Las New Balance Hanzo S me cautivaron en la primera puesta y eso que la primera vez que las tuve en las manos me surgieron algunas dudas que incluso me hicieron pensar que a lo mejor no eran lo que me había imaginado.

En la primera carrera sólo me atreví con ellas dos kilómetros pero fue tal el flechazo que el segundo encuentro fue ya de quince kilómetros, así, sin pensarlo apenas, a calzón quitado. Desde ese momento hasta hoy, esas buenas sensaciones no han hecho sino ir a más y mejor.

Son unas zapatillas voladoras (parcialmente) de estilo japonés, de las bajitas, planitas, ligeras… Pero no son de las tipo bailarinas porque, por ejemplo, tienen un efecto catapulta muy marcado.

Las Hanzo S son una de las apuestas fuertes de New Balance para su colección de 2017 y sustituyen a las New Balance RC1600 que, entre otras cosas, se llevaron el gato al agua como mejores voladoras radicales en “Las Mejores Zapatillas de Running de 2014” y el segundo premio en “Las Mejores de 2015” así que no tenían una papeleta sencilla pero creo que han demostrado que están perfectamente a la altura.

Piden (más bien exigen) una buena técnica para poder conducirlas y pueden ser el arma definitiva para pulverizar mejores marcas personales en competiciones cortas porque, como vamos a ver a continuación, son pura velocidad.

¡Abrochaos los cinturones!

Mediasuela

La “magia” de la mayoría de las voladoras suele residir en su mediasuela o, al menos, es la parte que más suele determinar su carácter. Está claro que lo que cuenta es el conjunto final pero es difícil hacer una buena voladora sin una buena mediasuela. La de las New Balance Hanzo S es muy buena así que, de momento, vamos bien.

La base de la misma es el RevLite que vemos en blanco pero recibe la ayuda de la pieza de Rapid Rebound que veis en aranjaíllo en la zona de los metatarsos.

New Balance Hanzo S

Del RevLite os hemos hablado un millón de veces (o más), de sus posibilidades como polímero capaz de amortiguar y dar respuesta, de su ligereza, etc. Y tenéis infinidad de ejemplos en zapatillas de entrenamiento y de competición. El Rapid Rebound es uno de los últimos compuestos en llegar a escena y tiene un comportamiento curioso porque, siendo algo más blandito, es capaz de ofrecer aún más respuesta, de ahí que haya sido el elegido para esa zona. El resultado es un tacto un poquito más agradable y mucho rebote, ambos, justo en la zona donde mayor fuerza hacemos cuando vamos corriendo con unas voladoras.

Se agradece mucho sobre todo el toquecillo de “dulzura” porque hablamos de una mediasuela bastante fina que deja al pie con unas alturas de 15 milímetros en el talón (18 milímetros si contamos la plantilla de tres milímetros) y 11 milímetros en antepié.

Son muy bajitas, incluso dentro de su segmento (bastante más bajas que las 1600v2) pero, aunque permiten mucha sensibilidad del terreno (si vas por una acera, sientes perfectamente hasta los circulillos que colocan en los pasos de peatones para los invidentes), no son de las que no se pueden usar sobre piedrecillas gracias a que la mediasuela es capaz de absorber lo justo esas irregularidades como para que vayamos a saco por todos sitios.

El drop es de 4 milímetros y la sensación es curiosa porque en parado se nota mucho más que en marcha. No obstante, creo que esto es muy positivo y demuestra lo bien diseñadas que están porque, al estar quieto, como apoyas el talón, las tienes en una posición un tanto “antinatural” para ellas mientras que, al correr, vas tirando de mediopié y antepié con lo que las notas en su posición natural: clavando garras.

New Balance Hanzo S

Al ser tan finas, su flexibilidad es buena, pero no son de las que se pueden enrollar porque en la zona media tienen una hermosa placa rígida que se encarga de controlar la flexión y la torsión y de darle un gran efecto catapulta.

