomon Ultra Pro

En la parte inicial del talón hay bastante zona de apoyo, los tacos son de mayor tamaño (sobre todo los del perímetro) y, como se suele hacer, se han enfocado más hacia la retención que hacia la tracción. No obstante, por la forma que tienen (rombos y trapecios), el agarre es multidireccional así que, pisemos como pisemos, vamos a tener tracción siempre.

En la zona media se mantiene la cobertura de la suela y se han dejado unos tacos de menor tamaño, por lo que se sigue teniendo agarre incluso cuando pisamos en cantos o raíces.

Y en la parte delantera es donde ya empieza una distribución aparentemente más anárquica pero, que si la miramos con detenimiento, vemos que ha ido girando algunos tacos, que se presentan a veces por parejas, que los de la parte interior ofrecen más superficie de apoyo… Vamos, que no se han limitado a colocar los tacos de cualquier manera.

Salomon Ultra Pro

El agarre es brutal en liso, sigue siendo muy bueno en tierra, son como tentáculos de un pulpo en superficies rugosas. No hay nada que se les resista y hasta con el suelo mojado vais a seguir sintiéndoos seguros porque, al tener tantos tacos, siempre hay algún grupo que pilla agarre.

La separación entre los tacos es suficiente como para que no hagan mucho zueco y, si lo hacen, lo sueltan en un santiamén, en cuanto endurece mínimamente y pisamos suelo duro.

Lo bueno es que, a pesar de esa separación, como no son excesivamente largos y la suela no es muy blanda, no sientes flaneo lateral cuando corres por superficies lisas, ni siquiera en caso de meterte por asfalto a ritmos altos.

Como dije en el apartado de la mediasuela, no hay placa antirrocas pero no se la he echado en falta, ni siquiera metiéndome por zonas irregulares y con piedras que, caso de llegar a hacerlo, deberíamos tener en mente que quizá no es el terreno para el que se diseñaron estas Salomon Ultra Pro.

Por último y, a riesgo de que me digáis que soy pesado, termino destacando de nuevo el tema de la durabilidad, francamente impresionante teniendo en cuenta el gran rendimiento que ofrece en cuanto al agarre. Sin duda, es una suela de las que hacen afición.

Upper

El upper es la única zona de las Salomon Ultra Pro con la que he tenido algún pequeño desencuentro aunque reconozco que es, principalmente, tema personal o subjetivo y que no empaña, ni de lejos, el gran resultado que ofrecen también en esta zona, al nivel del resto sin ninguna duda.

La base de upper es una tela de doble capa, fina, transpirable y suave que lleva por encima una buena dosis de refuerzos termopegados que reciben a su vez la ayuda de otro tipo de refuerzos de mayor contundencia como vemos, por ejemplo, en la puntera.

Salomon Ultra Pro

Cuando te las calzas por primera vez, llama la atención la amplitud en esa zona delantera, algo no siempre habitual en las zapatillas de Salomon con esta apariencia un tanto racing.

Tampoco notas ningún tipo de presión en el primer par de ojales, otro de los puntos conflictivos que se pueden encontrar en algunas de las zapatillas de competición de esta casa francesa (por ejemplo, en algunas Salomon S-Lab Sense).

Lo que sí puede contrastar un poco es la zona donde termina la protección de la puntera, más o menos a la altura del juanete porque disminuye ligeramente la amplitud o, más bien, el tejido se deja estirar algo menos así que los que tengan los pies muy anchos en esa zona o con juanetes muy marcados quizá deberían probarlas por si acaso.

En la zona media encontramos un sistema de ajuste un tanto peculiar y característico de este modelo que se introdujo por primera vez en las Salomon S-Lab Ultra. Lo que más llama la atención son las cuatro bandas laterales (dos por cada lado) totalmente independientes, unidas únicamente a la base del upper que se encargan no sólo de abrazar al pie sino que también son el segundo y cuarto par de ojales.

Salomon Ultra Pro

Es decir, los ojales impares (1, 3, 5) están integrados en el propio upper (siendo el primero y el tercero tubulares y el quinto tradicional) mientras que los pares (2, 4) quedan en el extremo de las bandas laterales. De esta forma, esas bandas no son una especie de exoesqueleto o pieza añadida que da un plus de sujeción sino que forman parte básica del sistema de ajuste.

