Puma Faas 300v3

Las Faas 300 v3 son la tercera generación de la saga de las Faas 300 que saca Puma y todas ellas han ido pasado por mis pinreles (en realidad han sido cuatro versiones si consideramos la versión de trail running: Faas 300 TR), por lo que creo que conozco bastante bien cómo han ido evolucionando y, creedme, son las mejores de la familia sin ninguna duda.

Las Faas 300 empezaron como una apuesta algo arriesgada por ser las primeras de la nueva gama Faas y porque se presentaban como voladoras a pesar de su apariencia de zapatilla de calle que, encima, acentuaban con detalles como el nobuck del upper.

En las Faas 300 v2 apenas introdujeron cambios más allá del polímero de la mediasuela y mejoras en la horma y el upper, pero seguían siendo prácticamente idénticas en todo.

Sin embargo, en esta tercera versión, la Faas 300 v3 mejoran en todo con un rediseño completo de suela, mediasuela y upper. Lo único que sigue intacto es la línea argumental (bajitas, ligeras, flexibles…), mediasuela de una única pieza de FassFoam+, materiales de la suela…

Puma Faas 300 v3 - Perfil interior

Siguen sin verse demasiado en los pies de los corredores, ni entrenando ni compitiendo y es una pena porque es raro quien las prueba y no se sorprende con ellas, como pasa con tantos otros modelos de la familia Faas.

Vamos a ver los argumentos que tienen estas Faas 300 v3 para convencernos de que bailemos con ellas.

Mediasuela

En esta tercera versión, la mediasuela se ha remodelado bastante y podríamos decir que lo único que se conserva de las dos versiones es que está hecha de una única pieza de un único polímero: FaasFoam+.

El FaasFoam+ es relativamente blandito al tacto aunque en marcha no lo es tanto o, al menos, cuando se utiliza en capas finitas, bastante ligero (según Puma, un 25% más que el primer FaasFoam, que ya destacaba por ser ligerillo), resiste bastante bien a la fatiga, tiene un buen equilibro entre amortiguación y respuesta y, de las cosas que más me gustan, se comporta de una forma muy homogénea desde el primer kilómetro (tanto de la vida útil como de cada salida a correr, es decir, no necesita apenas “romper”).

Puma Faas 300 v3 - Perfil exterior

Siguen siendo muy bajitas, con 24 milímetros en el talón y 16 milímetros en la puntera, lo que da un drop de 8 milímetros aunque, si no lo hubiera visto, habría dicho que es algo menor.

Las sensaciones son de ir muy bajito pero no son tan secas como pasaba en las dos versiones anteriores y ahora se nota algo más elaborada la parte de abajo (suela y mediasuela) y se agradece mucho en marcha sin que eso suponga que hayan perdido ni un ápice de lo que gustó de las otras: mucha sensación del terreno, planitas, agilidad, respuesta, etc.

Han perdido algo de flexibilidad, pero creo que ha sido a mejor porque ahora es mucho más homogénea y un poco más resistente, lo que le da una mejor dinámica. Le pondría la pega de la flexión en la zona media, que no me gusta porque dobla de una forma un tanto brusca en el centro, justo donde se da el corte entre los tacos del talón y los del antepié.

Quizá una pieza de TPU o similares ayudaría a darle un poco de resistencia y no creo que le quitara apenas libertad de torsión, algo que tiene genial, al menos para los que tengan una pisada eficiente.

Aunque son estrechitas, si nos fijamos bien desde arriba, vemos que la mediasuela está ligeramente inclinada hacia fuera en el antepié para darle algo más de base y estabilidad.

Además, la cara interior del talón tiene una mayor altura en la mediasuela, para darle cierto soporte como ya hicieron en otros modelos, como las Faas 350 S. Es algo a lo que nos tiene acostumbrados la marca del felino y que hace tanto en las zapatillas que clasifica “de estabilidad” como en muchas de las neutras.

Puma Faas 300 v3 - Mediasuela detras

También se ha biselado ligeramente el talón para permitir una entrada algo más limpia y en esa zona, se han puesto unas estrías que hacen un poco de efecto muelle en el caso de que impactemos de talón.

Puma Faas 300 v3 - Talon amortiguacion

Suela

La suela ha evolucionado aún más que la mediasuela y no se parece en nada a las anteriores, ya no tienen el esa especie de plancha de multitacos de cuadrillos pequeños.

