Uno de los modelos más clásicos del running vuelve a renovarse una vez más. Año tras año, las pruebas que realizamos a la Rider siempre se clasifica entre las más visitadas de Foroatletismo, así que claramente es un modelo que aún sigue generando muchísimo interés entre los corredores.

La Mizuno Wave Rider siempre ha sido muy querida por diferentes tipos de corredores: muchos atletas de cierto nivel son fieles a este modelo a pesar de su drop porque siempre ha logrado aunar pegada con amortiguación y estabilidad en una horma muy bien diseñada.

La Mizuno Wave Rider 23 no se sale de este camino ya histórico de la Rider y presenta uno de los modelos más fieles a su esencia. Si eres mizunero o fiel a este modelo es muy probable que quedes encantado con lo que ofrece la Mizuno Wave Rider 23 porque es, ni más ni menos, lo que uno tiene en la cabeza cuando piensa en una Rider.

La Rider siempre se ha mantenido firme a sus principios (con alguna versión más rápida y radical que otras). Dentro de sus veintitrés años de historia, la gran mayoría de los modelos han mantenido la misma línea, es el mercado el que ha cambiado un poco alrededor de la Rider y lo cierto es que, aunque ahora tiene más rivales, no va a encontrarse tanta competencia directa como otros años.

Podemos decir que la Brooks Ghost 12, la New Balance 880 v9 y la ASICS Gel Cumulus 21 son más estructuradas, lentas y armadas.

Quizá la Saucony Ride ISO 2 y la Pegasus sean las que más se acercan a rivalizar con la Mizuno Wave Rider 23 si hablamos de dosis de amortiguación, tacto y polivalencia. Aunque los tres modelos ocupan un mismo subsegmento (zapatillas neutras de gama alta polivalentes), tienen tactos, hormas y drops diferentes así que, como vemos, no hay una rival tan directa como podríamos pensar en un principio.

Chasis y mediasuela

El chasis no cambia demasiado con respecto a lo que estamos acostumbrados a ver en una Rider: 32 mm de perfil en talón, 20 mm en antepié y un drop de 12 mm.

Mizuno Wave Rider 23

Es una de las pocas zapatillas que sigue utilizando este drop tan clásico y, por tanto, es un referente para todos aquellos que busquen aliviar el Aquiles y la musculatura trasera, especialmente porque no es una zapatilla con un recorrido ni demasiado grande (el Wave lo frena) ni demasiado violento (muchao colapso en pocas centésimas de segundo) y, sobre todo, porque es también muy estable por amplitud de base.

Mizuno Wave Rider 23

En talla 10 US, su ancho es de 91 mm en talón y 114 mm en antepié, datos muy respetables en la media del mercado que le permiten mantener su peso bajo, tener una base sobre la que construir una horma suficientemente amplia y que, combinada con la placa de Wave, resulte una zapatilla muy estable.

La construcción de la mediasuela no ha cambiado y es la misma que veíamos en la Rider 22, por lo que si os gustó, esta Mizuno Wave Rider 23 no debería ser ningún problema a nivel chasis, con las  mismas geometrías y los mismos compuestos.

El U4IC se sitúa en la parte superior de la mediasuela, justo debajo de la plantilla y del footbed y se trata de una EVA aligerada muy confortable que se convierte en el principal material de mediasuela ya que ocupa todo el antepié, mediopié y la parte superior del talón.

Mizuno Wave Rider 23

Su dureza ronda los 55º y se comporta bastante bien en general, es agradable y ha retrasado un poco el problema que tenía al principio: se agotaba al superar los 20 km. Ahora no he empezado a notar el comienzo del estrés hasta el kilómetro 28-30, por lo que sigue siendo una gran zapatilla para medias maratones e incluso maratones ya que, aunque se empiece a estresar el material en el kilómetro treinta, aún vamos a tener suficiente amortiguación como para acabar el maratón de forma suficientemente cómoda.

La mítica placa de Pebax Rnew que llevan la mayoría de zapatillas (CloudWave Plate) hizo su primera aparición por primera vez en la primera Mizuno Wave Rider hace veintitrés años y, aunque Mizuno parece empezarse a alejar de la placa de Wave como hemos visto en la Mizuno Wave Sky 3, una Rider sin placa se me haría difícil de imaginar.