Los que me leéis habitualmente sabéis que adoro este tipo de placas, sobre todo en las voladoras y la de las New Balance Hanzo S me ha gustado mucho porque la relación entre la fuerza que devuelve y la resistencia que ofrece no es tan exigente como la de otras así que, cuando vas cascado o cuando quieres ir a ritmos un poco menos rápidos, no te van atormentando sino que se dejan llevar muy bien.

La flexión que se consigue con todo el conjunto es muy buena, sin cortes bruscos sino que simplemente se arquea y, de cara a la torsión, permite perfectamente el gesto de la zancada, entrando con el pie supinado y terminando con el impulso que pasa por los metas y el dedo gordo.

Es decir, aunque rígidas, no son como una tabla sino que se dejan llevar bastante bien aunque, no os confiéis porque su agresividad queda patente en numerosos detalles como su anchura que es tan sólo 6’5 centímetros en la zona que apoya del talón que, aunque ensancha un poco en la mediasuela es bien poquita, incluso comparada con otras voladoras.

Si no tenemos un buen apoyo en el talón, las vamos a notar súper nerviosas y, cuidado si necesitáis soporte porque os van a exigir mucho. Eso sí, para terrenos irregulares y quienes controlen bien los pies, son una pasada, da gusto meterse con ellas por zonas de césped.

En el antepié ya se va a los 9 centímetros, lo que le da algo más de estabilidad, perfecta para poder apoyar el pie con cierta firmeza pero que, con su curvatura (a lo largo de los ejes longitudinal y transversal), le dan una dinámica típica de voladoras cañeras, de las que te hacen estar alerta y que, en caso de que no tengas una pisada firme, te penalizan en terrenos irregulares.

New Balance Hanzo S

Ahora, si tienes lo que hay que tener y pisas fuerte y has trabajado bien la musculatura de tus piernas, podrás meterlas por donde haga falta, disfrutar mucho de su agilidad, más, cuanto más irregular sea su terreno.

Es difícil decir si la mediasuela es la mejor zona de las New Balance Hanzo S pero, sin duda, es determinante para poder decir con rotundidad que son unas grandísimas zapatillas voladoras, muy respondonas y cañeras pero con un toque de dulzura y eso no es fácil de conseguir así que hay que valorarlo mucho.

Suela

La suela de las New Balance Hanzo S es, posiblemente, la zona donde más se aprecia su radicalidad o, al menos, sus tacos son capaces de asustar hasta al más valiente (y también hacernos suspirar a muchos pensando en un gran agarre).

New Balance Hanzo S

Se diferencian claramente dos partes: las zonas anaranjadas, con tacos planos y un caucho pensado para que principalmente aguante el desgaste y los tacos triangulares de sticky rubber que buscan tracción por encima de todo.

Estos tacos están adheridos sobre tres superficies plásticas así que, aunque se comporten como tacos independientes, también tienen cierto comportamiento de grupo. Las separaciones de las pacas configuran una ranura de flexión transversal que no llega a “partir” la zapatilla (como dije antes, simplemente arquea) y la longitudinal permite que no se comporten como una única pieza rígida sino que se pueda diferencias la pisada de la parte exterior del pie de la del interior. En el fondo, vendría a ser como una de las típicas ranuras que buscan guiar la pisada solo que en las New Balance Hanzo S queda sólo en el antepié ya que apenas hay apoyo en el talón.

New Balance Hanzo S

Aun así, aunque no estén pensadas para talonar con fuerza, hay tres grandes tacos que evitan que nos pulamos a las primeras de cambio la suela y que, cuando apoyemos (todos clavamos talón en mayor o menos medida, incluso los que tienen una técnica perfecta de metatarso), tengamos una buena adherencia. También permiten que, aunque sea un talón estrecho, tengamos seguridad en el apoyo.

New Balance Hanzo S

Mención especial para los dos tacos del exterior en la zona media porque esos sí que se llevan buena tunda porque el gesto que muchos llevamos con este tipo de zapatillas es el de impactar primero justo en esa zona, con el exterior del mediopié así que, si no se protege debidamente, las desgatas mucho en esa zona. También hay otro taco similar en la puntera, zona de desgaste típica de las voladoras.