Seguimos teniendo dos zonas claramente diferenciadas: talón con EverTrack, más enfocado a la durabilidad y antepié con EverRide+ para darle un agarre y respuesta muy buenos.

En el talón tenemos el biselado comentado antes que no lleva a dejar una pieza desacoplada pero que sí tiene una señora ranura de flexión que permite a quien entre con la parte exterior del mismo, aterrice bastante limpio y pueda apoyar el pie de manera bastante progresiva.

Puma Faas 300 v3 - Suela talon

Es un diseño de múltiples tacos triangulares, con prácticamente todo el talón cubierto salvo el círculo central con lo que hay mucho apoyo.

La parte externa continúa hasta la mitad de la zapatilla para proteger las zonas de mayor desgaste mientras que en la cara interior, termina más o menos a la mitad del talón y lo que hace es colocar un triángulo de FassFoam+ cerrando el arco para darle apoyo pero sin que se note duro o molesto y para que no limite la torsión que estemos generando.

En la parte delantera volvemos a tener múltiples tacos planos, con un diseño un tanto sorprendente porque la curvatura está hecha al contrario que como suele ser habitual. Sin embargo, la flexión de la zapatilla y la transición de la pisada son muy buenas así que nada que alegar.

Puma Faas 300 v3 - Suela

Los tacos van disminuyendo su tamaño a medida que avanzamos para tener mayor flexibilidad y agarre, llegando a quedar casi como taquitos pequeños en la puntera. La pega es que si se le zurra bien, esos taquitos de la zona anaranjada del final duran poquito.

Puma Faas 300 v3 - Desgaste

Es la única zona donde he notado el desgaste algo prematuro pero, en su defensa, hay que decir que son unas zapatillas cañeras y que dan un rendimiento muy alto así que, hasta cierto punto, es normal que tengan ese inconveniente de la durabilidad.

Aunque veamos dos colores, tanto lo naranja como lo blanco es EverRide+ y agarran fenomenal en todas las superficies, secas o mojadas y, es más, esta vez, valen incluso para zonas con algo de tierra suelta, césped y demás, sitios en los que las dos primeras versiones fallaban.

También me ha llamado la atención que ese agarre ahora no es tan agresivo como antes. No sé cómo explicarlo pero con las dos primeras era como si te quedaras clavado en el asfalto mientras que con éstas puedes aterrizar y arrancar de una forma más progresiva.

Hay mucho contacto con el suelo así que se notan muy seguras, agarran muy bien y, como tienen poca altura y quedan ceñidas al pie, se pueden hacer giros bruscos sin ningún miedo a que nos puedan fallar.

Reconozco que me ha gustado mucho cómo se comportan y el diseño de la suela, algo que en las dos primeras versiones, si bien era bueno, le faltaba un hervor.

Upper

Éste es el tercer apartado de la prueba y es el tercero en el que empiezo diciendo que ha cambiado mucho pero es que es la realidad de estas Faas 300 v3.

Ha evolucionado tanto en materiales como en las soluciones aplicadas y, nuevamente, Puma vuelve a demostrarnos que sabe hacer uppers de muchísima calidad en los que a veces pasan un tanto desapercibidos los detalles tecnológicos por la pinta un tanto retro o de sneaker que tienen sus modelos.

El upper es de una única pieza con una doble capa en la que la exterior tiene una doble estructura hexagonal y la interna es una capa muy finita y suave que permite ir sin calcetines perfectamente.

Puma Faas 300 v3 - Upper

No hay ni una sola costura ni por dentro ni por fuera salvo la que une la parte inferior de la lengüeta, que casi ni se nota y la de los cosidos que tiene en la cara interior y que actúan a modo de tirantes.

Es una solución que vi por primera vez en las GOrun Ultra y que no recuerdo haber visto antes en ninguna otra zapatilla usada de una forma tan abundante, es decir, sólo como cosidos puntuales, no como una estructura en sí misma.

Si nos fijamos bien, cada uno de los ojales tiene dos de esas tiras que salen hacia atrás en diagonal con lo que se crea una especie de malla de dieciséis “cables” que hacen las veces de tirantes para sujetar la cara interior del empeine.