Salomon Ultra Pro

La sujeción que se puede llegar a conseguir es excelente y lo bueno es que, gracias a la amplitud de horma que tienen, se pueden adaptar a prácticamente cualquier morfología de pie.

No obstante, no todo es tan bonito como parece en la teoría y llegar al punto deseado de ajuste puede convertirse en una tarea harto difícil por cómo funciona todo esto con los cordones de fibra de kevlar, con el Quicklace y con la lengüeta, que está unida por los laterales creando esa sensación de botín tan característica de las zapatillas que recurren a la tecnología Endofit.

Salomon Ultra Pro

Los cordones deslizan con mucha facilidad pero hay que ir tirando de ellos de manera progresiva ya que, si tiras sólo de arriba, queda sin tensar la parte inferior y, si vas tirando de cada par de ojales, cuando vas llegando a arriba donde se requiere algo más de trabajo para manejar el hecho de que el último pase se hace a través de la lengüeta, se te puede haber aflojado un poco la parte inferior, con lo que puedes entrar en una especie de ciclo infinito.

Salomon Ultra Pro

Si esto te pasa cuando estás por ahí (porque haya cedido un poco, necesites reajustarlo o, simplemente, volver a atártelas por haberte descalzado), puedes llegar a desesperarte un poco, máxime, si hace frío y tienes las manos congeladas (no digamos ya si llevas unos guantes puestos).

Salomon Ultra Pro

Eso sí, si eres de los que gustan de llevar el pie no tan apretado, seguramente el sistema de sujeción y atado te encante pero, si eres del otro bando, de los que gustan ir ajustados al milímetro, ten paciencia, te llevará algunas salidas dar con tu ajuste perfecto y, aun así, tendrás que trabajártelo cada vez que te las ates.

Es de agradecer el cambio del bolsillo guardacordones de la lengüeta que, con esa abertura superior es mucho más utilizable que con la inferior que habitualmente implementa Salomon y que tanto he criticado otras veces.

Salomon Ultra Pro

También es probable que la banda superior del empeine quede ligeramente separada, lo que estéticamente podría dar igual, pero no pensando en la posible disminución del ajuste o de cara a que se cuele por ahí porquería o incluso ramillas. Para mí, con una banda sería más que suficiente, la inferior, quizá colocándola un poco más arriba, en la mitad del empeine y listo.

En el talón, un contrafuerte de medianas dimensiones y un collar no excesivamente alto y más bien cortito se encargan de sujetar bastante bien al tobillo.

Quizá contrasta la altura de la parte de atrás (la que queda en contacto con el aquiles y la de delante (la que queda a la altura del último ojal) pero en marcha no se nota nada extraño y, es más, consiguen un punto bastante bueno entre sujeción, control y libertad.

Salomon Ultra Pro

La protección que ofrece el upper es más que suficiente para la mayoría de los golpes que podamos recibir (o darles) y no me preocuparía por el tema roces, ya no sólo por nuestros pies sino también por la propia durabilidad de las Salomon Ultra Pro, que me ha parecido más que adecuada y mejor de lo que me habría esperado al principio.

Sí recomendaría lo de enjuagarlas, aunque sea sólo con agua, si las hemos usado con barro o se han mojado con agua de mar para evitar que se acartonen y se puedan romper antes de tiempo, probablemente en la zona del juanete donde se puede producir un poco de “mordida” al flexar.

Salomon Ultra Pro

La transpirabilidad y frescura es más que adecuada, no cala en exceso y seca bastante rápido así que son válidas para prácticamente cualquier condición climatológica.

Salomon Ultra Pro

Creo que sólo con revisarle mínimamente la zona media, concretamente el sistema de atado y ajuste, darían un salto de calidad tremendo y ya sí que podríamos decir, sin miedo a equivocarnos, que son aptas para cualquier tipo de pie.