La geometría de esta placa es la misma que en las últimas versiones. Es la variante CloudWave que identifica a los modelos neutros de amortiguación de la marca japonesa y que no solo da estabilidad sino que actúa como elemento amortiguador mecánico, facilitando también la transición y actuando como elemento de rigidización torsional de la parte media y trasera de la zapatilla.

Mizuno Wave Rider 23

El U4iCX es una variante más evolucionada del U4iC. Sin datos técnicos, creo que se ha bajado la densidad del U4iC pero se ha complementado mezclando un pequeño porcentaje de goma, con lo que tenemos un material más blando, más elástico y con más retorno, ideal para colocarlo justo en la principal zona de aterrizaje de la zapatilla (talón lateral o talón externo), justo debajo de las ondulaciones (agujeros) más marcadas del CloudWave para que ésa sea la zona de colapso más fácil.

Mizuno Wave Rider 23

Como luego veremos en el apartado de amortiguación, con esta construcción es capaz de lograr tanto suficiente amortiguación como suficiente pegada para un modelo de entrenamiento.

Un punto a pulir es la transición. El Wave ayuda a que la transición no sea mala, pero las circunstancias nunca han sido las mejores en la Rider para proporcionar una transición impecable, principalmente por dos motivos: drop y falta de contacto continuo con el suelo, algo que se sigue dando en la Rider 23.

No obstante, para todos los fieles a la marca esto no tiene ninguna importancia porque es algo a lo que están acostumbrados y pasará inadvertido, pero alguien que quiera probar una Mizuno Wave Rider 23 y venga de una zapatilla más plana y con contacto continuado lo notará, especialmente en tierra donde la exposición del Wave en mediopié no siempre es lo más agradable.

Es una petición recurrente y que algunas marcas (Mizuno, Asics) que en el pasado han dejado esa zona del arco expuesta con piezas de TPU están empezando a cubrir acertadamente (la Rider 23 aún no, pero esperemos verlo pronto).

El peso de la zapatilla es de 283 gramos en talla 9 US y de 310 gramos en talla 10 US, ligeramente más elevado de lo esperado pero, como digo, con un peso parecido a una Ghost o Cumulus, es más ágil y rápida, aunque es un aspecto a trabajar ya que una Rider en talla 10 US por encima de 300 gramos no debería ocurrir.

Suela

La suela es un calco a la de la Mizuno Wave Rider 22. No se le han realizado cambios y, por tanto, el rendimiento y durabilidad tampoco ha variado.

Tenemos el típico talón en herradura de Mizuno cubierto por caucho X10 en el talón y un blown rubber de 77º en el antepié. Como decía, nada cambia en este aspecto con respecto a la Rider 22.

Mizuno Wave Rider 23

Sigue siendo una zapatilla algo ruidosa por el comentado tema de la transición, por su drop marcado y porque el antepié no es el más blando del mundo, así que es un poco sonora.

Se comporta bien en asfalto y tierra. Las Mizuno siempre han destacado por este aspecto y es una gozada correr con ellas en parques bien cuidados porque la estabilidad y la amortiguación suelen rozar la perfección en este terreno.

No he podido probarla en mojado pero, viendo que es prácticamente la misma zapatilla que la Rider 22 en cuanto a suela y mediasuela, rondaría la media del mercado en agarre en superficies mojadas. Solo me fiaría en asfalto rugoso mojado y tendría cuidado en las superficies más lisas.

La flexibilidad es adecuada. Tiene tres grandes surcos de flexión siendo el central el que más esfuerzo realiza, pero en general es un punto donde no hay mucho que achacarle.

Mizuno Wave Rider 23

En cuanto a durabilidad, esta saga nunca ha recibido demasiadas quejas en este aspecto, siempre ha estado bien cubierta su suela y la durabilidad que le he ido sacando a las versiones anteriores ha superado los 700 km en todas ellas, algunas bien por encima.