El agarre en asfalto es impresionante, tanto, que parece que te quedas clavado y, de hecho, cuidado los que tendáis a deslizar el pie en el apoyo porque os vais a llevar una sobrecarga de las buenas en las pantorrillas. Se nota mucho el contraste cuando vas por una acera lisa y haces el primer apoyo en el asfalto porque sientes un agarre muy preciso, no deslizas ni un milímetro. Si esto lo extrapoláis a una carrera asfaltera, pensad en lo que podéis ganar respecto a otras zapatillas.

Dan mucha seguridad en los curveos y giros bruscos por lo bien que agarra la puntera y por lo poco que se desplaza el pie gracias al comportamiento de la mediasuela y a lo bien sujeto que va el pie. Eso sí, todo eso depende de nuestra zancada porque el que tenga una pisada inestable las va a pasar canutas ya que es una suela curvada, estrecha, etc. Pero el que pueda exprimirlas, disfrutará muchísimo con su agilidad.

En tierra compacta y, sobre todo, en césped o en tartán son una gozada, de matrícula de honor aunque creo que sólo les he encontrado un punto flojete: aceras lisas mojadas (curiosamente, desliza más el taco plano, el naranjita). Pero, claro, para agarrar ahí, el compuesto de la suela debería ser blandísimo y duraría un suspiro mientras que, el que tienen, diría que dura bastante (mucho si se compara con otras voladoras tan radicales).

Los tacos triangulares son de unos tres milímetros (sí, tres milímetros, ¡toma ya!) y están ubicados alternando el vértice hacia delante y hacia atrás por lo que el agarre es multidireccional. Son duretes así que no hay flaneo y tampoco se arrancan con facilidad o, al menos, a mí no se me ha arrancado ninguno, algo que sí me pasó con las RC1600 en el tercer uso por terreno un poco complicadete. Creo que la mejora viene en el diseño de esos tacos y en el material que, aunque duro, es más flexible que el que tenían sus predecesoras.

Es impresionante el ruido que hacen (en el sentido positivo) porque el antepié suena con un clap clap que te hace pensar que casi vas con unos clavos y, la verdad, tal como se clavan en el suelo, no dista mucho la cosa.

Me gusta que la suela esté bastante tapada aunque, si por mi fuera, le taparía la zona de la placa rígida del mediopié, aunque sólo fuera una capita fina de caucho para que, si te metes con ellas en tierra con piedrecillas no sufra tanto. Y, sí, os aseguro que os meteréis por tierra con ellas porque son unas zapatillas muy crosseras.

Sinceramente, sobresaliente el trabajo de la suela e impresionante que se hayan sido capaces de ponerle tanto material, tanta cobertura y mantenerlas tan ligeras.

Upper

El upper de las New Balance Hanzo S es una de las cosas que más intrigado me tiene y hablo en presente porque creo que aún no he conseguido descifrar todos sus secretos, ni aun preguntándole al ninja del talón, que no me ha querido desvelar el pastel.

New Balance Hanzo S

Este upper es una pasada y os animo a que os acerquéis a él y que lo disfrutéis porque es una obra maestra. Mi miedo inicial vino al verlo aparentemente recargado pero, en persona, o más bien al calzarlas, es cuando me di cuenta de que era todo un acierto o, al menos, de que todo tenía su porqué.

Volvemos a diferenciar dos partes: el antepié con una rejilla un tanto clásica y refuerzos de piel sintética cosidos y el talón y mediopié con una estructura que no sabría bien cómo definir pero que combina al menos dos materiales.

New Balance Hanzo S

En la puntera, a priori, poco que descubrir más allá de esa rejilla sobre la que vemos el refuerzo de la puntera que, muy inteligentemente, tiene una rebaja para permitir que doble cuando se flexa la puntera y que continúa recubriendo la zona. En muchas zapatillas le dejan libre esa zona para darle una mayor amplitud pero creo que en las voladoras debe cubrirse de algún modo porque hace falta una buena sujeción para que al clavar el pie no nos baile hacia los lados.