Horma

La horma de las Salomon Ultra Pro me parece un acierto total y no porque tenga nada especial o llamativo sino simplemente porque es capaz de dar servicio a prácticamente cualquier tipo de pie, incluso con plantillas personalizadas.

Salomon Ultra Pro

Ofrecen bastante amplitud, sobre todo en antepié, algo básico en unas zapatillas para larga distancia y han llevado mucho cuidado en no cometer el fallo de pasarse y dejar al pie abandonado o falto de ajuste.

En la zona media y trasera, aunque hay que currárselo un poco, al final acabas dando con el ajuste cuasi perfecto tanto en la zona del empeine como en el collar. Si acaso, se le podría echar en falta poder utilizar un ojal adicional para ceñirlas un poco más y tirarse a tumba abierta en las bajadas, pero ese no es el objetivo primordial de las Salomon Ultra Pro, que son capaces de bajar rápido pero no haciendo el cabra, todo sea dicho.

Salomon Ultra Pro

A nivel de talla, totalmente estándar, mantendría la talla USA de referencia de otras zapatillas de entrenamiento, en ningún caso reduciría talla y dudo que alguien tenga que subir media talla.

Remarcar de nuevo el caso de las plantillas personalizadas, algo que no siempre permiten las Salomon que, además de tener fama de tener horma estrecha, con el Endofit suelen caer descartadas una vez tras otra cuando el corredor necesita ponerles plantillas propias. El hecho de que sean tan plantillables también les hace ganar muchos enteros a mi juicio.

Dinámica de las Salomon Ultra Pro

Las Salomon Ultra Pro te van susurrando continuamente al oído algo así como «Corre, corre, muchachito, allá por donde quieras, ve a donde te plazca, no te detengas ante nada, haz lo que quieras y como quieras»”.

¡Y vaya si lo cumplen! No hay prácticamente nada que no puedas hacer con ellas, pero lo mejor de todo es que podemos hacerlo prácticamente cualquiera, casi de manera independiente a nuestro perfil de corredor.

Vale, quizá me he pasado un poco porque, descrito así, parece que estamos ante el Santo Grial Zapateril y, como os podéis imaginar, esto sería imposible, no puede existir. No obstante, la polivalencia y versatilidad de las Salomon Ultra Pro es impresionante y realmente podríamos considerarlas como esas zapatillas que valen un poco para todo, lo que le hace subir muchos puntos.

Hacen gala del “Ultra” que llevan en su nombre y quizá cuando más se disfrutan  y aprovechan es rodando largo y tendido a ritmos medios o lentos porque es así como más disfrutas de su gran confort, horma relativamente amplia sin renunciar a un buen ajuste, agarre y tracción en todas las superficies por las que pasas, estabilidad más que adecuada…

Pero, cuidado, no las encasilles como unas simples rodadoras trotonas ultreras, te reto a que les empieces a pisar el acelerador para ver cómo de rápido pueden llegar a moverse y ver quién pide parar antes, ellas o tus piernas.

Si eres buen bajador y el terreno es complicadete, sí es posible que les encuentres rápido el límite pero, si no, apuesto a que serán casi siempre tus extremidades inferiores (corazón o pulmones) quienes claudiquen.

Con el upper te pasará algo similar y, salvo que te metas por pedreras, canchales o similares francamente complicados, no deberías tener miedo en caso de impactos o roces porque la protección es más que suficiente con la ventaja de que no han rigidizado en exceso el upper, que se va a ir adaptando muy bien a todos los movimientos que hagan tus pies.

Salomon Ultra Pro

Como he dicho tantas veces en este artículo, el agarre de la suela es muy bueno y, gracias al trabajo que hace junto con la mediasuela, no vas a tener el más atisbo de duda en los apoyos, creo flaneos, garantizado.

La excepción pueden ser los apoyos laterales muy forzados (por ejemplo, esos en los que, yendo a saco, necesitas frenar en seco y cambiar totalmente de dirección) pero es que eso sólo lo soportan unas zapatillas voladoras, mucho más ligeras, ágiles, bajitas, y que probablemente te sean insuficientes en caso de que quieras hacer salidas medias o largas, algo que las Salomon Ultra Pro se meriendan sin ningún problema.