Lo cierto es que las Rider suelen agotarse antes de mediasuela que de suela. Es un modelo que, si vais a utilizar como zapatilla única, quizá estreséis de más o prematuramente, haciendo que, a partir de 500 km, se note ya algo falto de elasticidad.

La Mizuno Wave Rider 23 va pasando por fases: al principio tarda un poco en hacerse al pie, luego pasa un periodo (la mayor parte de su vida útil) en el que se convierte en una gran compra en el sentido de que es agradable, estable, amortiguada y con carácter, y es a partir de los 500 km (en mi caso, con 75 kg de peso y alternándola), cuando ya empezaremos a pensar en buscar recambio, notar alguna pequeña sobrecarga, etc (son pautas en las que hay que fijarse y que suelen marcar el punto en el que empezar a pensar en sustituirlas próximamente).

Upper

El upper es el principal cambio de esta versión: más moderno, más limpio, más avanzado y más estilizado.

Mizuno Wave Rider 23

Siempre va a haber gente que pregunte si merece la pena esta vigesimotercera versión sobre la Mizuno Wave Rider 22 teniendo tantas cosas en común y la respuesta va a ser depende.

El ajuste y el confort en una zapatilla es una de las principales cosas a tener en cuenta, muchas veces más que la pisada, ligereza y otras grandes prioridades que se dan hoy en día entre los corredores que buscan zapatillas nuevas.

En este sentido, la Mizuno Wave Rider 23 ha mejorado claramente, no es que sea como la noche y el día porque la Mizuno Wave Rider 22 tenía un buen upper, pero esta Rider 23 desde luego que la supera. Ahora bien, ¿tanto como para justificar la diferencia de precio? Pues depende de la diferencia de precio y de la importancia que cada corredor le dé al confort.

Está claro es que este nuevo upper de engineered mesh bicapa es mucho más agradable y confortable. Para empezar, se han eliminado los puntos estéticamente más clásicos como el refuerzo cosido de la puntera o las piezas cosidas que formaban el sistema de cordones y se han sustituido por malla en la puntera (refuerzo interno) y un sistema de cordones realizado con termosellados.

Mizuno Wave Rider 23

El runbird (logo de Mizuno) sigue viniendo cosido y con la punta trasera no muy bien rematada, pero al menos le da mucha estructura al upper en la zona media.

La ventilación es más o menos la misma, puede que haya bajado un poquito pero en general se mantiene en buena línea ya que, aunque el upper está algo más cerrado, tampoco ha afectado tanto a la ventilación y transpirabilidad, y quizá sí ha ganado algo de resistencia a la rotura.

Mizuno Wave Rider 23

Posee un gran contrafuerte en el talón, Mizuno siempre ha sabido combinar bien su Wave con contrafuertes rígidos para evitar deformaciones innecesarias en el upper y cuenta con un collar alargado, una dosis de acolchado medio (nada exagerado para las tendencias de hoy en día) y un recubrimiento, sobre todo, funcional. Su interior es como un híbrido sedoso y antideslizamientos.

Mizuno Wave Rider 23

Horma

La horma es una garantía en la Rider ya que siempre ha tenido unas de las hormas más logradas del mercado (y esto no ha cambiado afortunadamente).

Mizuno Wave Rider 23

Hablamos de una zapatilla con suficiente espacio en antepié como para albergar un pie de anchura estándar y permitirle cierta expansión sin exagerar, de modo que no penalice la velocidad de la zapatilla. Es una horma que se puede adaptar a diferentes tipos de pie y necesidades y que, en general, siempre suele resultar cómoda para la mayoría.

Hay que sumar que no ha sido nunca una zapatilla con un arco marcado o una base rara sino que la Mizuno Wave Rider siempre ha sido bastante agradable y homogénea en sus formas, por ello alberga muy bien una plantilla personalizada.

Mizuno Wave Rider 23

La plantilla de serie tiene 5 mm de grosor y es de espuma de célula abierta, por lo que es muy agradable y amortiguada, pesa 28 gramos (en talla 10 US) y tiene una dureza relativamente baja de 35º, lo que hace que notemos agradable la amortiguación en un primer momento, aunque también hay que darle mérito al footbed de U4iCX.