Puma Faas 300 v3 - Malla exterior

La ventaja que tiene de cara a la ligereza y flexibilidad es enorme ya que no pesa prácticamente nada y se puede deformar sin añadir ninguna rigidez al upper. Es un tipo de solución que, bien cosida o bien mediante tiras de hilo, estamos viendo en otros modelos o, salvando las distancias, en algunos de Nike con su Flywire.

Por encima de la rejilla tienen un montón de refuerzos termopegados que en el caso de la puntera, casi parece más bien que se haya recubierto completamente y se haya vaciado en algunos sitios más que el que sean refuerzos individuales. Es como si la puntera estuviera toda recubierta por una capa de este plástico y sobre él se le han hecho cinco cortes arqueados que facilitan que el upper se deforme cuando pisamos.

Puma Faas 300 v3 - Upper puntera

Cuando hablamos de que Puma sabe hacer buenos uppers, no es gratuito y no hay más que fijarse en este refuerzo porque no es un simple vaciado sino que, según nos vamos acercando a la parte interior, vemos que se han dejado algunas bandas longitudinales que unen pares de bandas para darle una mayor estructura en zonas sometidas a mayores tensiones.

Es una solución muy buena que recuerda al FlexFilm que tenían las Kinvara 3.

Desde los dos primeros ojales salen también dos tiras plásticas y también se ha recubierto gran parte del talón por su cara exterior y el logo de la marca también es del mismo tipo, con lo que no es meramente decorativo sino que tiene su función.

La lengüeta es estrechita, con un acolchado ligerito y que funciona muy bien pero que quizá se podría ensanchar un pelín en la última parte para que cubra un poco más y no haya riesgo de que el último ojal presione en el empeine.

Puma Faas 300 v3 - Lengueta

Para los ojales, o se ha colocado ninguna estructura sino que simplemente se ha creado un ojal con un cosido para que se puedan comportar casi como si fueran ojales independientes.

En cuanto al collar, como viene siendo habitual en Puma, es sencillito únicamente dándole un pelín de acolchado. Es de una altura media, tanto en aquiles como en maléolos y agarra muy bien, en línea del ajuste general que se consigue en toda la zapatilla.

Puma Faas 300 v3 - Collar

A modo de curiosidad, si se mira desde detrás, la cara interior lleva un recuerdo de los dos primeros modelos, que no tenían contrafuerte y que llevaban una tira sintética en forma de “T invertida”.

Puma Faas 300 v3 - Contrafuerte

Sin embargo, en esta tercera versión sí que se ha puesto contrafuerte, lo que me parece un gran acierto porque mejora muchísimo la sujeción del talón que en las dos primeras versiones era, quizá, un pelín flojilla.

Es un upper más transpirable de lo que podría parecer a primera vista y eso que la he estado probando con temperaturas muy calurosas, tiene pinta de resistir mucha tralla (es lo que tiene ir tan recubierta con los refuerzos) y, el ir con ellas sin calcetines, para quien guste de ello, es una delicia.

A modo de anécdota, respecto a la transpirabilidad, la plantilla queda un poco sucia después de apenas 40 – 50 kilómetros corriendo por terreno mixto (mitad tierra, mitad asfalto). Es un problemilla que la suciedad entre con tanta facilidad hacia el interior pero, bueno, es un mal menor si a cambio refrigeran tan bien.

Horma

La horma de la saga de las Faas 300 ha dado muchos tumbos porque la primera era corta y angosta, la segunda seguía siendo corta, ensanchaba por arriba pero la base seguía siendo estrecha pero parece que a la tercera va la vencida y que, aunque mantiene sus señas de identidad, es más homogénea en las medidas.

Se ven muy afiladas, con una puntera infinita pero cuando te las calzas te das cuenta de que no presenta ningún inconveniente y no presiona en exceso la punta de los dedos ya que es como si fuera un simple añadido delante y que tallan normal de largo.

Sin duda son estrechitas y quedan muy ceñidas al pie, pero no es agobiante en ninguna de sus dimensiones sino un ajuste como el que podría esperarse de unas zapatillas rápidas.

La base donde apoya el pie es quizá un pelín estrecha en la zona del talón pero en mediopié y antepié la marcaría como estándar.

El talón es lo que me parece más irregular por esa estrechez que comento y que no terminó de gustarme en las otras dos versiones porque cuando vuelas con ellas no te importa, pero si tiras de rodajes, sí que hace falta que el pie pueda apoyar estable en toda la planta, incluido el talón.