No notarás falta de estabilidad en ningún momento y, gracias a su amplitud de la horma, se les pueden poner plantillas personalizadas perfectamente, por lo que no queda restringido su uso a los corredores neutros sino que también pueden sacarle jugo los corredores pronadores leves.

Es complicado establecer el tipo de pisada recomendada para este tipo de zapatillas porque depende de muchos factores (sobre todo relacionados con el uso que vayamos a hacer de ellas) pero creo que quienes más la disfrutan son los que quieren zapatillas que, siendo estables en sí mismas, no se entrometen en el ciclo de la pisada y ahí las Salomon Ultra Pro cumplen muy bien.

La dinámica de la pisada es muy buena y equilibrada, con una transición muy homogénea y hasta te hacen dudar de lo que marcan en la báscula con sus alrededor de 300 gramos (le declaran 295 gramos pero el 8.5 USA que he usado ha pesado 292 gramos así que es posible que sea algún gramete más).

Salomon Ultra Pro

No es que te sientas como si no tuvieras nada puesto en los pies pero sí las notas bastante más ligeras que el peso que sale en la medición y en ningún momento las vas a considerar un lastre innecesario, ni siquiera cuando lleves tropecientas horas con ellas y empieces a desfallecer.

En resumen y a modo de conclusión, como dije en la introducción, las Salomon Ultra Pro me han sorprendido mucho y me parecen una muy buena jugada de Salomon ya que han sido capaces de desarrollar unas zapatillas prácticamente para todo y para todos.

Y esto lo digo pensando no sólo en su polivalencia y versatilidad en cuanto a los terrenos, ritmos y tipos de corredores a los que pueden enfrentarse sino también porque también las han ubicado en un segmento de precios algo más cercanos que los que suelen ocupar las de la gama Salomon S-Lab.

Usuario tipo de las Salomon Ultra Pro

  • Corredores neutros o plantilleros hasta los 75-80 kg que quieran unas zapatillas de entrenamiento o competición para media o larga distancia con una amortiguación confortable pero no chiclosa, suela infalible y duradera y capaces de desenvolverse sin problemas en prácticamente cualquier terreno y situación.
  • Ideales como zapatillas ultreras (para entrenar o competir).
  • A tener en cuenta por quienes, no siendo especialmente técnicos, quieran tener unas únicas zapatillas de trail running.

Salomon Ultra Pro

Salomon Ultra Pro
8.8

Chasis y estabilidad

9/10

    Amortiguación

    9/10

      Ajuste y horma

      9/10

        Upper

        9/10

          Suela

          10/10

            Lo mejor

            • Polivalencia: Prácticamente para todo y para todos
            • Comportamiento excelente de la suela
            • Durabilidad de la suela
            • Horma muy equilibrada
            • Buena dinámica de la pisada

            A mejorar

            • Ajuste de las bandas laterales del mediopié
            • Sistema de atado y ajuste, es laborioso y no es fácil conseguir el punto deseado si eres quisquilloso

            11 Comentarios

            1. Las compré hace unos 4 meses y estoy “flipando” con ellas. Si tienes un llano, puedes poner por debajo de 4′ si quieres/puedes, y bajando/subiendo te sientes muy seguro. Me caí hasta la cintura en un río en plena carrera, y a los 10 minutos estaban secas… aluciné. Como tú dices, pueden ser la “única” si como yo eres de correr trail esporádicamente.

            2. Hola Rodrigo! Tengo estas zapatillas y buenas sensaciones salvo un problema que tengo con el atado, por más que lo dejo ajustado cada ciertos km tengo que parar y tensar pues noto que se me aflojan ¿algún truco para evitar que el quick lace se afloje? Un saludo

              • reivaz, ¿se te floja el Quicklace? Ummm, raro, quizá es que no está bien o que no lo dejas bien enganchado porque no debería perder tensión.

            3. ¿Rodrigo, sería tan amable de aconsejarme algún tipo de zapatilla de trail para un peso pesado de 103kg, y que corre por pistas asfaltadas, de tierra y piedra suelta, dos veces por semana durante 10 kilómetros aproximadamente?
              Las zapatillas que uso son unas Mizuno Wave Sky 2, anteriormente tuve unas Salomon que me producían rozaduras por la estrechez de horma en la punta.
              Creo que necesito unas más acordes al terreno en cuestión. Prioritario horma amplia debido a la morfología de mis pies,
              Un saludo. Gracias.