En cuanto a la talla adecuada, las Mizuno en general y la Rider 23 en particular no son una excepción: tallan correctamente. Es muy agradable en cuanto a que la malla delantera se amolda a lo que pidas. No es tan restrictiva como la Mizuno Wave Rider 22 al no tener elementos cosidos y permite lograr un confort mejor en puntera.

Mizuno Wave Rider 23

La Mizuno Wave Rider 23, junto a la ASICS Gel Cumulus 21 o a la New Balance 880 v9, es de las zapatillas más utilizadas por los corredores con tobillos flojos ya que tiene una buena estabilidad y el talón sujeta bastante bien esa zona.

Mizuno Wave Rider 23

Amortiguación

La Mizuno Wave Rider 23 no es una zapatilla que siga las corrientes actuales en el tema de la amortiguación sino que quiere hacer todo bien sin ser la “más” en nada.

Es ligeramente firme para los estándares actuales pero lo cierto es que, para su usuario tipo que es el corredor de hasta 80 kg principalmente, es una zapatilla con suficiente amortiguación. Si te gusta Mizuno pero quieres algo más blando, la Mizuno Wave Ultima 11 es la alternativa ideal (hasta 90 kg).

La amortiguación de la Mizuno Wave Rider 23 es algo curiosa ya que, como digo, va evolucionando un poco según la utilizamos. Al principio podremos ver un ligero desequilibrio en cuanto a tacto trasero y delantero, pero es algo que se acaba equilibrando.

Mizuno Wave Rider 23

No es ni la más blanda, ni la más firme, ni la que más recorrido tiene, ni la que menos. Parece más una zapatilla suiza que una japonesa porque no se mete en guerras y su función es hacerlo bien e intentar llevarse bien con todo tipo de corredores.

Lógicamente, es una zapatilla que principalmente se ha diseñado para talonadores pero que he visto a cientos en los pies de corredores de cierto nivel, de los que rondan 1h20′ en media maratón y 3h en maratón. Este tipo de corredores adora las zapatillas para todo, con las que puedes correr 15 kilómetros pero acabar con unas rectas o meterles un fartlek sin que se pongan coloradas.

Los pequeños puntos negativos de la amortiguación ya los he comentado: la transición es ligeramente mejorable en mediopié y, si le metemos mucha caña en una sesión o en varias sin que “descanse” lo suficiente, quizá la notemos menos elástica más pronto de lo pensado así que es ideal para alternar con otro modelo. Salvo en estos temas, es una zapatilla para todo, sobre todo si corres tres días a la semana y alternas con gimnasio (donde la Rider 23 va genial) u otras actividades.

Es una zapatilla ágil, cubre ritmos de entre 4.20 min/km y 5.30 min/km más o menos (se mueve con soltura hasta 4 min/km sin problemas).

Conclusión

Lo cierto es que no me ha sorprendido nada de la Mizuno Wave Rider 23: es todo lo que puedes esperar de una buena Rider. Si te gusta la Rider, me extrañaría que no te gustase esta nueva versión.

Tiene suficiente amortiguación, una gran horma, un ajuste agradable, es polivalente en usos y usuarios y básicamente puede valer para casi todo.

Podría mejorar en algunos detalles como ofrecer un contacto continuo con el suelo en mediopié, reducir su peso diez gramos (al menos) o mejorar su resistencia al estrés.

Usuario tipo de la Mizuno Wave Rider 23:

  • Corredores neutros, plantilleros o supinadores de entre 60 kg y 80 kg que busquen una zapatilla de entrenamiento polivalente para entrenamientos largos, fartleks o competiciones largas a ritmos más lentos de 4.15 min/km.