Al antepié podemos imputar los dos primeros ojales que quedan en una pieza termopegada, a una distancia prudencial para que no se noten bajas, algo que podría haber dado problemas como le pasa a otras que, al flexar la zapatilla, hace que el primer ojal baje y se claven, generando presiones y molestias.

La ojetera tiene un ojal más de lo habitual, es decir, siete más el adicional con lo que podemos atárnoslas con el sistema de lazado que prefiramos y controlar las tensiones totalmente a nuestro gusto. Son cordones planos, sin nada de elasticidad y con el tacto ligeramente áspero para que no se desaten (no he necesitado hacerles segundo nudo aunque en una competición no me arriesgaría a no hacerlo, ni en las New Balance Hanzo S ni en ningunas).

New Balance Hanzo S

La lengüeta no me ha gustado nada, lo siento o, bueno, la parte alta y su colocación porque requiere trabajo para ponerla bien y, aun así, el reborde es fácil que no quede totalmente estirado. En mi caso, los problemas los he tenido con el borde interior y quizá dejándola totalmente fina, sin ese bordeado se conseguiría eliminar ese problema. Al menos es suficientemente ancha como para que no pase como con algunas de las antiguas RC, que dejaban al descubierto un poco el lateral de la lengüeta.

En cuanto a la parte trasera, como decía, no sabría cómo describir ese tipo de tejido que aparece como FantomFuse. Se pueden diferenciar la parte rugosilla, que no sabía lo que era hasta que le soplé y vi que deja pasar el aire mejor que lo plano, que parece plastificado y que seguramente sea lo que le da estructura. Es un tacto que recuerda algo al nylon en ambos materiales y en las zonas no rugosas es finísimo.

New Balance Hanzo S

En el collar no hay acolchado como tal sino que simplemente hace el reborde y, si acaso, en la zona del aquiles se ha cedido un poquito para que sea un poquito más blando y no haya molestias en esa zona. No hay forma de U, pero sí se ha rebajado hacia abajo para eliminar ese riesgo de presiones indeseadas.

En cuanto al contrafuerte, chulísimo, contundente pero no indeformable sino que han jugado con la geometría, su curvatura y los agujereados para que combine lo mejor de un contrafuerte rígido pero adaptable. Es increíble la sujeción que se siente, con el talón perfectamente envuelto por el contrafuerte y sujeto por el collar que, en caso de duda, podemos ceñir aún más con el ojal adicional (dudo que alguien lo necesite).

El upper de las Hanzo S transpira muy bien y no empapa mucha agua con lo que podemos chapotear con ellas a gusto. También permite ajuste al pie genial lo que le permite, como veremos a continuación, una adaptación muy buena sin que marquen tanto la horma racing que tienen.

En el interior no tienen costuras aunque el tacto quizá no sea del agrado de todos porque no es el típico que lleva como un paño por dentro sino que se nota mucho que no tiene apenas acolchado.

Ah, si todo esto os parecía poco, encima se han permitido el lujo de dotarlas de un diseño precioso, muy trabajado y no lo sigo sólo por las combinaciones de colores, que pueden gustar más o menos a cada uno sino por detalles como la línea que recorre la zona media y que acaba justo en la pieza de Rapid Rebound, la calidad de los acabados, etc.

Es increíble lo que han conseguido, eficacia y eficiencia, una seguridad tremenda pero sin agobiar y sólo me queda la duda de si podrían conseguir eso mismo reduciendo, por ejemplo, los rugosillos del talón o a reducir un poco los refuerzos de la putenra lo que, a mi juicio, quizá podría llevarles a ahorrar unos grametes. Aunque es hablar por hablar porque dudo mucho de que no hayan apurado al máximo así que, si no lo han hecho, seguro que es porque no era mejor de otra formas diferente a como lo han hecho.