Puma Faas 300 v3 - Puestas

La zona media ha ganado algo de anchura pero sigue marcando bastante el arco, no porque suba en la base, sino porque el upper tira bastante de él hacia dentro con lo que acaba dando bastante apoyo que viene de lujo cuando quieres ajustártelas para darles caña de la buena.

En cuanto al antepié, es quizá la zona más estándar y, sin ser holgada, deja espacio para los metatarsos y, los dedos, aunque no se pueden expandir libremente a sus anchas, no están apretujados.

En general, es una horma un tanto curvada y bastante ajustada, pensando mucho en el rendimiento, pero no en el rendimiento agresivo, sino en que se puedan exprimir a tope manteniendo cierto troque de comodidad que permita usarlas en largas tiradas o en competiciones de media-larga distancia.

Corriendo con las Faas 300 v3

Cuando te calzas unas zapatilla de la saga de las Faas 300 te inunda una sensación de comodidad enorme que te invita a pasear con ellas (es impresionante su comodidad) o a salir corriendo a toda mecha.

El tema del paseo lo dejamos de lado como uso alternativo y nos centramos en esa necesidad imperiosa de salir a volar con ellas que es normal porque, como hemos ido comentando, quedan muy pegaditas al pie, nos dejan muy bajito y notamos mucha respuesta en cuanto zapateamos un poco en el suelo.

Puma Faas 300 v3 - Flexando

En la báscula marcan 220 gramos así que, entre unas cosas y otras, son de las que olvidamos que llevamos puestas cuando vamos corriendo con ellas porque simplemente nos vamos preocupando de cómo vamos de tocados de respiración y de piernas porque las Faas 300 v3 simplemente se limitan a cumplir a la perfección con su cometido.

A nivel de agarre es difícil que nos fallen, prácticamente imposible que nos den un susto, vayamos por donde vayamos y, es más, nos transmitirán mucha seguridad.

De cara a la respuesta, si les vamos metiendo caña, no se quedan cortas y siempre nos responden con tanta fuerza como imprimamos en el antepié (no es una respuesta seca pero sí muy reactiva) y a poco eficientes que seamos, la transición es muy rápida porque apenas hay deformación en la mediasuela (ni en vertical ni en horizontal).

Teóricamente son menos cañeras que las Faas 100 R pero, no sé si por cómo me he amoldado a ambos modelos, he conseguido rodar mucho más ágil con las Faas 300 v3, más incluso que con sus dos versiones anteriores que tenían una mediasuela algo más seca.

No son unas voladoras radicales pero dan para correr muy rápido con ellas (se pueden bajar de 3.30 min/km sin problemas) y también pueden llegar a comportarse como unas mixtas o casi hasta como unas de entrenamiento para quien tenga una pisada eficiente y guste de zapatillas sin demasiada parafernalia.

Les he hecho bastante tiradas de una hora a velocidades crucero y tan a gusto; creo que quien corra de mediopié son una gran alternativa y que no deberían dejarse engañar por ese drop de ocho milímetros porque, en marcha, parece que sea menor y, como vamos bajitos, permiten ir rodando con técnica de natural running muy bien.

Son muy ágiles y, además de la sorpresa cuando las he sacado a tierra compacta, me ha gustado su comportamiento en pista o en series y cambios de ritmo en asfalto, vamos, que la mayoría de kilómetros que les he hecho ha sido como una de ésas zapatillas que están a medio camino entre las mixtas y las voladoras.
Son totalmente neutras y no son inestables, sobre todo en antepié, por lo que la veo más bien para gente que no necesite soporte adicional, ni de la propia zapatilla ni de plantillas porque no las veo con órtesis dentro de ellas.

Usuario Tipo

  • Corredores neutros que quieran unas zapatillas rápidas, medio voladoras medio mixtas, de las que quedan ceñidas al pie, con muy buen ajuste, ligeras, bajitas, planitas y flexibles con las que poder hacer entrenamientos de calidad o rodajes a ritmos controlados.
  • Corredores con una técnica eficiente que quieran unas zapatillas ligeritas, planas y bastante flexibles con las que poder correr con técnica de natural running.
  • A tener en cuenta como zapatillas de competición para ritmos inferiores a los 4 min/km prácticamente en cualquier distancia.

Peso de la zapatilla: 221 gramos.

2 Comentarios

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.