Mizuno Wave Rider 23

Mizuno Wave Rider 23
8.6

Chasis y estabilidad

9/10

    Amortiguación

    8/10

      Ajuste y horma

      9/10

        Upper

        9/10

          Suela

          9/10

            Lo mejor

            • Muy polivalente
            • Upper muy agradable y de calidad
            • Ágil para su peso
            • Suela duradera

            A mejorar

            • Transición mejorable
            • Algo ruidosa
            • Ligeramente por encima de su peso ideal

            5 Comentarios

            1. Perfecto análisis, en el momento justo (para mi)!

              Es hora de cambiar mis Rider 21, y por muchos motivos (plantilla personalizada, taloneo, peso ligero, ritmo, etc) continuaré con las Rider. La duda me surge en si merece la pena pasarme a las TT (algún tramo de camino de gravilla o parque hago durante el entreno) porque más de una piedra se me ha puesto en la suela, y al menos las TT lo resuelven. Pero sacrifican éstas algún otro aspecto?

              Y en cuanto a las Waveknit R2, no soy capaz de ver las diferencias, a excepción del upper. Y por lo que veo en previos análisis, estaría algo por encima en prestaciones generales?
              Veo, además, que existen las Waveknit R2 (análisis leído) las Rider Waveknit 3. Son las mismas zapas, pero versiones diferentes?

              Ritmo 5:00min/km, peso 57 kg, altura 1’67

              Muchas gracias por avanzado!

            2. no las he probado, en teoria debería ser cosa solo de suela, pero no las he tenido ni en mano así que poco te puedo decir.

              r2 solo cambia upper, el knit generalmente es mejor, pero al final es cuestion de gustos.

              si, r2 es la predecesora de rider waveknit 3

            3. -¿ Rider 23 vs la Ultima ?
              Hola Jonatan para un corredor 80-85 kg , < 5:30 min/km

              En las rebajas pasadas quería unas mizuno por probarlas (había probado la Ride 10 de Saucony, la NB 880v7 y la Glycerin 15), y encontré unas Rider 22 y unas Ultima 11, leí las reseñas de foro atletismo , y elejí las Rider 22, porque según entendí yo del análisis eran un pelín más rápidas y la amortiguación eran más blanditas que las Ultima, y el upper me dió una impresión de mayor "fortaleza"

              La verdad contento con la Rider 22 ( en rapidez, comodidad,durabilidad de suela, etc…)

              -¿ Si en las próximas ofertas que salgan entre la nueva Rider 23 vs la Ultima que piensas que debería elejir?
              ¿qué crees que me aportaría comprar la Ultima 11?
              la verdad, me gusta leer vuestros análisis y probar diferente zapatillas, que entren dentro de mi pérfil de corredor trotón de largas distancias, pero que pide de vez en cuándo que las "zapatillas sean ágiles si se les exije", y la verdad me gusta que la durabilidad de suela, amortiguación y upper estén más o menos en la media, y si puede ser un poco más mejor

              Saludos perdona por tocho, y saludos y gracias

              • la ultima 11 ha mejorado bastante, ahora tiene más amortiguación que la Rider y te pega más a tus caracteristicas…..son algo menos ágiles que las rider, eso sí.

                si te gustaron las rider 22 y no te faltó amortiguación, yo repetía, si quieres algo más comodo o estable la ultima 11 te lo da

            Escribir respuesta

            Please enter your comment!
            Please enter your name here

            Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.

            Te informamos de que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando estos campos serán tratados por Depormedia Network, S.L. como responsable de esta web. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos es para gestionar los comentarios.

            Legitimación: consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informamos de que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de OVH Hispano SLU (proveedor de hosting de Depormedia Network, S.L.), dentro de la UE.

            Si marcas la casilla de "notificarme los nuevos comentarios por email", los datos se seguirán guardando en los servidores de OVH Hispano. En cada notificación habrá un enlace para darte de baja por si en cualquier momento quieres dejar de recibir estas notificaciones.

            Si marcas la casilla de "suscribirme al newsletter semanal de foroatletismo.com", los datos se guardarán en la lista de MailChimp (proveedor de Depormedia Network, S.L.) fuera de la UE, en EEUU. Pero Mailchimp está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, así que puedes estar tranquilo. También habrá en cada email que recibas un enlace para darte de baja.

            Además, podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@foroatletismo.com, así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en la política de privacidad.

            Y dicho esto, si te ha molestado, discúlpanos por el ladrillo que nos hacen poner.