Horma

La horma de las Hanzo S es “de competi”, una horma ajustada (NB-J), ceñida al pie, para que no haya lugar a pérdidas de fuerzas… Pero, curiosamente, en la mayor parte de sus zonas se siente espaciosa si la valoramos dentro del segmento al que pertenece.

De hecho, en antepié me parece hasta amplia y, aunque la veáis tan afiladilla, os aseguro que los metas tienen espacio de sobra para expandirse. Tampoco hay problemas por altura.

En la zona media sí que se nota la estrechez de la horma y cómo se ciñe el upper pero no es preocupante y, en el talón, la sensación de que es estrechilla es más que nada por cómo apoya el pie, por la poca base que tiene en la suela que porque realmente sean angostas.

Ojo, tampoco os penséis que es una horma amplia como la de unas zapatillas de entrenamiento pero diría que hasta se podrían poner unas plantillas no demasiado anchas (otra cosa es que comulgue con la idea de ponerle plantillas a unas voladoras tan radicales).

En cuanto al tallaje, mantened la talla USA que tengáis habitualmente.

Dinámica de las New Balance Hanzo S

La verdad es que ya no sé qué más deciros de las Hanzo S porque, aunque tradicionalmente le dediquemos un apartado específico a la dinámica en carrera, ya hemos ido viéndolo en los apartados anteriores.

Ya hemos visto que son unas voladoras radicales, exigentes pero sin pasarse, con mucha respuesta pero una recepción ligerísimamente dulce, sobre todo en los metas, que te permiten correr a ritmos por debajo de los 3’/km sin problemas (sin problemas para quien sea capaz de ir tan rápido) pero que se pueden llevar durante una hora a ritmos de 3’45”/km simplemente teniendo una técnica mínimamente decente, etc.

El agarre es brutal, sea en asfalto, césped, tierra, tartán… Y dan mucha seguridad en los apoyos, destacando los giros porque es donde le sacan los colores a otras zapatillas que bien porque flanean bien porque pierden adherencia no nos permiten pisar el acelerador a tope en las curvas.

Rondan los 180 gramos (175 gramos en 8.5 USA) que es impresionante, pero más increíble aún cuando las tienes en la mano y las calzas porque no son precisamente de papel de fumar sino todo lo contrario, son muy contundentes. De hecho, en la mano parecen más pesadas pero diría que es por el reparto de pesos.

Son para correr con un apoyo preferiblemente de mediopié o antepié y, rápido, muy rápido porque la pieza del mediopié les impide flexar con facilidad, algo que a lo mejor algún minimalista pensaba buscar en las New Balance Hanzo S.

Quizá su uso puede parecer un poco exclusivo pero diría que depende del corredor y, los que corran “bien”, le pueden sacar mucho jugo y tener unas zapatillas cañerísimas que podrán calzar más de lo que pensaban al ver sus especificaciones técnicas.

New Balance Hanzo S

Para competiciones fuera de asfalto (no de trail running sino tipo cross), de asfalto hasta 10K (a lo mejor media maratón), oposiciones o series en pista, tela cómo van, una grandísima opción porque, además, parece que van bien de durabilidad así que, aunque su precio no es precisamente bajo, se pueden amortizar bien.

Lo mejor:

  • Muchísima respuesta sin ser seca sino con un toque de amortiguación.
  • Agarre de la suela brutal.
  • Horma perfecta (ajusta mucho sin agobiar, incluso amplia en antepié).
  • Dinámica de la pisada rapidísima.
  • Ajuste excelente.

A mejorar:

  • La lengüeta hay que colocarla con cuidado (los bordes).
  • Agarre en loseta lisa (de acera) mojada.
  • Un poco caras.

Usuario Tipo:

  • Corredores neutros con buena técnica de carrera a pie que quieran unas zapatillas voladoras agresivas, muy ligeras, transpirables y con un buen agarre para competiciones y series cortas en las que vayan a correr por debajo de los 4’/km.
  • A tener muy en cuenta por opositores para las pruebas y para el trabajo de calidad.
  • Buena opción para los triatlones cortos (hasta distancia olímpica).

