Las Mizuno Wave Hitogami 4 tienen la difícil papeleta de tener que mantener la reputación alcanzada por esta joven saga que se ha erigido como una de las mejores voladoras actuales.

No serán las más ligeras, ni las más rápidas, pero su versatilidad es impresionante y son unas zapatillas capaces de presentar un comportamiento dual que les permite volar bajo a ritmos inferiores a los 3’/km si hace falta o comportarse casi como unas mixtas (mixtas cañeras, eso sí), todo ello, con un tacto exquisito, muy agradable, con cierto toque de dulzura y envuelto en un upper extremadamente transpirable y que ajusta a la perfección en todo tipo de pies.

Mizuno Wave Hitogami 4

La primera versión de las Hitogami se encaramó en lo más alto del podio de Las Mejores Zapatillas de Running de 2014 en la categoría absoluta, como mejor debutante y mejor voladora y en las ediciones de 2015 y 2016, las Mizuno Wave Hitogami 2 y Mizuno Wave Hitogami 3 respectivamente se tuvieron que conformar con sendos segundos puestos en la categoría de Mejores Voladoras. ¿Qué pasará con estas Mizuno Wave Hitogami 4?

Diría que es una versión bastante continuista o, al menos, esa es la sensación que me da con la información e imágenes que he podido ver, centrando los cambios en la parte del upper.

La mediasuela de las Mizuno Wave Hitogami 4 sigue estando basada únicamente en el U4ic y, aunque en algún sitio he leído que varía en alguna de sus zonas para darle un poco más de respuesta, no puedo asegurarlo.

Mizuno Wave Hitogami 4

A nivel de diseño, diría que la mediasuela es análoga a la anterior y, por mí, que el tacto siga siendo el mismo porque me parece que es super equilibrado, destacando por encima de todo ese toque de dulzura que muestra en el momento del impacto, instantes antes de volverse pura respuesta que lanza el pie hacia delante con mucha fuerza.

Gracias a este comportamiento, son unas zapatillas que puedes usar para correr un 5K a 3’/km pelaos o lanzarte a una maratón sub 2h40′, algo que pocas zapatillas pueden conseguir porque normalmente tienen que elegir amortiguación o respuesta, no ambas cosas a la vez.

Las Mizuno Wave Hitogami 4 mantienen un drop de 9 milímetros (partiendo de 22 milímetros en el talón) y, mal que le pese a algunos, es perfecto y lo llevan genial porque no lo aparentan ni de lejos. Las sensaciones corriendo con ellas de mediopié o antepié son inmejorables y se puede ir con técnicas depuradísimas sin que molesten lo más mínimo con la ventaja de que, si en algún momento necesitamos talonar, tenemos una buena protección. Juega a su favor la altura de antepié que, al ser tan bajita, permite clavar bien las garras cuando corremos rápido.

Con la suela, me pasa igual y, comparando fotos, diría que es la misma que la anterior, otra buena noticia porque va bien prácticamente en todas las superficies y condiciones y el rendimiento es muy alto así que, ¿para qué cambiar algo que funciona genial?

No os dejéis engañar por ese diseño aparentemente tan asfaltero porque agarra bien también en tierra compacta y su durabilidad es muy alta para ser unas voladoras. Buena pareja la del X10 y el G3 y, con ese diseño con tantos cortecillos, la flexibilidad y adaptabilidad al terreno es una delicia.

Mizuno Wave Hitogami 4

Donde sí que han cambiado las Mizuno Wave Hitogami 4 ha sido en el upper aunque no parece una revolución sino más bien una evolución para hacerlo, según Mizuno, más ligero y transpirable, ¿más aún? Increíble.

Es un upper con una capacidad de adaptación tremenda, casi como no llevar nada, pero sin que eso suponga dejar de percibir una sujeción firme y contundente gracias a un buen contrafuerte y refuerzos como el de la puntera donde no se han cortado a la hora de poner una buena pieza de piel sintética, así como en la ojetera.

Las Mizuno Wave Hitogami 4 abrazan el tobillo de una manera excelente, como es habitual en Mizuno y, gracias a un buen ajuste también en mediopié, se pueden permitir dejar un antepié con cierto espacio, que contrasta con lo que se suele encontrar en las zapatillas rápidas.

Mizuno Wave Hitogami 4

Ah, ojito al tema de la estabilidad porque, aunque sean neutras, gracias a la mediasuela, suela, chasis, ajuste, comportamiento de los materiales, etc. Son muy estables y dan mucha seguridad, tanto a los neutros como a los que necesitan cierto soporte. Además, al tener una horma amplia, permiten poner plantillas personalizadas si así se necesita.

Se siguen moviendo en un rango de pesos alrededor de los 220 gramos que, aunque pueda parecer “poco ligero” para lo que se estila ahora en las voladoras, si atendemos a lo que nos ofrecen, seguro que ninguno le echamos en cara que no se acerquen al “sub 200 gramos”. Al menos, no seré yo el que las ponga a régimen porque una vez que vas corriendo con ellas, en lo último en lo que piensas es en su peso.

Por cierto, impresionante el diseño, como las tres versiones anteriores, son preciosas, tanto en hombre como en mujer y ese anaranjaíllo tiene que dar un cante guapo que seguro que te hace el centro de atención de las miradas de la gente de tu alrededor.

No he visto en persona las Mizuno Wave Hitogami 4 pero no creo equivocarme si apuesto por ellas como candidatas a mejores voladoras de 2017 y como un valor seguro para vestir los pies en los días de competición.

Escribir respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Notificarme los nuevos comentarios por Email. También puedes suscribirte sin comentar.