              Atentamente, Jose Antonio González del Moral.

              • Del Moral, mira a ver qué tal te encuentras con las Mujin 5 que me parece que pueden ser el valor más seguro para lo que comentas. Aparte, tantea a ver qué tal unas Caldera 3, quizá Cascadia 12 y Xodus ISO 3 y también probaría alguna Altra, quizá las Lone Peak 3.

            4. Hola rodrigo! Sigo buscando mi zapatilla para ultra, llevo cascadia 13 pero kiero algo con mas amortiguacion, k se adapte a multitud de terrenos y dinámica y estructurada, seria esta salomon de esas características? Sobre todo en la parte de estructura y amortiguacion? Prono un poco y peso 70kg, tuve las sense pro 2 y las deforme completamente del talon y sense pro max el puente no me va bien, estas en tienda estoy comodo pero dudo de su estructura por desconocimiento, no se si puedes aclararme un poco esta parte. Gracias de antemano👣💪🏽

              • Barajo estas ultra pro, las dynafit ultra pro o en última opción las adidas supernova trail…las nb kom me da la sensación k me pasará como con cascadia en la zona delantera….o me equivoco?

                • Dani Mohicano, ¿quieres más amortiguación que unas Cascadia 13, que sea dinámica, estructurada…? Difícil lo pones porque algunas de esas cosas suelen ir en diferentes direcciones además de que depende de qué entiendas por “más amortiguación” ya que a mí me parece que las Cascadia 13 son bastante amortiguadas (posiblemente en exceso para quien sea técnico). Las Ultra Pro son muy confortables pero sacrificas cosas que sí tienen las Cascadia 13 como la placa antirrocas, son más dinámicas… vamos, que podrían gustarte.
                  No recuerdo de qué otras zapatillas hemos hablado pero iba a poner las Summit KOM hasta que leí tu segundo mensaje y, como parece que buscas cosas blanditas, quizá probaría con Caldera 3 o Speedgoat 3… a lo mejor Akasha… Supernova Trail si no es técnico el terreno… Ultra Pro anda poco más o menos como Cascadia 13 entre unas cosas y otras así que, calza y decide porque, como te digo, con lo que comentas, se me hace complicado buscar alternativas con seguridad de que cumplirán lo que quieres.

                  • Ok gracias, estoy un poco hecho un lio,todas son grandes zapatillas, crei k las ultra pro me podrian aislar algo mas del terreno por grosor de suela y por eso mi duda era de estructura de la zapatilla ya k necesito mucho soporte de mediopie hacia atras , gracias de todos modos.

                  • Dani mohicano, no te quedes sin probarlas (las Ultra Pro), pueden encajar porque, como te digo algunas de las cosas que dices tienen una componente subjetiva muy alta, no sólo lo de la amortiguación sino también la dinámica. P. ej. a mí me parecen relativamente rápidas las Summit KOM y y muchos dicen que son como elefantes.
                    Añade Akyra.

            Escribir respuesta

            Please enter your comment!
            Please enter your name here

            Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.

            Te informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados por Depormedia Network, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es para gestionar los comentarios.

            Legitimación: consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano SLU (proveedor de hosting de Depormedia Network, S.L.), dentro de la UE.

            Si marcas la casilla de "notificarme los nuevos comentarios por email", los datos se seguirán guardando en los servidores de OVH Hispano. En cada notificación habrá un enlace para darte de baja por si en cualquier momento quieres dejar de recibir estas notificaciones.

            Si marcas la casilla de "suscribirme al newsletter semanal de foroatletismo.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Depormedia Network, S.L.) fuera de la UE, en EEUU. Pero Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. También habrá en cada email que recibas un enlace para darte de baja.

            Además, podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@foroatletismo.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.

            Y dicho esto, si te ha molestado, discúlpanos por el ladrillo que nos hacen poner.