New Balance Hanzo S en vídeo:

#AlwaysInBeta

New Balance Hanzo S

New Balance Hanzo S
9.5

Chasis y estabilidad

9/10

    Amortiguación

    10/10

      Ajuste y horma

      10/10

        Upper

        9/10

          Suela

          10/10

            Lo mejor

            • Muchísima respuesta sin ser seca sino con un toque de amortiguación.
            • Agarre de la suela brutal.
            • Horma perfecta (ajusta mucho sin agobiar, incluso amplia en antepié).
            • Dinámica de la pisada rapidísima.
            • Ajuste excelente.

            A mejorar

            • La lengüeta hay que colocarla con cuidado (los bordes).
            • Agarre en loseta lisa (de acera) mojada.
            • Un poco caras.

            23 Comentarios

              • Amanoyaku, para qué vale una zapatilla, lo determina el corredor: habrá quien no pueda usarlas ni para 5K y quien se haga maratones con ellas.
                No obstante, muy buena tiene que ser la técnica y mucho hay que correr para poder usarlas para maratón… y, para media, yo me la plantearía para bajar 1h10′, si no, no le veo mucho sentido.

              • alexander blind, ésas sí las usaría ;-D
                Para que te hagas una idea, las Hanzo S compiten más bien con las Takumi Sen Boost que con las Takumi Ren Boost.

                • Pues de pinta (incluso la suela y la pieza de plástico central) las veo como las Takumi Ren Bost jajajaja Incluso de peso, e incluso el poco agarre en acera y agua (supongo que por los tacos). ¿La New Balance son más agresivas? Tienen una pinta excelente, una lástima que no valgan para 10.000. Un saludo Rodrigo 😉

                  • ISIDRET, son competencia de las Takumi Sen 3 Boost, no de las Takumi Ren 3 Boost.
                    ¿Por qué no valen para 10K? Son perfectas… si tienes carné para pilotarlas. Yo les he metido tiradas de 15K a 4’/km y tan a gusto… con técnica decentilla, eso sí ;-D

            1. Hola Rodrigo. Lo primero agradeceros la labor que realizais. Te comento: Soy opositor, hago 3 rodajes de 50´a la semana entre 4´20´´ y 4´50´´ para lo que uso unas saucony ride 8 y muy contento la verdad. Mi pregunta es si para los días de calidad (series en pista sub 3´40´´) me irían bien estas hanzo… uso plantillas y nunca he tenido voladoras, hasta ahora hacía las series con las saucony pero se nota que no son sus ritmos, y quería saber si me irían bien para las series y si les puedo meter la plantilla. También valoro adios boost, pero no se estas las he tenido en la mano y me han parecido un auténtico cohete, Muchas gracias, un saludo!

              • Adrián, las Hanzo S son zapatillas puras “opositoras”, ideales como casi cualquier otra voladora radical.
                Las Adizero Adios Boost 3 también, pero para pruebas cortas son menos radicales así que, te darían luego más versatilidad a costa de sacrificar el rendimiento en menos de 1000K.
                Si te han dado buena sensación las Hanzo S y te mueves en ritmos cañeros, me la jugaba con ellas sin ninguna duda.

                En cuanto a las plantillas, no le veo sentido a usar las mismas plantillas de entrenamiento rodando porque la pisada es muy diferente y, de hecho, para voladoras radicales, no veo la necesidad de unas plantillas.
                No obstante, si te son imprescindibles, mejor en las Adizero Adios Boost 3 que son un poco más amplias pero prueba en las Hanzo S porque no son angostas y creo que sí permitirían plantillas.

            2. Gracias por la respuesta. Te decía lo de las plantillas porque no sabía si en voladoras se usaban, no tenía ni idea. Imprescindibles no me son, las empecé a usar por una fascitis plantar y la verdad que desde que las uso cero molestias, pero es cierto que para un par de día de series a la semana no las necesitaría, soy ligeramente supinador pero ya te digo que el podólogo me las mandó por la fascitis no por mi “mala pisada”. Muchas gracias de nuevo y apostaremos por las hanzo.

              • alexander blind, en general, yo no usaría las Hanzo S como zapatilla de competis para alguien de casi 36′ en el 10K salvo que sólo compitiera en carreras hasta esa distancia e hiciera mucho cross, me parece que no me aportan nada y son unas zapatillas puramente de competi, no unas zapatillas de las que, además de voladoras, se dejan llevar luego “de tranqui”. Son para ir a ritmos rápidos con ellas, son exigentes.
                Peeeero, es mi opinión, por supuesto, lo mismo tú te las calzas y te sientes a gustico con ellas incluso trotando o andando ;-D

            3. Gracias por los comentarios y por tu labor!!!! nos ilustras tanto jjijii! Solo preparo 10k durante el año…
              seguiré pues con mis takumi boost! Aunque suelo hacer rodajes de 6-8km con las vivobarefoot breatho trail por asfalto y no tengo problemas de nada! llevo dos años trabajando mucho en el gym y la verdad q se nota el trabajo de prevención y fuerza en las patas.
              gracias de nuevo !!!

              • alexander blind, no recuerdo cuáles son las Takumi que tienes pero hazte a la idea de que las Hanzo S son “similares” a las Takumi Sen 3, me parece que son competidoras directísimas.
                Si te sientes cómodo con las Takumi Sen 3, adelante si son unas Takumi Ren 3, lo que te decía, prueba primero porque hay mucha diferencia entre ellas, más de lo que parece.

            4. llevo las takumi ren 3… y voy encantado!
              Para las series uso las boston boost 6 y me estoy plantenado tb usarlas en competición (10k) pq son la gloria de còmodas y reactivas.
              No creo q el usar una u otra (takumi/boston) en 10k se notaria en el rendimento,no? hay un estudio q indica q por casa “x” gramos de zapatilla de más se pierde 1″/km…

              • alexander blind, efectivamente, hay estudios que correlacionan el peso de las zapatillas con la marca pero, entonces, corre descalzo y así ganas tiempo, ¿no?
                El peso es importante pero hay zapatillas ligerísimas que no son rápidas y viceversa. Compara cualquier Vivobarefoot o Vibram Five Fingers con unas Adizero Adios Boost o Hitogami, no hay color.

                El rendimiento entre Takumi Ren 3 y Adizero Boston 6 sí que se nota, bastante pero vuelvo a lo de antes, depende del resto de factores: forma de pisar, técnica, preferencia por un tipo u otro de zapatilla, apoyos, …
                Y tampoco hablo de la técnica porque hay gente rapidísima y con técnica depurada que no gusta de las Takumi Ren 3 porque son rígidas de mediopié y, sin embargo, vuela con unas Type A o Hyperion.

                Para un 10K en 35′ pelaos, yo elegiría las Takumi Ren 3 sin dudarlo ni un segundo.

            5. hola para entrenos de series en en pista y pruebas de oposicion hasta 1500m?
              seria mas indicada la rc 1400?
              los ritmos serian para correr en la prueba por debajo o cercano a 3′ el km

            6. Hola, en comparación con las adidas hagio 2 que tal van estas zapas?
              Las hagio las usaba para series de 150 a 500 metros, y eran una delicia efecto catapulta bestial. las usaba en sustitución de los clavos, soy velocista ritmos de 19 segundos en 150, y 1:13 en los 500 y no flaqueaban.

              • Agustin, las Adizero Hagio 2 a mí me parecen más radicales aunque es posible que a las Hanzo S les saques mucho jugo.
                Valora también las Takumi Sen 3, que serían relativamente similares a las Adizero Hagio 2.
                Tantea también Universe o RC5000.

            Escribir respuesta

            Please enter your comment!
            Please enter your name here

            Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.